Aten­ta­do en Ni­za: ca­mión em­bis­tió a una mul­ti­tud de­jan­do más de 70 muer­tos

De­ce­nas de per­so­nas que se en­con­tra­ban en me­dio de los fes­te­jos por el Día de la Bas­ti­lla, en la ciudad al sur de Fran­cia, mu­rie­ron atro­pe­lla­das por un con­duc­tor que lue­go fue aba­ti­do por la po­li­cía. Hay más de un cen­te­nar de he­ri­dos.

Pulso - - Actualidad & Politica - CA­TA­LI­NA GÖPEL

El ca­mión arro­lló a las per­so­nas que mar­cha­ban en Fran­cia en el día de su fies­ta na­cio­nal. —Un ca­mión atro­pe­lló a una mul­ti­tud de per­so­nas en la ciudad de Ni­za, en el sur de Fran­cia, mien­tras se en­con­tra­ban en las ce­le­bra­ción del Día de la Bas­ti­lla, pro­vo­can­do el re­torno del mie­do en Eu­ro­pa.

El ata­que te­rro­ris­ta que de­jó 77 muer­tos y 100 he­ri­dos, se pro­du­jo en el Pa­seo de los In­gle­ses, un es­pa­cio tu­rís­ti­co y al­ta­men­te con­cu­rri­do, don­de in­me­dia­ta­men­te des­pués del aten­ta­do se des­ple­gó un fuer­te con­tin­gen­te de se­gu­ri­dad y se re­co­men­dó a los fran­ce­ses per­ma­ne­cer en sus ca­sas.

El vehícu­lo que se lan­zó con gran ve­lo­ci­dad, re­co­rrió dos ki­ló­me­tros so­bre un gru­po de per­so­nas que se ha­bía reuni­do en el es­pa­cio cos­te­ro de la ciudad de Ni­za, pa­ra ver los fue­gos ar­ti­fi­cia­les con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del 14 de ju­lio.

¿Qué pa­sa? El se­gun­do ata­que te­rro­ris­ta en me­nos de un año en Fran­cia, de­jó de­ce­nas de muer­tos y cen­te­na­res de he­ri­dos, en la ciudad de Ni­za, al sur del país.

¿Có­mo ocu­rrió? Un ca­mión aro­lló a una mul­ti­tud de per­so­nas que se en­con­tra­ba ob­ser­van­do fue­gos ar­ti­fi­cia­les, con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del Día de la Bas­ti­lla.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? El pá­ni­co se apo­de­ra de los fran­ce­ses, que en los úl­ti­mos años han de­bi­do en­fren­tar tres ata­ques te­rro­ris­tas al in­te­rior de su país.

Se­gún fuen­tes po­li­cia­les, el con­duc­tor del ca­mión ha­bría si­do aba­ti­do por dis­pa­ros de per­so­nal de se­gu­ri­dad que se en­con­tra­ba en el lu­gar, pro­vo­can­do su muer­te.

Des­pués de co­no­cer­se el su­ce­so, el pre­si­den­te Fra­nçois Ho­llan­de, que se en­con­tra­ba en la ciudad de Avi­ñón, al su­res­te de Pa­rís, to­mó in­me­dia­ta­men­te un avión pa­ra di­ri­gir­se a la ca­pi­tal fran­ce­sa pa­ra asis­tir a una reunión de cri­sis que con­vo­có el mi­nis­te­rio de In­te­rior, a la que tam­bién asis­ti­rá Ma­nuel Valls, pri­mer mi­nis­tro de ese país.

Las con­do­len­cias se ex­ten­die­ron por to­do el mun­do. El Go­bierno de Chi­le re­pro­bó “ener­gé­ti­ca­men­te el bru­tal aten­ta­do per­pe­tra­do en Ni­za” y ex­pre­só sus con­do­len­cias a las fa­mi­lias de las víc­ti­mas. Ade­más, Can­ci­lle­ría ac­ti­vó el Co­mi­té de Emer- De­ce­nas de muer­tos pro­vo­có el se­gun­do aten­ta­do en Fran­cia en me­nos de un año. gen­cia por el aten­ta­do.

El pre­si­den­te del go­bierno de Es­pa­ña, Ma­riano Ra­joy, di­jo estar con­mo­cio­na­do y en­tre­gó su pé­sa­me, mien­tras el man­da­ta­rio de EEUU, Ba­rack Oba­ma, con­de­nó “lo que pa­re­ce ser un ho­rri­ble ata­que te­rro­ris­ta”.

Ch­ris­tian Es­tro­si, al­cal­de de Ni­za, ase­gu­ró que al in­te­rior del ca­mión del ata­can­te ha­bía gran can­ti­dad de ar­mas, fu­si­les y gra­na­das, lo que con­fir­mó la teo­ría de que fue un ata­que pre­me­di­ta­do.

Si bien, al cie­rre de es­ta edi­ción nin­gún gru­po te­rro­ris­ta se ha­bía ad­ju­di­ca­do el ata­que de Ni­za, sim­pa­ti­zan­tes de ISIS, ya ce­le­bra­ban lo ocu­rri­do en Fran­cia.

OLA DE ATA­QUES. Es­te es el se­gun­do ata­que te­rro­ris­ta en Fran­cia en me­nos de un año, des­pués del ocu­rri­do la no­che del pa­sa­do 13 de

no­viem­bre de 2015, don­de va­rios ata­ques sui­ci­das aso­la­ron la ca­pi­tal fran­ce­sa, ge­ne­ran­do la muer­te de 137 per­so­nas y 145 he­ri­dos. Se su­ma el ocu­rri­do el 8 y 9 de enero de 2015, al se­ma­na­rio Char­lie Heb­do y a un su­per­mer­ca­do en Pa­rís, pro­vo­can­do 14 muer­tes.

Se­gún tes­ti­gos del ata­que, va­rias per­so­nas in­ten­ta­ron im­pe­dir que el ca­mión blanco avan­za­ra en con­tra de las per­so­nas, pe­ro pro­duc­to de su al­ta ve­lo­ci­dad fue im­po­si­ble fre­nar la ma­sa­cre.

El aten­ta­do de Ni­za ocu­rre un día des­pués de que Ho­llan­de di­je­ra que el pró­xi­mo 26 de ju­lio se le­van­ta­ría el es­ta­do de ex­cep­ción que fue de­cre­ta­do en no­viem­bre pa­sa­do, tam­bién por los ata­ques te­rro­ris­tas.

Ade­más, du­ran­te el mes pa­sa­do, Fran­cia ha­bía si­do an­fi­trión de uno de los even­tos de­por­ti­vos más im­por­tan­tes a ni­vel mun­dial, la Eu­ro­co­pa. Un gran des­plie­gue mi­li­tar y de se­gu­ri­dad fue lle­va­do a ca­bo pa­ra pro­te­ger al gran nú­me­ro de asis­ten­tes que lle­ga­ron al país, aler­ta­dos por una cre­cien­te ame­na­za de ISIS, pro­vo­can­do una al­to ni­vel de inseguridad en la po­bla­ción.

Des­pués del ata­que, gri­tos de de­ses­pe­ra­ción se apo­de­ra­ron de las ca­lles de Ni­za, mien­tras un gran nú­me­ro de am­bu­lan­cias lle­ga­ban a la zo­na del su­ce­so, y los so­bre­vi­vien­tes ase­gu­ra­ban ha­ber es­cu­cha­do va­rios dis­pa­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.