Em­pleo y par­ti­ci­pa­ción ju­ve­nil

Mien­tras la mayoría de los em­plea­do­res pre­fie­ren tra­ba­ja­do­res de tiem­po com­ple­to, más de la mi­tad tam­bién em­plea a in­de­pen­dien­tes y es­pe­ran con­tra­tar más en el fu­tu­ro. Es una ten­den­cia.

Pulso - - Opinion -

DES­PUÉS DE de unas pri­ma­rias le­ga­les con mer­ma­da par­ti­ci­pa­ción, sur­ge la pre­gun­ta de qué ha­cer pa­ra que los jó­ve­nes se in­tere­sen en vo­tar y re­to­men la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes, las au­to­ri­da­des y en lo que se co­no­ce co­mo “el sis­te­ma”. Por­que, nos gus­te o no, es el sis­te­ma el que nos or­de­na, nos per­mi­te vi­vir en paz y nos otor­ga los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra so­bre­vi­vir. La pre­gun­ta es có­mo ha­cer pa­ra re­cu­pe­rar es­tas con­fian­zas, si par­te del pro­ble­ma es que ni po­lí­ti­cos ni em­pre­sa­rios dia­lo­gan con los jó­ve­nes en su len­gua­je.

Se­gún los úl­ti­mos da­tos del INE en ju­nio, el des­em­pleo subió a 6,8% pa­ra el tri­mes­tre mar­zo-ma­yo, al tiem­po que la eco­no­mía con­ti­nuó dan­do mues­tras de es­tan­ca­mien­to, con un Ima­cec de 1,8% en ma­yo. Co­mo en to­do, las ma­las ra­chas no vie­nen gra­tis y hay al­gu­nos que pa­de­cen las con­se­cuen­cias más que otros. Cuan­do se tra­ta de em­pleo, sue­le su­ce­der que los más per­ju­di­ca­dos son los jó­ve­nes, que tie­nen me­nos ex­pe­rien­cia o es­tán me­nos ca­pa­ci­ta­dos. Así, por ne­ce­si­dad, sur­gen otras al­ter­na­ti­vas en las fron­te­ras la­bo­ra­les de los jó­ve­nes. Se­gún un es­tu­dio desa­rro­lla­do por Bur­so­nMars­te­ller, The Aspen Ins­ti­tu­te y TI­ME, una de es­tas al­ter­na­ti­vas ya mar­ca una ten­den­cia cre­cien­te en el mer­ca­do la­bo­ral nor­te­ame­ri­cano: la de los “tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes”. Aque­llos que, a pe­sar de no en­tre­gar la es­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad de lar­go pla­zo de los tra­di­cio­na­les em­plea­dos full-ti­me, sí apor­tan una se­rie de be­ne­fi­cios a los lu­ga­res de tra­ba­jo, co­mo fle­xi­bi­li­dad y ha­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas pa­ra de­ter­mi­na­dos car­gos. Son em­plea­dos “On-de­mand”, muy co­mu­nes en la po­bla­ción jo­ven, que pro­gre­si­va­men­te ganan es­pa­cio. Los prin­ci­pa­les ha­llaz­gos del es­tu­dio se­ña­lan que tan­to los em­plea­do­res co­mo los tra­ba­ja­do­res ven a la eco­no­mía On-de­mand co­mo una for­ma com­ple­ta­men­te dis­tin­ta de ha­cer ne­go­cios, y más de la mi­tad de los en­cues­ta­dos di­ce que la eco­no­mía On-de­mand per­mi­te la crea­ción de más opor­tu­ni­da­des e in­gre­sos.

Por otra par­te, mien­tras la mayoría de los em­plea­do­res pre­fie­ren tra­ba­ja­do­res de tiem­po com­ple­to, más de la mi­tad ac­tual­men­te em­plea a in­de­pen­dien­tes, y es­pe­ran -tan­to de ellos mis­mos co­mo de otros em­plea­do­res- con­tra­tar más en el fu­tu­ro. Con to­do, si bien la en­cues­ta da se­ña­les de que las formas tra­di­cio­na­les de tra­ba­jo son aún el mo­de­lo de em­pleo más co­mún, sin du­da se vis­lum­bran cam­bios en el mo­de­lo tra­di­cio­nal que guar­dan re­la­ción con ten­den­cias de tra­ba­jo emer­gen­tes, que ten­drán un im­pac­to en las fuer­zas la­bo­ra­les del fu­tu­ro.

Lo­cal­men­te, al­gu­nos que ya han ad­ver­ti­do es­tos ai­res de cam­bio son las pla­ta­for­mas free­lan­ce, co­mo Free­lan­cer.cl, Pos­te­din.com y Up­work.com, en­tre otras. En es­tos si­tios se pue­den en­con­trar ofer­tas la­bo­ra­les to­dos los días y los anun­cios abar­can una am­plia ga­ma de pro­fe­sio­nes y ofi­cios, lo que le per­mi­te a cual­quier per­so­na en­con­trar al­gu­na pro­pues­ta que com­pa­ti­bi­li­ce con sus co­no­ci­mien­tos, in­tere­ses y ne­ce­si­da­des.

Ini­cia­ti­vas co­mo es­tas apor­tan a me­jo­rar las opor­tu­ni­da­des en un mer­ca­do la­bo­ral desafian­te y com­ple­jo. Oja­lá las nue­vas formas de em­pleo, que ade­más per­mi­ten con­ju­gar in­gre­sos con in­tere­ses per­so­na­les, sean vis­tas por nues­tras au­to­ri­da­des co­mo una opor­tu­ni­dad más que co­mo una ame­na­za y se re­gu­len de acuer­do con los tiem­pos que co­rren. A ver si, de es­ta for­ma, los jó­ve­nes sien­ten que los lí­de­res del sis­te­ma co­mien­zan a ha­blar­les en su idio­ma, y vuel­ven así a par­ti­ci­par en la vi­da cí­vi­ca y re­to­man la con­fian­za.

CA­ROL BOWN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.