Pri­me­ra Mi­ra­da Un re­la­to atra­pa­do

Pulso - - Intro - AL­BER­TO LÓ­PEZ-HER­MI­DA— Aca­dé­mi­co Uni­ver­si­dad de los An­des

Y—por

O SOY ca­da día más par­ti­da­rio de las mu­je­res”, de­cía Salvador Allen­de res­pec­to de la par­ti­ci­pa­ción de es­tas en po­lí­ti­ca y su hi­ja Isabel se lo es­tá pen­san­do en gran­de. Ha­ce ra­to. Si bien no po­drá go­zar de los be­ne­fi­cios ya des­gas­ta­dos de ser la pri­me­ra mu­jer en ocu­par el car­go más im­por­tan­te del país, go­za de otras ven­ta­jas que ha­cen de su even­tual can­di­da­tu­ra al­go in­tere­san­tí­si­mo, en es­pe­cial pa­ra quie­nes nos in­tere­sa el rol de la mu­jer en una are­na es­te­reo­tí­pi­ca­men­te di­fí­cil pa­ra ellas. En es­te es­ce­na­rio, la hi­ja del ex Pre­si­den­te se en­cuen­tra en una en­cru­ci­ja­da dig­na de ma­nual de mar­ke­ting po­lí­ti­co. Su ape­lli­do, por un la­do, la si­túa en el co­ra­zón mis­mo de la his­to­ria re­cien­te de Chi­le y su bio­gra­fía es de las po­cas que po­drían lle­gar a re­sul­tar tan o más in­tere­san­te que la de la pro­pia Ba­che­let. Vis­to así, no cues­ta ima­gi­nar­se un re­la­to elec­to­ral que gi­re en torno a la idea de sa­nar de­fi­ni­ti­va­men­te las he­ri­das del país de­vol­vién­do­le La Mo­ne­da a un Allen­de. El fin de­fi­ni­ti­vo de la tran­si­ción que se en­mar­ca­ría con la Pre­si­den­ta Allen­de en­tran­do por Mo­ran­dé 80, por don­de sa­lió el cuer­po sin vi­da de su pa­dre. Sin em­bar­go, to­da es­ta na­rra­ti­va de la que pue­den des­col­gar­se un sin­nú­me­ro de ele­men­tos atrac- ti­vos en tiem­pos en los que las emo­cio­nes go­bier­nan y la ra­cio­na­li­dad es­ca­sea, co­mien­za a tam­ba­lear cuan­do ese mis­mo ape­lli­do es de los que en nues­tro país des­ti­la tra­di­ción po­lí­ti­ca, al­go de lo que pre­ci­sa­men­te ca­da vez más chi­le­nos pa­re­cen que­rer dis­tan­ciar­se, más aun cuan­do la mis­ma Allen­de es pre­si­den­ta del par­ti­do que en es­tos días es­tá en el cen­tro del hu­ra­cán de co­rrup­te­las y jue­go su­cio. En ese sen­ti­do, el me­jor fa­vor que po­dría re­ci­bir la pre­si­den­cia­ble es el pa­so al cos­ta­do de Os­val­do Andrade y el os­tra­cis­mo de su hu­mor ne­gro to­le­ra­ble so­lo en épo­ca de va­cas gor­das. Isabel Allen­de, a quien no le que­pa du­da que co­mo “mar­ca-can­di­da­ta” fren­te al mun­do le vie­ne bien tam­bién lla­mar­se igual que la fa­mo­sa es­cri­to­ra, cuen­ta con las cua­li­da­des idó­neas pa­ra des­gra­nar una na­rra­ti­va elec­to­ral que en­can­te a los chi­le­nos. Su prin­ci­pal obs­tácu­lo es que es­tá atra­pa­da en me­dio de esa ma­qui­na­ria que el mis­mo elec­to­ra­do quie­re erra­di­car. La en­cues­ta CEP es­tá en ple­na coc­ción en las ca­lles. Ve­re­mos qué nos di­ce esa suer­te de orácu­lo. La ten­ta­ción po­dría lle­gar a ser tan gran­de, que in­clu­so tien­te a la hi­ja de Salvador a des­col­gar­se de la tien­da que la ha arro­pa­do des­de los 17 años.

@al­ber­to­pe­dro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.