“Com­ple­ta­men­te”,

Pulso - - Front Page - por Ma­rily Lü­ders M.

H—por

ONORABLE Cá­ma­ra de Dipu­tados: Ten­go el ho­nor de so­me­ter a vues­tra con­si­de­ra­ción, el si­guien­te pro­yec­to de ley de Edu­ca­ción Su­pe­rior, que vie­ne a re­for­mar com­ple­ta­men­te el ré­gi­men ju­rí­di­co del sec­tor”. Así co­mien­za la pro­pues­ta en­via­da por el Go­bierno a los par­la­men­ta­rios pa­ra cum­plir con la pro­me­sa de cam­pa­ña so­bre gra­tui­dad uni­ver­si­ta­ria. El pro­yec­to es lar­go, com­ple­jo y has­ta aho­ra, al me­nos, no de­ja a na­die con­ten­to. Sin em­bar­go, más allá de lo que vie­ne en las res­tan­tes pá­gi­nas, creo que es in­tere­san­te de­te­ner­se en las pri­me­ras pa­la­bras an­tes de em­pe­zar a en­ten­der el puzz­le que se ar­mó en los ar­tícu­los que se dis­cu­ti­rán en el Con­gre­so. Re­for­mar “com­ple­ta­men­te”. Qui­zá esa es la pa­la­bra en­tre co­mi­llas que ex­pli­ca que na­da de lo que ven­ga des­pués en el pro­yec­to cua­je. La ma­trí­cu­la del sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior se du­pli­có en diez años (se­gún ci­fras del Con­se­jo Na­cio­nal de Edu­ca­ción). ¿Có­mo pue­den estar tan per­di­dos más 1.100.000 alum­nos y sus fa­mi­lias pa­ra des­ti­nar su tiem­po y aho­rros a un sis­te­ma que se­gún el Go­bierno hay que em­pe­zar de ce­ro? Y los mi­llo­nes de egre­sa­dos hoy en el mer­ca­do la­bo­ral, ¿qué pa­sa­rá con el or­gu­llo de ha­ber ido a una uni­ver­si­dad cuan­do es­ta aho­ra hay que re­for­mu­lar­la en­te­ra por­que des­pués de dé­ca­das de fun­cio­na­mien­to re­sul­ta que no era vá­li­da pa­ra el sis­te­ma? Los ai­res re­fun­da­cio­na­les son pre­ci­sa­men­te da­ñi­nos por­que se ol­vi­dan de las per­so­nas que hay de­trás de las ins­ti­tu­cio­nes. Si bien las po­lí­ti­cas pú­bli­cas por de­fi­ni­ción tra­ba­jan con nú­me­ros y no mi­ran­do ca­da ciu­da­dano en par­ti­cu­lar, las que son exi­to­sas tie­nen el mé­ri­to de res­pe­tar las in­di­vi­dua­li­da­des de los be­ne­fi­cia­dos. En es­te ca­so, la pre­ten­cio­sa de­cla­ra­ción ini­cial del pro­yec­to di­ce más que to­do lo que vie­ne des­pués, un bo­rrón y cuen­ta nueva ar­ma­do pa­ra ha­cer en­ca­jar el con­cep­to de “gra­tui­dad uni­ver­sal” en mi­llo­nes de vi­das a un cos­to aún des­co­no­ci­do. Las mis­mas de­cla­ra­cio­nes de la mi­nis­tra de Edu­ca­ción re­co­no­cien­do que no sa­be cuán­to cos­ta­rá la gra­tui­dad de­mues­tran que re­for­mar “com­ple­ta­men­te” un sis­te­ma co­mo el de edu­ca­ción su­pe­rior, en­rai­za­do con tal pro­fun­di­dad en la so­cie­dad, es­ca­pa a la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca y que se­ría me­jor ha­cer ajus­tes en aque­llos pun­tos a per­fec­cio­nar, de ma­ne­ra con­sen­sua­da y gra­dual.

@ma­rily­lu­ders

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.