En pri­mer aniver­sa­rio de nue­vo CEO Bol­sa de Sin­ga­pur su­fre fa­lla que obli­ga a sus­pen­der transac­cio­nes

Pulso - - Trader -

dad, bien o mal ga­na­dos, ape­nas apa­re­ce la oca­sión. Des­pres­ti­gio, a ve­ces me­re­ci­do y otras ve­ces gra­tui­to. Pro­ble­mas tri­bu­ta­rios y las le­ga­les por pla­tas po­lí­ti­cas, la ma­yor par­te de las cua­les eran men­di­ga­das por los po­lí­ti­cos a las em­pre­sas y no al re­vés. Y la guin­da de la tor­ta : ha­ce po­cas se­ma­nas un sin­di­ca­to en huel­ga ama­ne­ció un do­min­go fu­nan­do la ca­sa de un em­pre­sa­rio con bom­bas de rui­do, spray y ame­na­zas.

Las mo­ti­va­cio­nes de los gran­des em­pre­sa­rios chi­le­nos son di­fí­cil­men­te eco­nó­mi­cas. Tie­nen su fu­tu­ro re­suel­to por va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Re­co­no­ci­mien­to, sen­sa­ción de lo­gro, ga­nas de apor­tar al país, de dar em­pleo, po­der, res­pon­sa­bi­li­dad. Una mez­cla de to­do eso es lo que los mue­ve. Pe­ro, ( y es­to es es­pe­cial­men­te cier­to pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes ), si uno va a estar per­ma­nen­te­men­te a la de­fen­si­va, aguan­tan­do el bull­ying, de­ben de dar ga­nas de man­dar to­do a la cresta. Ven­der y par­tir a Mia­mi. Que se jo­dan.

Y así, es­ta­mos en se­rio ries­go de que nues­tra cla­se em­pre­sa­rial, vi­li­pen­dia­da y nin­gu­nea­da, de­je de exis­tir. Y pa­se­mos a ser, co­mo Ar­gen­ti­na, un país de ri­cos ren­tis­tas que no ge­ne­ran na­da nue­vo y sim­ple­men­te co­bran la men­sua­li­dad. Un país “R.E.N.T”. Un nom­bre que no con­ven­cía al crea­dor de la obra, has­ta que se dio cuen­ta que en in­glés sig­ni­fi­ca­ba tam­bién “des­ga­rra­do”. No hu­bo tiem­po pa­ra ce­le­bra­cio­nes. En el día en el que el CEO de la Bol­sa de Sin­ga­pur cum­plía un año en el car­go, la pla­za asiá­ti­ca su­frió una fa­lla téc­ni­ca que la obli­gó a ter­mi­nar sus ope­ra­cio­nes a só­lo dos ho­ras de co­men­zar con las transac­cio­nes. Se­gún de­ta­lló la bol­sa al mer­ca­do, la caí­da de las ope­ra­cio­nes fue pro­vo­ca­da por una fa­lla téc­ni­ca de sus sis­te­mas. La sus­pen­sión que su­frió la pla­za su­peró el lí­mi­te de cua­tro ho­ras que per­mi­te el re­gu­la­dor del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.