Uni­ver­si­dad de Chi­le pla­nea crear su pro­pio ca­nal en TV di­gi­tal

La ca­sa de es­tu­dios ten­dría una se­ñal in­de­pen­dien­te de Chi­le­vi­sión.

Pulso - - Empresas & Mercados - KATHERINA MARAZA A.

La uni­ver­si­dad bus­ca re­to­mar el rol edu­ca­ti­vo de la TV. —La te­le­vi­sión di­gi­tal per­mi­ti­rá que nue­vos ac­to­res, ade­más de los ca­na­les ac­tua­les, pue­dan en­trar a la in­dus­tria y trans­mi­tir sus pro­pios con­te­ni­dos. To­man­do es­ta opor­tu­ni­dad es que la Uni­ver­si­dad de Chi­le ac­tual­men­te se en­cuen­tra tra­ba­jan­do en el de­sa­rro­llo de su pro­pia es­ta­ción, que mar­ca­ría su re­torno a es­ta ac­ti­vi­dad lue­go de que de­ci­die­ra ven­der su his­tó­ri­co Ca­nal 11 - hoy Chi­le­vi­sión- en la dé­ca­da de los 90 .

Así lo han con­fir­ma­do di­fe­ren­tes fuen­tes de la in­dus­tria, quie­nes de­ta­lla­ron que la idea es “crear un ca­nal des­de ce­ro”. Las mis­mas fuen­tes tie­nen dis­tin­tas opi­nio­nes res­pec­to de es­ta in­ten­ción y de la pros­pe­ri­dad del pro­yec­to.

A fa­vor es­tán quie­nes echan de me­nos la te­le­vi­sión de los pri­me­ros años en Chi­le, que trans­mi­tía con­te­ni­dos edu­ca­ti­vos y con un mar­ca­do rol de ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio. Por eso, ven una opor­tu­ni­dad de éxi­to en la pro­pues­ta.

“Está den­tro de la ofer­ta cul­tu­ral que se es­pe­ra y que pro­mue­ve de la te­le­vi­sión di­gi­tal. Con es­ta tec­no­lo­gía van a en­trar nue­vos ac­to­res que apun­ta­rán a dis­tin­tos ni­chos y se está dan­do un es­pa­cio a to­dos ellos”, ex­pli­ca una fuen­te.

Otro en­ten­di­do di­ce que “me pa­re­ce fan­tás­ti­co. Era el gran ob­je­ti­vo de la ley de TV di­gi­tal que mu­chos nue­vos ac­to­res se in­cor­po­ren a la ofer­ta pro­gra­má­ti­ca de te­le­vi­sión y si es cul­tu­ral mu­cho me­jor pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de nues­tra TV chi­le­na”.

La Ca­sa de Be­llo ini­ció sus trans­mi­sio­nes ex­pe­ri­men­ta­les en 1954, pos­te­rior­men­te, en 1970, re­ci­bió fre­cuen­cias pro­pias, jun­to a TVN, la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Val­pa­raí­so, con el ob­je­ti­vo de for­ma­li­zar esas mis­mas trans­mi­sio­nes. A co­mien­zos de la dé­ca­da de los 90 el es­ce­na­rio se pu­so cuesta arri­ba ya que el Es­ta­do de­jó de sub­ven­cio­nar es­tos ca­na­les y los pri­va­dos apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad. Por es­te mo­ti­vo en 1993 la U. de Chi­le de­ci­dió ce­der por 25 años la ges­tión de es­ta red, que lue­go de al­gu­nos años se con­vir­tió en Chi­le­vi­sión.

Es­ta si­tua­ción es la que cau­sa re­ce­lo en otros ac­to­res de la in­dus­tria, quie­nes ar­gu­men­tan que si el ca­nal ya fra­ca­só una vez por mo­ti­vos fi­nan­cie­ros, ac­tual­men­te “con los ni­ve­les de in­ver­sión re­que­ri­dos pa­ra crear un ca­nal nue­vo, su­ma­do a la ali­caí­da tor­ta pu­bli­ci­ta­ria, el pa­no­ra­ma no pa­re­ce me­jo­rar”, ex­pli­ca­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.