“Las gran­des in­ver­sio­nes me­xi­ca­nas que han lle­ga­do son co­mo los co­me­tas, traen co­la”

¿Es­ta re­la­ción se com­ple­men­ta con los tra­ta­dos co­mer­cia­les en­tre am­bos paí­ses? ¿Có­mo se in­ser­tan es­tas re­la­cio­nes con la des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía a ni­vel mun­dial?

Pulso - - Empresas & Mercados - Una en­tre­vis­ta de LEO­NAR­DO CÁR­DE­NAS H.

ATE­RRI­ZÓ en San­tia­go el pa­sa­do lu­nes 13 de ju­nio y des­de esa fe­cha su agen­da no ha pa­ra­do. El nue­vo em­ba­ja­dor de Mé­xi­co en Chi­le, Ru­bén Bel­trán Gue­rre­ro, va­lo­ró el arri­bo de las úl­ti­mas in­ver­sio­nes de em­pre­sas az­te­cas en el país.

Tal es el atrac­ti­vo que ha to­ma­do el mer­ca­do in­terno y en par­ti­cu­lar el re­tail pa­ra las em­pre­sas me­xi­ca­nas que de con­cre­tar­se los úl­ti­mos anun­cios pa­ra el pe­rio­do 2015 a 2016, los re­gis­tros de la Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía de Mé­xi­co in­di­can que la in­ver­sión su­ma­ría US$2.580 mi­llo­nes.

En efec­to, el in­ter­cam­bio co­mer­cial en­tre Mé­xi­co y Chi­le pa­ra el año 2015 fue de US$3.739 mi­llo­nes con un sal­do su­per­avi­ta­rio pa­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos de US$1.129 mi­llo­nes.

Por lo mis­mo ahí es­tá el desafío de las em­pre­sas chi­le­nas. Al me­nos Fa­la­be­lla lo­gró un pri­mer pa­so y pu­so la ban­de­ra en un mer­ca­do ca­da vez más com­pe­ti­ti­vo, al lo­grar un acuer­do con So­ria­na.

¿Cuá­les son los desafíos de las re­la­cio­nes en­tre Chi­le y Mé­xi­co en ma­te­ria de in­ver­sio­nes?

—Lle­go en un muy buen mo­men­to, cuan­do las in­ver­sio­nes re­cí­pro­cas es­tán en­con­tran­do sus pis­tas de ate­rri­za­je y lo que va­mos a ver en los pró­xi­mos años se­rá el for­ta­le­ci­mien­to de las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas in­te­gra­les. Pe­ro me pa­re­ce que las in­ver­sio­nes que es­ta­mos vien­do en Chi­le con es­ta nueva olea­da es bas­tan­te am­plia. Aho­ra lle­gan has­ta los equi­pos de fút­bol y pa­san por las far­ma­cias, las tien­das de ven­ta al de­ta­lle y las tien­das de con­ve­nien­cia. Es­ta­mos ob­ser­van­do la com­ple­men­ta­rie­dad im­por­tan­te.

¿Exis­te un ejem­plo que ra­ti­fi­que una ma­yor pro­fun­di­dad en las re­la­cio­nes co­mer­cia­les?

—La lle­ga­da de Fa­la­be­lla a Mé­xi­co me pa­re­ce que es al­go que de­be­mos des­ta­car y qué bueno que los in­ver­sio­nis­tas chi­le­nos es­tán vien­do un po­qui­to más ha­cia el nor­te. Sa­be­mos muy bien de las des­ta­ca­das in­ver­sio­nes chi­le­nas en Pe­rú, Ar­gen­ti­na y Co­lom­bia. Lo que ve­mos es que ca­da vez más las gran­des em­pre­sas chi­le­nas y me­xi­ca­nas es­tán apa­lan­can­do sus in­ver­sio­nes.

¿Cuá­les son las pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro pa­ra las nue­vas in­ver­sio­nes?

—Lo que va a su­ce­der es que es­tas gran­des em­pre­sas son co­mo los co­me­tas, traen co­la. Son los pro­vee­do­res, las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas que son las acom­pa­ñan­tes del área de ser­vi­cios, que ha­cen que el pro­ce­so sea más ri­co des­pués. He es­ta­do con­ver­san­do con al­gu­nos em­pre­sa­rios y re­pre­sen­tan­tes de py­mes chi­le­nas, y lo que ad­ver­ti­mos es que esas gran­des in­ver­sio­nes ge­ne­ran dos co­sas: la ne­ce­si­dad de acom­pa­ña­mien­to de pro­vee­do­res de ser­vi­cios y pro­duc­tos y dos: crean rit­mo y ha­cen que otras em­pre­sas de me­nor ca­la­do pien­sen que no es ma­la idea y di­gan por qué no in­ten­tar­lo. Eso es lo que va­mos a ver. Los pró­xi­mos cin­co años es­ta­rán ca­rac­te­ri­za­dos de ello. Mé­xi­co y Chi­le son eco­no­mías muy abier­tas. So­mos los paí­ses de Ame­ri­ca La­ti­na que más tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio tie­nen. —Te­ne­mos un acuer­do de ac­ción es­tra­té­gi­ca des­de ha­ce 10 años que por cier­to en no­viem­bre es pro­ba­ble que ten­ga­mos una ron­da de con­sul­tas pa­ra ana­li­zar có­mo ha avan­za­do es­te acuer­do. La me­sa es­tá pues­ta, pe­ro lo im­por­tan­te es que los co­men­sa­les es­tán lle­gan­do y sa­ben que ha­brán em­pa­na­das. Aho­ra tam­bién ha­brá ta­cos. Ade­más de un buen vino, hay un buen te­qui­la. In­de­pen­dien­te de cual­quier co­sa, pre­veo que nues­tras em­pre­sas es­ta­rán ca­da vez más aso­cia­das.

