“La ne­go­cia­ción co­lec­ti­va es un pun­to den­tro de la his­to­ria (...) nun­ca he­mos pa­ra­do en 11 años de con­ce­sión”

DIE­GO BUL­NES Ge­ren­te ge­ne­ral Ter­mi­nal Puer­to Ari­ca

Pulso - - Economia & Dinero - Una en­tre­vis­ta de PIE­RI­NA BERTONI

EL SEC­TOR por­tua­rio se ha ca­rac­te­ri­za­do his­tó­ri­ca­men­te por te­ner al­tas ta­sa de sin­di­ca­li­za­ción, co­mo tam­bién de huel­gas y pa­ra­li­za­cio­nes. Por lo mis­mo, lla­ma la aten­ción que en­tre sus fi­na­lis­tas y ga­na­dor de la men­ción hon­ro­sa del pre­mio a las re­la­cio­nes la­bo­ra­les Car­los Vial Es­pan­to­so se en­cuen­tre una em­pre­sa del ru­bro: Ter­mi­nal Puer­to Ari­ca.

Su ge­ren­te ge­ne­ral, Die­go Bul­nes, se­ña­la que co­mo com­pa­ñía, uno de los as­pec­tos que los ca­rac­te­ri­za es no ver al tra­ba­ja­dor só­lo co­mo co­la­bo­ra­dor, sino que co­mo una per­so­na que tie­ne una fa­mi­lia, sue­ños y as­pi­ra­cio­nes.

“La ta­sa de sin­di­ca­li­za­ción es bas­tan­te al­ta en nues­tra em­pre­sa, y la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad que tie­nen los sin­di­ca­tos ac­tual­men­te tam­bién es al­ta, una co­sa es ad­he­rir y otra es que ha­ya real­men­te una re­pre­sen­ta­ción. Cree­mos que en nues­tro ca­so, los mis­mos sin­di­ca­tos son ‘gru­pos ne­go­cia­do­res’ que van a po­der re­pre­sen­tar a las dis­tin­tas per­so­nas que tra­ba­jan al in­te­rior del puer­to”, afir­ma.

¿Có­mo ve ac­tual­men­te la re­la­ción de las em­pre­sas con los sin­di­ca­tos?

—En el úl­ti­mo tiem­po ha ha­bi­do un cam­bio en la per­cep­ción del em­pre­sa­rio o de la ad­mi­nis­tra­ción de la em­pre­sa, co­mo tam­bién des­de el pun­to de vis­ta de los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les, acer­ca de có­mo se re­la­cio­nan día a día. Al igual có­mo la eco­no­mía va cam­bian­do, la in­dus­tria va cam­bian­do, el sin­di­ca­lis­mo ha ido cam­bian­do, y ese cam­bio ha he­cho que la re­la­ción y la vi­sión de ca­da una de las par­tes sea mu­cho más uni­fi­ca­da, más acor­de a los tiem­pos, ba­sa­da en la co­mu­ni­ca­ción, en una re­la­ción más dia­ria que en el pa­sa- do cuan­do el je­fe y los tra­ba­ja­do­res es­ta­ban to­tal­men­te ale­ja­dos, y ha con­du­ci­do a que en los tiem­pos va­ya­mos vien­do un es­ti­lo de sin­di­ca­lis­mo mu­cho más mo­derno.

¿Eso se ve en Ter­mi­nal Puer­to Ari­ca?

—En tér­mi­nos de la in­dus­tria por­tua­ria, nos he­mos des­ta­ca­do en ir ci­men­tan­do un tra­ba­jo con nues­tros di­ri­gen­tes sin­di­ca­les muy cer­cano, ba­sa­do en el diá­lo­go, no exen­to de di­fi­cul­ta­des, pe­ro bus­can­do que ha­ya una vi­sión con­jun­ta del ne­go­cio y de có­mo ir desa­rro­llan­do a las per­so­nas en los dis­tin­tos as­pec­tos, y no ver­los co­mo unos me­ros tra­ba­ja­do­res, sino ver­los co­mo un co­la­bo­ra­dor, que es per­so­na, que tie­ne fa­mi­lia, que vi­ve en una co­mu­ni­dad, que quie­re sur­gir, que quie­re desa­rro­llar­se y ahí sin du­da que he­mos en­con­tra­do un tre­men­do alia­do en los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les.

En un sec­tor que se ha ca­rac­te­ri­za­do por te­ner al­tas ta­sas de huel­gas, de pa­ros, ¿cuál cree que es la di­fe­ren­cia de Puer­to Ari­ca con los con­flic­tos a ni­vel na­cio­nal?

—Un pun­to que nos enor­gu­lle­ce tan­to a di­ri­gen­tes sin­di­ca­les co­mo tam­bién al puer­to, es que no­so­tros nun­ca he­mos pa­ra­do en los 11 años de con­ce­sión; he­mos te­ni­do pro­ble­mas, pe­ro nun­ca he­mos pa­ra­do la ope­ra­ción. Sin ha­blar de los otros puer­tos, por­que efec­ti­va­men­te el úl­ti­mo tiem­po ha si­do un pe­río­do en que han ha­bi­do mu­chas ma­ni­fes­ta­cio­nes, huel­gas, pa­ra­li­za­cio­nes en el ru­bro por­tua­rio, don­de se han exa­cer­ba­do en oca­sio­nes los áni­mos. Creo que lo que ha di­fe­ren­cia­do el Puer­to de Ari­ca es un sen­ti­do de per­te­nen­cia y or­gu­llo por lo que re­pre­sen­ta­mos en la re­gión y el país.

