1,1

Pulso - - Actualidad&politica -

de alum­nos que po­drán ma­tri­cu­lar, e in­clu­so los es­tán­da­res de ca­li­dad que guia­rán el pro­ce­so de acre­di­ta­ción y a su vez, la dis­tri­bu­ción de re­cur- A juicio del or­ga­nis­mo, mu­chas de las la­bo­res que ten­drá el Es­ta­do aten­tan con­tra la au­to­no­mía de ins­ti­tu­cio­nes de Edu­ca­ción Su­pe­rior. sos (de­fi­ni­dos por la sub­se­cre­ta­ría per­te­ne­cien­te al Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción).

Asi­mis­mo, con­si­de­ran que el pro­yec­to ha si­do con­ce­bi­do ba­jo un diag­nós­ti­co equi­vo­ca­do, “pa­san­do por al­to las cua­li­da­des del sis­te­ma ac­tual y des­tru­yen­do por ello ele­men­tos que han con­tri­bui­do al cre­ci­mien­to en el ac­ce­so y la equi­dad”.

En esa lí­nea, LyD de­fien­de el ac­tual mo­de­lo y el au­men­to de co­ber­tu­ra que con los años ha te­ni­do. De he­cho afir­man que “mien­tras la ma­trí­cu­la to­tal ca­si se ha quin­tu­pli­ca­do des­de 1990, des­de 245 mil a 1,1 mi­llo­nes, y la co­ber­tu­ra ne­ta cre­ció des­de 12% a 37%, la com­po­si­ción se­gún pro­ce­den­cia so­cio­eco­nó­mi­ca del es­tu­dian­te se ha vuel­to ca­da vez más ba­lan­cea­da”. Pa­ra eso, des­ta­can, ha si­do vi­tal la exis­ten­cia tan­to de ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les co­mo pri­va­das.

RIES­GOS QUE VE LYD “Ter­mi­nar ho­mo­ge­nei­zan­do la pro­vi­sión de edu­ca­ción su­pe­rior, co­mo si for­mar a los pro­fe­sio­na­les del fu­tu­ro equi­va­lie­ra a fa­bri­car un com­mo­dity o a se­guir una re­ce­ta re­dac­ta­da por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción”. “El sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior ha co­se­cha­do im­por­tan­tes éxi­tos en las úl­ti­mas dé­ca­das. Qui­zás el más no­ta­ble es el au­men­to en la co­ber­tu­ra, es­pe­cial­men­te en los sec­to­res de me­no­res in­gre­sos”.

Mi­llo­nes. En LyD de­fien­den el ac­tual mo­de­lo res­pec­to al au­men­to de co­ber­tu­ra se ha quin­tu­pli­ca­do des­de 1990.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.