¿Qué eva­lua­ción ha­ce de que gran­des em­pre­sas co­mo Femsa o Li­ver­pool es­tén po­nien­do sus ojos en Chi­le?

—Tres co­sas: Exis­te una afi­ni­dad en­tre los em­pre­sa­rios de Chi­le y Mé­xi­co, se en­tien­den muy rá­pi­do. Per­si­guen los mis­mos ob­je­ti­vos. Lo se­gun­do es el ni­vel de es­tra­te­gia ma­cro que per­si­guen am­bos paí­ses. Am­bas son eco­no­mías abier­tas. Y la ter­ce­ra ca­rac­te­rís­ti­ca es un te­ma de pin­zas. Hay co­sas que no tie­nen re­me­dio y es­ta es una de ellas. Mé­xi­co y Chi­le es­tán des­ti­na­dos a ge­ne­rar una pin­za ha­cia el Pa­ci­fi­co y otra ha­cia el sur-nor­te. En­ton­ces esos mo­vi­mien­tos es­tra­té­gi­cos ha­cen que sean eco­no­mías com­ple­men­ta­rias. Te­ne­mos la ven­ta­ja de com­ple­men­tar­nos por las es­ta­cio­nes.

¿Qué áreas po­drían ge­ne­rar ma­yor com­pe­ne­tra­ción en­tre em­pre­sas de am­bos paí­ses?

—El éxi­to enor­me que ha te­ni­do Mé­xi­co en la in­dus­tria ae­ro­es­pa­cial, me pa­re­ce que es muy atrac­ti­vo pa­ra las em­pre­sas chi­le­nas que tam­bién es­tán que­rien­do apos­tar en es­te te­ma. Am­bos paí­ses es­tán tra­ba­jan­do en la geo­ter­mia con éxi­to, y en ener­gías al­ter­na­ti­vas, co­mo la so­lar. Lo úni­co que veo es una ma­yor con­fluen­cia. Se­gui­rán cre­cien­do las in­ver­sio­nes gran­des, pe­ro te­ne­mos que acom­pa­ñar a las py­mes pa­ra que pue­dan desa­rro­llar esos la­zos de ma­ne­ra más fuer­te. Aquí quie­ro des­ta­car un ejer­ci­cio que co­no­cí aquí en Chi­le. Mu­je­res del Pa­cí­fi­co es una ini­cia­ti­va que es­tán tra­ba­jan­do en em­pre­sas de in­no­va­ción. No veo más que opor­tu­ni­da­des. —Vi­vi­mos to­dos unos ci­clos eco­nó­mi­cos com­ple­jos por ra­zo­nes ex­tra re­gio­na­les. Es de­cir, la par­te de los com­mo­di­tes se ve afec­ta­da, pe­ro ve­mos que las ba­ses del ma­ne­jo eco­nó­mi­co son fuer­tes y só­li­das. Sa-

DES­ACE­LE­RA­CIÓN “Las ba­ses del ma­ne­jo eco­nó­mi­co son fuer­tes y só­li­das. Sa­be­mos que no hay mal que du­re 100 años”

IN­FRAES­TRUC­TU­RA “So­mos de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na que más tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio tie­nen. Te­ne­mos esa ven­ta­ja”

IN­FRAES­TRUC­TU­RA “Am­bos paí­ses tie­nen pro­gra­mas más o me­nos vi­go­ro­sos, pe­ro es­to no se ha­ce de la no­che a la ma­ña­na”

be­mos que no hay mal que du­re 100 años. Sa­be­mos que más a la cor­ta que a la lar­ga, la eco­no­mía chi­le­na ten­de­rá a cre­cer a rit­mos im­por­tan­tes. In­de­pen­dien­te­men­te de cual­quier otra co­sa, por­que los fun­da­men­tos de la eco­no­mía chi­le­na son bue­nos. Y lo mis­mo su­ce­de­rá en el ca­so de Mé­xi­co, don­de la no­ti­cia im­por­tan­te es que en los úl­ti­mos dos años se han crea­do más de dos mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo. El fo­co ama­ri­llo es que jun­tos ten­dre­mos que ha­cer un es­fuer­zo mu­cho ma­yor en ma­te­ria de in­no­va­ción y crea­ción de ca­pi­tal hu­mano. Am­bas co­sas da­rán un ras­go de ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad a nues­tras eco­no­mías. Tam­bién es­tá el re­to de la in­fraes­truc­tu­ra. Am­bos paí­ses tie­nen pro­gra­mas más o me­nos vi­go­ro­sos, pe­ro es­to no se ha­ce de la no­che a la ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.