El he­li­cóp­te­ro mo­ne­ta­rio vuel­ve a so­nar

Eco­no­mis­tas con­cuer­dan en que la eco­no­mía de Ja­pón, da­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas, se­ría el lu­gar ideal en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro mo­derno pa­ra lle­var a ca­bo es­te ex­pe­ri­men­to, que di­ce que si un ban­co cen­tral quie­re ele­var la in­fla­ción y la pro­duc­ción, lo más e

Pulso - - Economia& Dinero - Un re­por­ta­je de LEO­NAR­DO RUIZ

JA­PÓN es­tu­vo cerca de rom­per su pro­pio ré­cord en po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pe­ri­men­tal es­ta se­ma­na. Por­que tras ser los pio­ne­ros en las ta­sas de in­te­rés ne­ga­ti­vas a ini­cios de año, en los úl­ti­mos días en To­kio so­nó con fuer­za la po­si­bi­li­dad de que el Ban­co de Ja­pón es­tu­vie­ra ges­tio­nan­do el de­but de una he­rra­mien­ta aún más con­tro­ver­ti­da: el di­ne­ro en he­li­cóp­te­ro.

Fue Mil­ton Fried­man, el fa­lle­ci­do es­ta­dou­ni­den­se ga­na­dor del No­bel de Eco­no­mía en 1976, quien hi­zo po­pu­lar la idea de un he­li­cóp­te­ro mo­ne­ta­rio, o di­ne­ro que cae del cie­lo. En 1969, el mis­mo Fried­man ex­pli­ca­ba que la teo­ría de­bía en­ten­der­se co­mo un even­to úni­co, que nun­ca se re­pi­ti­ría.

El prin­ci­pio bá­si­co del con­cep­to es que si un ban­co cen­tral quie­re ele­var la in­fla­ción y la pro­duc­ción, en una eco­no­mía que cre­ce no­to­ria­men­te por de­ba­jo de su po­ten­cial, una he­rra­mien­ta efec­ti­va se­ría sim­ple­men­te dar­le a su po­bla­ción trans­fe­ren­cias di­rec­tas de di­ne­ro.

La idea vol­vió a so­nar con fuer­za en 2002, cuan­do Ben Ber­nan­ke, el ex pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral, su­gi­rió la po­si­bi­li­dad de re­cor­tes de im­pues­tos du­ran­te una re­ce­sión, siem­pre que el go­bierno se com­pro­me­tie­ra a com­prar deu­da y evi­tar que las ta­sas de in­te­rés subie­ran. Y se­gún Bloom­berg, el mis­mo Ber­nan­ke es­ta­ría de­trás de la idea de que Ja­pón sea el co­ne­ji­llo de in­dias pa­ra es­ta idea.

Ber­nan­ke se ha­bría reuni­do es­ta se­ma­na en To­kio con au­to­ri­da­des ja­po­ne­sas del go­bierno de Shin­zo Abe, pa­ra su­ge­rir­les la idea de emi­tir bo­nos per­pe­tuos. Uno de los ase­so­res de Abe, Et­su­ro Hon­sa, di­jo que en abril ya se ha­bía reuni­do con Ber­nan­ke y que des­pués de una dis­cu­sión de una ho­ra, el es­ta­dou­ni­den­se le ad­vir­tió so­bre los ries­gos de que Ja­pón vol­vie­ra a caer en de­fla­ción. ¿La so­lu­ción? El he­li­cóp­te­ro de di­ne­ro, ha­bría di­cho Ber­nan­ke, se­ña­lan­do que se­ría la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra su­pe­rar la de­fla­ción, es­pe­cial­men­te en una eco­no­mía co­mo la de Ja­pón, que se­gún eco­no­mis­tas ten­dría las ca­rac­te­rís­ti­cas idó­neas pa­ra lle­var a ca­bo un ex­pe­ri­men­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

