Des­ace­le­ra­ción Chi­na es­ta­ría ba­jo con­trol y ven di­fí­cil que ten­sio­ne a la eco­no­mía global

Ex­per­tos afir­man que el ries­go de ate­rri­za­je for­zo­so es ba­jo. Es­ta se­ma­na se pu­bli­can da­tos del co­mer­cio ex­te­rior, con pro­yec­cio­nes de con­trac­ción pa­ra ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes, ade­más del PIB del se­gun­do tri­mes­tre, que se es­ti­ma en torno a 6,6%.

Pulso - - Economia&dinero - FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO G.

—Ha­ce cerca de un año y a co­mien­zos del pre­sen­te ejer­ci­cio los mer­ca­dos es­ta­ban en his­te­ria por el re­sur­gi­mien­to de las preo­cu­pa­cio­nes de un ate­rri­za­je for­zo­so de Chi­na, pe­ro la per­cep­ción hoy es muy dis­tin­ta. Aun­que la des­ace­le­ra­ción sigue su cur­so, y el mer­ca­do es­pe­ra que el PIB del se­gun­do tri­mes­tre - que se pu­bli­ca el jue­ves - avan­ce 6,6%, hay cier­ta con­fian­za en que el gi­gan­te asiá­ti­co no da­rá ma­yo­res pro­ble­mas en lo que res­ta del año.

“Los da­tos co­rres­pon­dien­tes al se­gun­do tri­mes­tre de 2016 bien po­drían re­afir­mar la idea de que Chi­na no ha co­lap­sa­do (...) Las pre­dic­cio­nes del fin del mun­do pa­ra su eco­no­mía pa­re­cen ha­ber­se de­te­ni­do en el tiem­po”, ase- gu­ró a PUL­SO Bill Adams, eco­no­mis­ta se­nior de PNC Fi­nan­cial Ser­vi­ces.

Una opi­nión si­mi­lar tie­ne An­drew Ken­ning­ham de Ca­pi­tal Eco­no­mics. “Chi­na se se­gui­rá ra­len­ti­zan­do y el yuan con­ti­nua­rá de­pre­cián­do­se. No obs­tan­te, el ries­go de un ate­rri­za­je for­zo­so o de una gran de­va­lua­ción de la mo­ne­da es ba­jo, por lo que es po­co pro­ba­ble que Chi­na sea fuente de un cho­que eco­nó­mi­co mun­dial en el cor­to pla­zo”, ase­gu­ró en una no­ta.

El mer­ca­do, en­fo­ca­do en las con­se­cuen­cias del Bre­xit, se ha mos­tra­do más tran­qui­lo fren­te a los da­tos de la se­gun­da eco­no­mía mun­dial, con­fian­do en que Bei­jing tie­ne la si­tua­ción ba­jo con­trol. De acuer­do a Da­vid Do­llar, eco­no­mis­ta de Broo­king In­si­tu­te, “las au­to­ri­da­des chi- nas pa­re­cen ha­ber en­tre­ga­do su­fi­cien­tes es­tí­mu­los fis­ca­les y mo­ne­ta­rios pa­ra man­te­ner el cre­ci­mien­to en un camino es­ta­ble”.

En ese mar­co, es­pe­ra que las ten­den­cias vis­tas has­ta aho­ra se man­ten­gan y las ci­fras pa­re­cen con­fir­mar su te­sis. Mien­tras no lo­gran re­cu­pe­rar­se la ma­nu­fac­tu­ra (el PMI de ju­nio mar­có 50 pun­tos) ni el co­mer­cio ex­te­rior (se es­pe­ra que los da­tos de hoy mues­tren una con­trac­ción de 1% en ex­por­ta­cio­nes y de 4,7% en im­por­ta­cio­nes), los ser­vi­cios si­guen ex­pan­dién­do­se (el PMI del sec­tor re­gis­tró 52,7 uni­da­des) y el con­su­mo avan­za a pa­so fir­me (se es­ti­ma un avan­ce de 9,2% en ju­nio).

Así Carl B. Wein­berg, eco­no­mis­ta de High Fre­quency Eco­no­mics, in­ten­ta po­ner el pro­ce­so que ex­pe­ri­men­ta la eco­no­mía Chi­na en pers­pec­ti­va. “Es­to no es Gre­cia. El PIB de Chi­na no se es­tá con­tra­yen­do 25% y la fuer­za de tra­ba­jo no se es­tá re­du­cien­do con eso. La gen­te no es­tá per­dien­do su tra­ba­jo por la des­ace­le­ra­ción. Chi­na to­da­vía es­tá cons­tru­yen­do fá­bri­cas y abrien­do nue­vos es­ta­ble­ci­mien­tos de ser­vi­cios, más len­to que an­tes pe­ro aun así a rit­mo rá­pi­do”.

Pe­ro la trans­for­ma­ción del país no es­tá li­bre de obs­tácu­los al me­diano y lar­go pla­zo. “Al pa­re­cer Chi­na va a que­dar muy por de­ba­jo de su me­ta de cre­ci­mien­to me­dio del PIB de 6,5% en los pró­xi­mos cin­co años, a me­nos que las au­to­ri­da­des in­cre­men­ten drás­ti­ca­men­te el rit­mo de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les”, in­di­có Ken­ning­ham.

Su pos­tu­ra es com­par­ti­da por Do­llar, quien in­di­có que “es­tán ‘pa­tean­do la la­ta en el camino’, es de­cir, el cre­ci­mien­to va a estar bien por un par de años pe­ro es­tán cons­tru­yen­do ries­gos fu­tu­ros. Se­ría muy in­te­li­gen­te por par­te de las au­to­ri­da­des mo­ver­se vi­go­ro­sa­men­te en las re­for­mas es­truc­tu­ra­les, co­mo el cie­rre de em­pre­sas en quie­bra, traer nue­vo ca­pi­tal al sis­te­ma ban­ca­rio y abrir el sec­tor de ser­vi­cios a la in­ver­sión y com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal”.

El más op­ti­mis­ta es Wein­berg, quien con­si­de­ra que la mi­gra­ción cam­po-ciudad, de en­tre 15 y 25 mi­llo­nes de per­so­nas al año, con­tri­bui­rá a que Chi­na vuel­va a estar más tem­prano que tar­de en una ten­den­cia de cre­ci­mien­to cer­ca­na al 10%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.