Con­fu­sa re­for­ma a la edu­ca­ción su­pe­rior, por Ma­tías Li­ra.

Pulso - - Portada - —por MA­TÍAS LI­RA A.— De­cano Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Ne­go­cios Uni­ver­si­dad del De­sa­rro­llo @mli­ra1

HA­CE PO­COS días he­mos co­no­ci­do el pro­yec­to de ley pa­ra la gran re­for­ma de la edu­ca­ción su­pe­rior. Co­mo era de es­pe­rar las reac­cio­nes han si­do di­ver­sas, pe­ro con la cons­tan­te de que tan­to rec­to­res, co­mo es­tu­dian­tes y par­la­men­ta­rios, han se­ña­la­do, con ma­ti­ces, que no es­tá a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra­das. Unos abo­gan por un tra­to pre­fe­ren­cial del Es­ta­do, es de­cir, fon­dos ex­clu­si­vos, otros por el mis­mo tra­to en su con­di­ción de ge­ne­ra­do­res de bie­nes pú­bli­cos, otros por el tér­mino de la ló­gi­ca de “mer­ca­do” y de las be­cas y cré­di­tos. Una bue­na po­lí­ti­ca pú­bli­ca de­be te­ner por ob­je­ti­vo re­sol­ver un pro­ble­ma que afec­te a un gru­po o co­mu­ni­dad en par­ti­cu­lar y es aquí don­de, a mi jui­cio, se pre­sen­ta la prin­ci­pal fa­len­cia. Des­pués de re­vi­sar el do­cu­men­to no que­da cla­ro cuál es el ob­je­ti­vo de­trás, y lo que es peor, es­tá cons­trui­do so­bre la ba­se de un du­do­so diag­nós­ti­co. Tam­po­co es ra­zo­na­ble pre­ten­der que es­te pro­yec­to de ley bus­que re­sol­ver o más bien mo­di­fi­car ca­da una de las di­men­sio­nes de nues­tro ac­tual sis­te­ma, el que al­gu­nos de­no­mi­nan con mu­cha fuer­za y con­vic­ción co­mo un mal sis­te­ma, pe­ro que no acom­pa­ñan esos di­chos con evi­den­cia com­pa­ra­da, re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra un buen de­ba­te. Otro te­ma preo­cu­pan­te es el uso y abu­so del te­ma de la gra­tui­dad, co­mo si fue­se la úni­ca ma­te­ria tra­ta­da en es­te pro­yec­to de ley. No me ca­be du­da que el te­ma del cos­to de es­tu­diar es pro­ba­ble­men­te lo que más afec­ta a un gru­po im­por­tan­te de las fa­mi­lias, pe­ro es­te pro­yec­to va mu­cho más allá. Se di­ce que se quie­re po­ner tér­mino a una mi­ra­da eco­no­mi­cis­ta y mer­can­til, pe­ro a la vez se pre­ten­de ta­ri­fi­car cuán­to va­le en­se­ñar, obli­gan­do a ca­da pro­yec­to edu­ca­ti­vo a trans­for­ma­se de fac­to en una fá­bri­ca de commodities. Se ha­bla de que la gra­tui­dad ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se, pe­ro a la vez nues­tras pro­pias au­to­ri­da­des tie­nen di­fi­cul­ta­des en se­ña­lar la mag­ni­tud del gas­to en ré­gi­men de di­cha pro­pues­ta. Sin áni­mo de pre­de­cir el fu­tu­ro, creo que sin una re­vi­sión y aná­li­sis frío y desapa­sio­na­do de los avan­ces en ma­te­ria de ac­ce­so y ca­li­dad que el ac­tual sis­te­ma ha ge­ne­ra­do, no ten­dre­mos co­mo re­sul­ta­do más que una in­ter­mi­na­ble ne­go­cia­ción en­tre múl­ti­ples gru­pos de in­te­rés que fi­nal­men­te sa­cia­rán su sed con me­ras con­ce­sio­nes, ge­ne­ral­men­te mo­ne­ta­rias, y una ley con­fu­sa con es­ca­sos re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.