In­só­li­ta vi­sión de gre­mios pú­bli­cos

Lla­ma la aten­ción la fuer­te pe­lea que die­ron los gre­mios del sec­tor pú­bli­co por la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va en el sec­tor pri­va­do, pe­ro que la re­cha­zan pa­ra los pro­pios tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les.

Pulso - - Opinion -

UNA PO­SI­CIÓN in­só­li­ta es la que plan­tea­ron los di­ri­gen­tes gre­mia­les del sec­tor pú­bli­co. Ma­ni­fes­ta­ron an­te el Con­gre­so su re­cha­zo a le­gis­lar en ma­te­ria de in­cor­po­rar el me­ca­nis­mo de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va a los tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les. Am­pa­rán­do­se en los pro­ble­mas de la Re­for­ma La­bo­ral y cues­tio­nan­do al Con­gre­so, los re­pre­sen­tan­tes re­cha­za­ron mo­cio­nes (el Go­bierno no ha de­fi­ni­do una po­si­ción al res­pec­to, a pe­sar de una me­sa de tra­ba­jo que po­co ha avan­za­do) que, su­pues­ta­men­te, be­ne­fi­cian a los fun­cio­na­rios del Es­ta­do. Lo más in­só­li­to, sin em­bar­go, es que la po­si­ción de los di­ri­gen­tes sea que les re­sul­ta pre­fe­ri­ble man­te­ner la si­tua­ción ac­tual. Es­ta con­sis­te, co­mo es del to­do evi­den­te, en pa­ra­li­za­cio­nes ile­ga­les, des­re­gu­la­das, con­tra­rias a la le­gis­la­ción del sec­tor, a cos­to ca­si ce­ro, y en las cua­les la sus­pen­sión de la pro­vi­sión de bie­nes pú­bli­cos es el me­ca­nis­mo de pre­sión. La vi­sión de los di­ri­gen­tes es pro­fun­da­men­te re­ve­la­do­ra de una po­si­ción cor­po­ra­ti­vi­za­da y opues­ta al in­te­rés pú­bli­co. Pe­ro, ade­más, ca­si no re­sis­te aná­li­sis, va con­tra el cri­te­rio y to­da ló­gi­ca. In­clu­so no se con­di­ce con los pro­pios ar­gu­men­tos en­tre­ga­dos por los ac­to­res res­pec­to de las bon­da­des de con­tar con ne­go­cia­ción co­lec­ti­va en el sec­tor pri­va­do. Es­to de­mues­tra, una vez más, que es fá­cil exi­gir pa­ra el res­to cier­tos de­re­chos, pe­ro otra co­sa es cuan­do les “to­can” sus in­tere­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.