En el año el yen se ha apre­cia­do 14,11% con­tra el dó­lar, mien­tras que en los úl­ti­mos cin­co días, cuan­do Ber­nan­ke es­tu­vo de vi­si­ta en To­kio y se jun­tó con el par de Ja­net Ye­llen, Ha­ruhi­ko Ku­ro­da y con otro ase­sor cla­ve de Abe, Koi­chi Ha­ma­da, la mo­ne­da ja­po­ne­sa se de­pre­ció 4,61%, al­can­zan­do su me­nor ni­vel en tres se­ma­nas. Pro­ble­ma ja­po­nés “El lla­ma­do di­ne­ro de he­li­cóp­te­ro es esen­cial­men­te una for­ma al­ter­na­ti­va de ha­cer un ali­vio cuan­ti­ta­ti­vo. Es un in­ten­to por in­yec­tar li­qui­dez a la eco­no­mía. El ban­co cen­tral ha­ce que ha­ya más di­ne­ro dis­po­ni­ble pa­ra los ban­cos pa­ra que lo re­dis­tri­bu­yan en la for­ma de prés­ta­mos”, ex­pli­ca Ken Golds­tein, eco­no­mis­ta de The Con­fe­ren­ce Board. El ex­per­to agre­ga que la gen­te y las em­pre­sas que to­men esos prés­ta­mos, lue­go uti­li­za­rán el di­ne­ro pa­ra con­su­mir e in­ver­tir y así la de­man­da agre­ga­da se trans­for­ma en una “chis­pa” pa­ra ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Sin em­bar­go, los crí­ti­cos apun­tan a que el he­li­cóp­te­ro no su­ma mu­cho cre­ci­mien­to, ex­cep­to por un cor­to pe­río­do. “Ha­ce cre­cer más a la in­fla­ción que al cre­ci­mien­to y de­ja a la eco­no­mía aún más en­deu­da­da. En el ca­so de Ja­pón, se­ría in­clu­so me­nos efec­ti­vo pa­ra im­pul­sar la ex­pan­sión eco­nó­mi­ca, por­que la caí­da en la de­man­da no es el ma­yor pro­ble­ma de Ja­pón. ¿Sa­bes qué es? La in­mi­gra­ción, pe­ro los ja­po­ne­ses se opo­nen más a la in­mi­gra­ción que Do­nald Trump, aun­que por ra­zo­nes muy di­fe­ren­tes”, aña­de Golds­tein. “Con una po­bla­ción que es­tá dis­mi­nu­yen­do, la de­man­da es­tá en una de­cli­na­ción a lar­go pla­zo, que un es­tí­mu­lo eco­nó­mi­co a cor­to pla­zo, co­mo el he­li­cóp­te­ro mo­ne­ta­rio, no es ca­paz de arre­glar”, sen­ten­cia. Efec­ti­va­men­te, el nú­me­ro de ni­po­nes es­tá ca­yen­do a ta­sas preo­cu­pan­tes. Se­gún da­tos pu­bli­ca­dos es­ta se­ma­na, la po­bla­ción de más rá­pi­do en­ve­je­ci­mien­to del mun­do dis­mi­nu­yó por sép­ti­mo año con­se­cu­ti­vo en enero en 271.834 per­so­nas a 125,9 mi­llo­nes, la ci­fra más ba­ja des­de que em­pe­za­ron los re­gis­tros en 1968. Al con­tra­rio, el nú­me­ro de ex­tran­je­ros subió 5,4% a 2,17 mi­llo­nes.

El pri­mer mi­nis­tro Abe fi­jó el ob­je­ti­vo de im­pe­dir que el to­tal de la po­bla­ción cai­ga por de­ba­jo de los 100 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, y de he­cho, se­gún pro­yec­cio­nes de un pa­nel del go­bierno ni­pón, de no lo­grar que la ta­sa de na­ta­li­dad au­men­te, la fuer­za la­bo­ral po­dría re­tro­ce­der más de 40% al año 2060.

“Ja­pón es un ca­so es­pe­cial, más bien un ca­so per­di­do, y eso que la eco­no­mía fue la pri­me­ra en ex­pe­ri­men­tar con el ali­vio cuan­ti­ta­ti­vo. La pro­pues­ta de un he­li­cóp­te­ro mo­ne­ta­rio no es muy di­fe­ren­te a lo que ya es­tán ha­cien­do con un ma- yor es­tí­mu­lo fis­cal, de par­te del Ban­co de Ja­pón. No fun­cio­na­rá”, afir­ma Ch­ris Rup­key,de Mitsubishi UFJ Fi­nan­cial Group. El eco­no­mis­ta aña­de que el ver­da­de­ro di­ne­ro de he­li­cóp­te­ro es “arro­jar di­ne­ro de la ventana de un he­li­cóp­te­ro en las ca­lles pa­ra que la gen­te se aga­che y lo re­co­ja, ya que si de­po­si­tan US$10.000 en las cuen­tas ban­ca­rias de las per­so­nas, no creo que la gen­te sal­ga a gas­tar­lo, ayu­dan­do a la eco­no­mía cre­cer”.

Pa­ra Rup­key, es po­si­ble que nun­ca vea­mos a un país lle­var a la prác­ti­ca la idea del he­li­cóp­te­ro, ya que es muy ra­di­cal, pe­ro no des­car­ta que Ja­pón pue­da con­ver­tir­se en el pri­mer país en in­ten­tar­lo. Y po­dría estar en lo co­rrec­to. Tras su reunión con Ber­nan­ke en abril, el ase­sor de Abe, Et­su­ro Hon­da, le di­jo que pen­sa­ba que era ho­ra de ex­pan­dir el gas­to fis­cal y, que al mis­mo tiem­po, se to­ma­ran me­di­das de ali­vio mo­ne­ta­rio. “Le di­je que ha­bía que for­ta­le­cer los efec­tos de Abe­no­mics, pen­san­do en esa es­tra­te­gia”, ase­gu­ró.

En 1969, Fried­man ex­pli­ca­ba que la teo­ría de­bía en­ten­der­se co­mo un even­to úni­co, que nun­ca se re­pi­ti­ría.

“Los ja­po­ne­ses se opo­nen más a la in­mi­gra­ción que Trump, aun­que por ra­zo­nes muy di­fe­ren­tes”, se­ña­la un analista.

Ber­nan­ke se reunió es­ta se­ma­na con au­to­ri­da­des del go­bierno de Shin­zo Abe, pa­ra su­ge­rir­les la idea de emi­tir bo­nos per­pe­tuos.

“Si de­po­si­tan US$10 mil en las cuen­tas ban­ca­rias de las per­so­nas, no creo que sal­gan a gas­tar­los”, di­ce un eco­no­mis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.