Ya bas­ta, por Jor­ge Se­lai­ve.

La po­si­ción in­ter­na­cio­nal relativa de Chi­le en tér­mi­nos de su com­ple­ji­dad eco­nó­mi­ca no ha cam­bia­do en los úl­ti­mos 20 años.

Pulso - - Portada - JOR­GE SE­LAI­VE

YA BAS­TA de co­lo­car a la eco­no­mía chi­le­na sin opor­tu­ni­da­des ni po­si­bi­li­da­des de re­cu­pe­rar cre­ci­mien­to. Es­ta­mos cla­ros que se ha asen­ta­do la di­fi­cul­tad de re­cu­pe­rar ni­ve­les de cre­ci­mien­to cer­ca­nos al po­ten­cial du­ran­te los pró­xi­mos tri­mes­tres. El Go­bierno ha mos­tra­do sus nue­vas pro­yec­cio­nes pa­ra el año 2016 rea­li­zan­do una nue­va co­rrec­ción a la ba­ja.

¿Por qué pa­re­ce tan di­fí­cil re­cu­pe­rar cre­ci­mien­to? Un as­pec­to que ha si­do me­nos abor­da­do en la dis­cu­sión ha­ce re­fe­ren­cia a la au­sen­cia de com­ple­ji­dad que tie­ne la eco­no­mía chi­le­na. La po­si­ción relativa de Chi­le en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal en tér­mi­nos de com­ple­ji­dad pro­duc­ti­va no ha cam­bia­do en los úl­ti­mos 20 años.

Se­gui­mos fo­ca­li­za­dos en po­cos sec­to­res pro­duc­ti­vos y en esa di­men­sión no so­mos muy dis­tin­tos de Ja­mai­ca, Gua­te­ma­la o Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Al­gu­nos nos con­si­de­ran un país mi­ne­ro, pe­ro in­clu­so cues­ta ca­ta­lo­gar a Chi­le co­mo un país ver­da­de­ra­men­te mi­ne­ro.

Aus­tra­lia em­pe­zó más tar­de la ex­plo­ta­ción en mi­ne­ría, pe­ro lo­gró trans­for­mar­se en un ex­por­ta­dor de ser­vi­cios mi­ne­ros de ma­ne­ra mo­nu­men­tal, mien­tras Chi­le se ha con­for­ma­do con re­ci­bir ca­pi­tal ex­tran­je­ro (aus­tra­liano, en­tre otros) y know

how del res­to del mun­do. Es­ta­mos con una opor­tu­ni­dad enor­me de cam­biar ese rum­bo reorien­tan­do las in­ver­sio­nes y el ca­pi­tal hu­mano ha­cia ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y de ser­vi­cios de me­jor ries­go-re­torno. El fin del sú­per ci­clo de commodities pue­de trans­for­mar­se en una opor­tu­ni­dad pa­ra cre­cer, qui­zá me­nos pe­ro me­jor.

Ya bas­ta de azu­zar la ne­ga­ti­vi­dad. Ha que­da­do cla­ro que las re­for­mas lo­ca­les fue­ron vis­tas co­mo ne­ce­sa­rias ho­lís­ti­ca­men­te ha­blan­do, pe­ro fue­ron muy po­co fa­vo­ra­bles y has­ta con­tra­pro­du­cen­tes en su im­ple­men­ta­ción. Las re­fe­ren­cias negativas en la pren­sa hoy se ubi­can en ni­ve­les su­pe­rio­res a los ob­ser­va­dos du­ran­te la cri­sis sub­pri­me. ¿Ne­ce­si­ta­mos con­ti­nuar re­fre­gán­do­les a las au­to­ri­da­des su error y man­te­ner­nos in­mo­vi­li­za­dos es­pe­ran­do que sea un nue­vo Go­bierno el que le­van­te la eco­no­mía? Con­si­de­ro que esa es­tra­te­gia pue­de ser muy pe­li­gro­sa. Por un la­do, aque­llo po­dría lle­var a un es­ce­na­rio muy ne­ga­ti­vo du­ran­te los pró­xi­mos dos años que ter­mi­ne ge­ne­ran­do da­ños irre­pa­ra­bles pa­ra el pró­xi­mo Go­bierno. Por otro, ese diag­nós­ti­co se ba­sa en una hi­pó­te­sis del to­do cues­tio­na­ble, y es que es­ta­mos cre­cien­do po­co y des­tru­yen­do em­pleo en gran me­di­da por fac­to­res y erro­res lo­ca­les; po­dría­mos en­con­trar­nos con la in­gra­ta sor­pre­sa que pos­te­rior­men­te a 2018 la eco­no­mía con­ti­núe pla­na. Ge­ne­rar so­bre­ex­pec­ta­ti­vas en con­su­mi­do­res y em­pre­sa­rios de que vie­nen tiem­pos (sus­tan­ti­va­men­te) me­jo­res con un nue­vo Go­bierno, sim­ple­men­te pue­de ser otra ex­pec­ta­ti­va no cum­pli­da, y ya sa­be­mos có­mo cas­ti­ga la gen­te cuan­do las ex­pec­ta­ti­vas no se sa­tis­fa­cen.

