45% de al­tos eje­cu­ti­vos cree que la di­ver­si­dad de gé­ne­ro no in­ci­de en el ne­go­cio

En es­tu­dio de Cor­ners­to­ne ba­sa­do en una en­cues­ta a ge­ren­tes de pri­me­ra lí­nea de 462 em­pre­sas de 36 paí­ses, in­di­ca que la equi­dad de gé­ne­ro aún es una deu­da a ni­vel glo­bal.

Pulso - - Empresas & Mercados - DA­NIEL FA­JAR­DO C.

—A pe­sar de las ini­cia­ti­vas y mo­vi­mien­tos en pro de una ma­yor di­ver­si­dad de gé­ne­ro en las em­pre­sas, el úl­ti­mo “Glo­bal Bu­si­ness Sur­vey Re­port”, rea­li­za­do por la red de head­hun­ter Cor­ners­to­ne In­ter­na­tio­nal Group, in­di­ca que el 45% de los en­tre­vis­ta­dos es­ti­ma que la di­ver­si­dad de gé­ne­ro no in­ci­de en el desem­pe­ño de los ne­go­cios. In­clu­so, el 60% cree que ni si­quie­ra es­tá ex­plí­ci­ta en la mi­sión y en los va­lo­res de la em­pre­sa.

Es­tas son al­gu­nas de las con­clu­sio­nes de es­ta en­cues­ta rea­li­za­da a ge­ren­tes de pri­me­ra lí­nea y al­tos eje­cu­ti­vos de 462 em­pre­sas me­dia­nas y gran­des (la ma­yo­ría con in­gre­sos anua­les su­pe­rio­res a los US$50 mi­llo­nes) de 36 paí­ses. De Chi­le par­ti­ci­pa­ron 28 com­pa­ñías de los sec­to­res ser­vi­cios, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, cons­truc­ción e in­mo­bi­lia­rio, re­tail y ener­gía.

El in­for­me su­gie­re que las ini­cia­ti­vas por lo­grar una ma­yor equi­dad de gé­ne­ro po­dría es­tar per­dien­do fuer­za, de­bi­do a que aún no exis­te un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra fo­men­tar y es­ti­mu­lar po­lí­ti­cas cor­po­ra­ti­vas al res­pec­to. De he­cho, se­gún el es­tu­dio, un 80% de los en­cues­ta­dos di­jo que la di­ver­si­dad de gé­ne­ro no es­tá en la mi­sión cor­po­ra­ti­va y un 21% no es­tá de acuer­do en que el li­de­raz­go fe­me­nino ha­ga al­gu­na di­fe­ren­cia en el desem­pe­ño de la or­ga­ni­za­ción.

¿Qué ha pa­sa­do? El Glo­bal Bu­si­ness Sur­vey Re­port de Cor­ners­to­ne in­di­có que a pe­sar de los avan­ces en cuan­to a di­ver­si­dad de gé­ne­ro, es­te te­ma aún no per­mea a to­do el sec­tor corporativo.

¿Por qué ha pa­sa­do? El in­for­me mues­tra que el 60% de los en­cues­ta­dos cree que la di­ver­si­dad de gé­ne­ro ni si­quie­ra es­tá ex­pli­ci­ta­da en los va­lo­res y mi­sión de la com­pa­ñía, lo que in­di­ca un diag­nós­ti­co de las deu­das al res­pec­to.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Se­gún es­pe­cia­lis­tas, a pe­sar de los re­sul­ta­dos arro­ja­dos en la en­cues­ta, la fal­ta de in­clu­sión y di­ver­si­dad de gé­ne­ro po­dría ser un fac­tor ne­ga­ti­vo en el desem­pe­ño de la em­pre­sa y los ne­go­cios.

Chi­leMu­je­res tie­ne una ini­cia­ti­va de­no­mi­na­da IM­PUL­SA, pre­mio que des­ta­ca a las em­pre­sas que in­cen­ti­van el tra­ba­jo fe­me­nino. Nor­tea­mé­ri­ca es la re­gión que mues­tra el más al­to por­cen­ta­jes de mu­je­res en al­tos car­gos (57%), mien­tras que La­tam es la más ba­ja (17%). “Ello re­fle­ja que Amé­ri­ca del Nor­te es una re­gión mu­cho más avan­za­da y que tie­ne in­ter­na­li­za­da la ne­ce­si­dad de re­clu­tar e in­cluir mu­je­res en al­tos car­gos, y ade­más co­no­cen los be­ne­fi­cios que es­to con­lle­va. Qui­zás eso mis­mo ex­pli­que que no re­quie­ran te­ner po­lí­ti­cas ex­plí­ci­tas de reclutamiento y ca­pa­ci­ta­ción fe­me­ni­nas, de­bi­do a que es un te­ma que ya es­tá in­te­gra­do”, plan­tea.

La eje­cu­ti­va agre­ga ade­más: “Aun­que en Amé­ri­ca La­ti­na ha ha­bi­do lo­gros, aún te­ne­mos mu­cho por avan­zar”.

Pa­ra Ve­ró­ni­ca Cam­pino, co-fun­da­do­ra de Fun­da­ción Chi­leMu­je­res, “hoy es muy di­fí­cil pa­ra las mu­je­res lle­gar a los al­tos car­gos de las or­ga­ni­za­cio­nes. “Los cos­tos fa­mi­lia­res aso­cia­dos son gi­gan­tes­cos, ya que cul­tu­ral­men­te son ellas las res­pon­sa­bles del cui­da­do de los hi­jos, por lo que tie­nen do­ble res­pon­sa­bi­li­dad: ren­dir en la em­pre­sa (tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do) y a la vez cui­dar de su fa­mi­lia (tra­ba­jo no re­mu­ne­ra­do)”, di­ce Cam­pino.

¿Có­mo me­jo­rar en Chi­le en es­te as­pec­to? Pa­ra Aran­da, la cla­ve es que exis­tan es­fuer­zos con­jun­tos en­tre el mun­do pú­bli­co y el pri­va­do pa­ra crear con­cien­cia de los be­ne­fi­cios con­cre­tos de la pre­sen­cia de mu­je­res en al­tos car­gos. “Las em­pre­sas de­ben en­ten­der que, en el mun­do en que es­tán in­ser­tas, la mu­jer tie­ne mu­cha gra­vi­tan­cia y, por ello, lo ló­gi­co es que ten­gan más pre­sen­cia en la to­ma de de­ci­sio­nes”, con­clu­ye la so­cia de Hu­ma­ni­tas Exe­cu­ti­ve Search.

Por su par­te, Cam­pino es­ti­ma que es­to se lo­gra tra­vés de po­lí­ti­cas que in­cen­ti­ven una ma­yor adap­ta­bi­li­dad la­bo­ral y co­rres­pon­sa­bi­li­dad fa­mi­liar. “Ca­da tra­ba­ja­dor tie­ne una reali­dad fa­mi­liar di­fe­ren­te y es im­por­tan­te que las em­pre­sas en­tien­dan es­to a la ho­ra de es­ti­mu­lar un ma­yor reclutamiento y de­sa­rro­llo del ta­len­to fe­me­nino”, apun­ta la co-fun­da­do­ra de Chi­leMu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.