¿Có­mo se cons­tru­ye esa iden­ti­dad?

—La ne­go­cia­ción co­lec­ti­va es un pun­to den­tro de la his­to­ria, no es la his­to­ria. Lo di­go por­que la re­la­ción no se da ca­da dos o tres años, sino que se va cons­tru­yen­do día a día, y eso ha­ce que los be­ne­fi­cios no sean so­la­men­te en la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, sino que se pue­dan ir con­ver­san­do a me­di­da que trans­cu­rre el tiem­po. Eso nos per­mi­te ir adap­tán­do­nos a cuá­les son las ne­ce­si­da­des del día a día.

¿Qué cree que va a cam­biar en esa re­la­ción con la Re­for­ma La­bo­ral?

—La Re­for­ma es­tá mu­tan­do, no sa­be­mos en qué va a ter­mi­nar. Creo que las em­pre­sas pue­den, en con­jun­to con sus tra­ba­ja­do­res en­fren­tar el fu­tu­ro, las ad­ver­si­da­des y los desafíos que vie­nen ha­cia ade­lan­te de me­jor for­ma, y eso se echa de me­nos. Te­ne­mos que ver la ne­ce­si­dad de in­cor­po­rar sec­to­res que hoy no es­tán sien­do in­cor­po­ra­dos en el mer­ca­do la­bo­ral, co­mo las mu­je­res.

En un sec­tor co­mo el por­tua­rio ¿qué rol cum­plen las mu­je­res?

—Pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, en el puer­to 1 de ca­da 4 co­la­bo­ra­do­res es mu­jer, es de­cir el 25% de la do­ta­ción son mu­je­res. La mu­jer es­tá en ca­da una de las áreas del puer­to, en las ori­llas, en los pa­tios, en las má­qui­nas, es­tán me­ti­das en to­do y es un pro­pó­si­to co­mo em­pre­sa el ir in­cor­po­rán­do­la ca­da vez más.

¿Có­mo ha si­do la ex­pe­rien­cia?

—Muy bue­na, por­que el que ha­yan mu­je­res en las fae­nas, en un ru­bro que fue siem­pre muy mar­ca­do por los hom­bres, ha­ce que ha­ya más res­pe­to. La mu­jer es mu­cho más or­de­na­da que el hom­bre, y la com­ple­men­ta­rie­dad en­tre el hom­bre y la mu­jer ha­ce que po­da­mos ir apun­tan­do a un ser­vi­cio de ex­ce­len­cia, de ca­li­dad y con una per­cep­ción dis­tin­ta cuan­do el que apor­ta es só­lo el hom­bre.

MU­JE­RES “Pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, en el puer­to 1 de ca­da 4 co­la­bo­ra­do­res es mu­jer”.

¿Cuál es la ta­sa de sin­di­ca­li­za­ción que tie­nen us­te­des?

—Es bas­tan­te al­ta, eso es co­mún en el ru­bro por­tua­rio. En el puer­to te­ne­mos 7 sin­di­ca­tos y de esos, 2 son de Ter­mi­nal Puer­to Ari­ca co­mo em­pre­sa, y 5 son de las em­pre­sas pro­vee­do­ras. El tra­ba­jo no so­la­men­te es de no­so­tros con nues­tros sin­di­ca­tos, sino tam­bién de nues­tros proveedores y so­cios es­tra­té­gi­cos por­que va sú­per ali­nea­do en que no sea que los sin­di­ca­tos de Puer­to Ari­ca es­tén bien y los otros es­tén mal, te­ne­mos que ir ti­ran­do to­dos en con­jun­to el ca­rro pa­ra avan­zar.

¿La ad­he­sión es tan al­ta co­mo la de otros sin­di­ca­tos de los puer­tos del cen­tro y del sur?

—En Ari­ca la to­ta­li­dad de los sin­di­ca­tos ad­hie­re a la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res Por­tua­rios de Chi­le, y acá se le en­tre­ga un apo­yo dia­rio a los dis­tin­tos di­ri­gen­tes sin­di­ca­les, in­de­pen­dien­te de la em­pre­sa que sea, y eso ha­ce que tra­ba­je­mos en con­jun­to, da lo mis­mo el co­lor del cha­le­co de se­gu­ri­dad que ten­gan que ocu­par las em­pre­sas que ope­ran al in­te­rior del puer­to.

NE­GO­CIA­CIÓN INTEREMPRESA “El tra­ba­jo es que no só­lo sean los sin­di­ca­tos de Puer­to Ari­ca los que es­tén bien y los otros es­tén mal (...) da lo mis­mo el co­lor del cha­le­co de se­gu­ri­dad que ten­gan que ocu­par”.

RE­LA­CIÓN CON LOS SIN­DI­CA­TOS “No ver­los co­mo unos me­ros tra­ba­ja­do­res, sino co­mo una per­so­na que tie­ne fa­mi­lia, que vi­ve en una co­mu­ni­dad, que quie­re sur­gir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.