Mi­chè­lle Lab­bé y res­ca­te de aho­rros: “Cuan­do el cin­tu­rón aprie­ta to­do sir­ve ”

Pulso - - Empresas & Mercados - CE­CI­LIA ARRO­YO A.

—Al ser con­sul­ta­da so­bre la pru­den­cia de rea­li­zar res­ca­tes, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, des­de los aho­rros en el FRP, la eco­no­mis­ta je­fe de Econ­sult, Mi­che­lle Lab­bé, no du­da: es tiem­po de apre­tar el cin­tu­rón y en­fren­tar la reali­dad. Y, cla­ro es­tá, to­do su­ma.

El mon­to que po­dría re­ti­rar­se, ¿apor­ta real­men­te a “re­la­jar” las cuen­tas fis­ca­les?

me­nos de $5.000.

No es mu­cho, sin em­bar­go, cuan­do el cin­tu­rón aprie­ta, to­do sir­ve y los US$579 mi­llo­nes son muy si­mi­la­res a los US$540 mi­llo­nes de ajus­te en el gas­to fis­cal anun­cia­do con bom­bos y pla­ti­llos y en un ti­tá­ni­co es­fuer­zo por el mi­nis­tro Val­dés en fe­bre­ro de es­te año.

-¿Val­drá la pe­na ha­cer el re­ti­ro en es­te mo­men­to o se­ria me­jor es­pe­rar?

— Creo que más va­le la pe­na ajus­tar el cin­tu­rón y en­fren­tar la reali­dad.

Con­si­de­ran­do que los ac­ti­vos del FRP nun­ca han si­do to­ca­dos, ¿es pru­den­te el uso de es­tos re­cur­sos por con­tin­gen­cias fis­ca- les ac­tua­les?

—Lo in­tere­san­te de la pre­gun­ta es que asu­me que el gas­to es in­to­ca­ble ,y por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio en­con­trar­le al­gún ti­po de fi­nan­cia­mien­to. Sin em­bar­go, cuan­do la ca­pa­ci­dad de la eco­no­mía de pro­du­cir re­cur­sos ha es­ta­do dis­mi­nu­yen­do, tal co­mo uno lo ha­ce en su pro­pio pre­su­pues­to fa­mi­liar, la pri­me­ra pre­gun­ta de­be­ría ser otra, có­mo ajus­tar­nos a las nue­vas cir­cuns­tan­cias y, por lo tan­to, có­mo apre­tar­nos el cin­tu­rón.

Lo an­te­rior es equi­va­len­te a que Ha­cien­da bus­que có­mo prio­ri­zar el gas­to y, por lo tan­to, em­pie­ce por re­cor­tar aque­llos pro­gra­mas que de acuer­do a su pro­pia eva­lua­ción no es­tán cum­plien­do con la ta­rea pa­ra la cual fue­ron crea­dos.

No me ca­be du­da que es una ta­rea di­fí­cil y po­lí­ti­ca­men­te com­pli­ca­da, pe­ro no ol­vi­de­mos que fue el mis­mo Go­bierno quien se dis­pa­ró en el pie, pro­mo­vien­do una re­for­ma tri­bu­ta­ria, y re­for­mas la­bo­ra­les y cons­ti­tu­cio- na­les que to­dos di­ji­mos que ge­ne­ra­rían in­cer­ti­dum­bre y con ello, una ba­ja en el cre­ci­mien­to con las cla­ras con­se­cuen­cias en los in­gre­sos fis­ca­les que es­ta­mos ob­ser­van­do hoy en día.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les ries­gos de ha­cer es­te res­ca­te, pa­ra el cum­pli­mien­to de obli­ga­cio­nes pre­vi­sio­na­les del fon­do?

—En el cor­to pla­zo, en la me­di­da que se cum­plan las con­di­cio­nes ex­pli­ci­ta­das en el re­gla­men­to del fon­do, no ha­bría. Sin em­bar­go, en el me­diano y lar­go pla­zo sur­gen ries­gos por dos la­dos. Por uno, si no lo­gra­mos do­mar el cre­ci­mien­to del gas­to, lo­gra­re­mos fi­nan­ciar hoy un gas­to fis­cal que se­gui­rá cre­cien­do y no se­rá fi­nan­cia­ble.

Y, en el mo­men­to que se pro­duz­ca el in­cre­men­to im­por­tan­te en las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to ex­tra de pen­sio­nes ge­ne­ra­das por la re­for­ma a la ley de pen­sio­nes de 2008, puede ser que no con­te­mos con los re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra en­fren­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.