YA BAS­TA de co­rru­pción, apro­ve­cha­mien­to po­lí­ti­co y pi­tu­tos. El “pi­tu­to” no re­fle­ja más que la pre­sen­cia de ren­tas anor­ma­les. Al­guien es ca­paz de dar un pi­tu­to sim­ple­men­te por­que tie­ne una ren­ta anor­mal que pue­de dis­tri­buir al “api­tu­ta­do”. En una or­ga­ni­za­ción com­pe­ti­ti­va no exis­te opor­tu­ni­dad de con­tra­tar a al­guien que no sea ca­paz de dar el va­lor del pro­duc­to mar­gi­nal, pues de ser ese el ca­so, la em­pre­sa po­co a po­co ter­mi­na­rá sien­do po­co com­pe­ti­ti­va. Cuan­do ve­mos que emer­gen nue­vos es­cán­da­los ba­sa­dos en el pi­tu­to, no ca­be más que lla­mar a su to­tal y com­ple­to ex­ter­mi­nio. No hay me­jor pi­tu­to que el mé­ri­to.

Ya bas­ta de pe­dir­le al gas­to pú­bli­co que cum­pla un ma­yor rol y mi­rar la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria co­mo to­tal­men­te aco­mo­da­ti­cia. Las vo­ces po­lí­ti­cas pi­den más gas­to pú­bli­co pa­ra apun­ta­lar el cre­ci­mien­to y evi­tar par­te del ajus­te es­pe­ra­ble que de­be te­ner el mer­ca­do la­bo­ral. La po­si­ti­va aso­cia­ción en­tre gas­to pú­bli­co, cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y re­elec­ción pa­re­ce re­vi­vir en­tre miem­bros del Con­gre­so. No hay tal aso­cia­ción y si la hu­bo, no la ha­brá más. Pen­sar lo con­tra­rio es nue­va­men­te es­tar le­jos de las ba­ses po­pu­la­res. En la otra ve­re­da de la Pla­za de la Cons­ti­tu­ción po­dría ha­ber más po­si­bi­li­dad de en­con­trar la puer­ta abier­ta. De­mo­rar el rol con­tra-cí­cli­co que es­tá lla­ma­da a ju­gar la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria po­dría ser un error que re­tra­sa­ría el ya cos­to­so ajus­te cí­cli­co (y es­truc­tu­ral) que ha em­pe­za­do. Ne­ce­si­ta­mos más es­tí­mu­lo mo­ne­ta- rio pa­ra apo­yar el pro­ce­so de reasig­na­ción de la in­ver­sión en­tre­gan­do los pre­cios re­la­ti­vos ade­cua­dos, en­tre ellos, el cam­bia­rio.

Ya bas­ta de uti­li­zar ma­ja­de­ra­men­te el tér­mino “de­sigual­dad” pa­ra jus­ti­fi­car to­do. Le­van­tar la ban­de­ra de la de­sigual­dad, más aún con el slo­gan de Ro­bin Hood, siem­pre ha­rá eco en una in­men­sa ma­yo­ría. Si le pre­gun­tas a al­guien que ga­na $1 mi­llón al mes si ha­ría su­ya la lu­cha con­tra la de­sigual­dad, su res­pues­ta se­rá un ro­tun­do sí. Sin em­bar­go, si lue­go te acer­cas nue­va­men­te y le plan­teas que de­be­rá “po­ner­se” con un im­por­tan­te por­cen­ta­je de su in­gre­so da­do que se en­cuen­tra en­tre aque­llos que más ga­nan, su res­pues­ta se­rá más es­qui­va. La de­sigual­dad es una es­pe­cie de bien pú­bli­co, que to­dos quie­ren usar en su dis­cur­so por la em­pa­tía que ge­ne­ra, pe­ro que na­die quie­re pa­gar.

Si con­ti­nua­mos le­van­tan­do en for­ma ven­ta­jo­sa po­lí­ti­ca­men­te la ban­de­ra de la de­sigual­dad, ter­mi­na­re­mos (con­ti­nua­re­mos) ha­cien­do po­lí­ti­ca pú­bli­ca de cues­tio­na­ble ca­li­dad. Pa­re­ce que vol­ver a la vi­sión de cre­ci­mien­to con equi­dad es mu­cho más ven­ta­jo­so y me­nos con­fron­ta­cio­nal que apun­tar con el de­do a aque­llos que tie­nen más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.