El Gran Her­mano de la edu­ca­ción,

Con el pro­yec­to de re­for­ma es ne­ce­sa­rio in­te­rro­gar­se acer­ca de has­ta dón­de de­be in­ter­ve­nir el Es­ta­do en la edu­ca­ción su­pe­rior.

Pulso - - Portada - por M. Jesús Wulf y Felipe Röss­ler.

men­sa­je del pro­yec­to, bus­can otor­gar “… una ma­yor ca­pa­ci­dad coor­di­na­do­ra de to­das las ins­ti­tu­cio­nes del sec­tor y de sus fun­cio­nes, y for­ta­le­ce las ca­pa­ci­da­des del Es­ta­do”, ca­pa­ci­da­des que po­nen pe­li­gro­sa­men­te en ries­go la au­to­no­mía de las ins­ti­tu­cio­nes y las li­ber­ta­des pro­pias de to­do sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior y, ade­más, po­nen en ries­go la na­tu­ra­le­za téc­ni­ca que de­be im­pe­rar en es­te. Ejem­plo de es­to es co­mo el pro­yec­to re­em­pla­za la ac­tual Co­mi­sión Na­cio­nal de Acre­di­ta­ción por el Con­se­jo pa­ra la Ca­li­dad. Es­te Con­se­jo, a di­fe­ren­cia de la ac­tual Co­mi­sión, ten­drá un do­mi­nio de la au­to­ri­dad po­lí­ti­ca, to­da vez que se­rá el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca el que nom­bre al pre­si­den­te de su di­rec­to­rio. De es­ta for­ma, los pro­ce­sos de acre­di­ta­ción po­drían ver­se con­ta­mi­na­dos por el ar­bi­trio de la au­to­ri­dad con­tin­gen­te, que, por ejem­plo, po­dría im­pul­sar la de­ci­sión de no can­ce­lar la acre­di­ta­ción de una ins­ti­tu­ción con el ob­je­to de no asu­mir el cos­to po­lí­ti­co que ello im­pli­ca. Es por es­to que re­sul­ta com­ple­jo en­ten­der por qué el mi­nis­te­rio in­sis­te en ha­cer­se car­go de asun­tos que ne­ce­sa­ria­men­te de­ben res­guar­dar su per­fil téc­ni­co pa­ra así evi­tar dis­tor­sio­nes del sis­te­ma.

Si bien to­dos as­pi­ra­mos a me­jo­rar la ca­li­dad del sis­te­ma edu­ca­cio­nal del país, de­be­mos ser rea­lis­tas en los pla­zos y me­ca­nis­mos que ele­gi­mos pa­ra ello. En es­te sen­ti­do, lla­ma la aten­ción la op­ción que ha ele­gi­do el Go­bierno pa­ra im­ple­men­tar el nue­vo sis­te­ma de acre­di­ta­ción. La acre­di­ta­ción que apli­ca­rá el nue­vo Con­se­jo se­rá obli­ga­to­ria e in­cor­po­ra­ría di­men­sio­nes tam­bién irre­nun­cia­bles, co­mo la ges­tión, in­ves­ti­ga­ción, vin­cu­la­ción con el me­dio, et­cé­te­ra, di­men­sio­nes que si bien re­sul­tan es­pe­ra­bles pa­ra to­da ins­ti­tu­ción, son esen­cial­men­te apli­ca­bles a las uni­ver­si­da­des com­ple­jas (aque­llas que des­ti­nan re­cur­sos y par­te im­por­tan­te de su fun­cio­na­mien­to a la in­ves­ti­ga­ción) y no a las do­cen­tes, que son el ma­yor nú­me­ro de ins­ti­tu­cio­nes que te­ne­mos en nues­tro país. Sin du­da, es­to no so­lo afec­ta­rá a es­tas úl­ti­mas ins­ti­tu­cio­nes, sino que al­te­ra la po­si­ble di­ver­si­dad del sis­te­ma, el cual ope­ra y cu­bre a gran par­te de los es­tu­dian­tes de Chi­le gra­cias a la ope­ra­ti­vi­dad de ins­ti­tu­cio­nes con dis­tin­tos ni­ve­les de com­ple­ji­dad. cie­ras de las ins­ti­tu­cio­nes les per­mi­tan el cum­pli­mien­to de sus fi­nes. Am­bas fun­cio­nes, muy loa­bles pa­ra al­gu­nos, evi­den­cian el fin de es­ta re­for­ma: ¡que el Es­ta­do sea el Gran Her­mano de la edu­ca­ción su­pe­rior! Pa­ra quie­nes re­cor­da­mos el fe­nó­meno de es­te pri­mer reality show, nos re­sul­ta­rá sim­ple ver la si­mi­li­tud de es­te hit te­le­vi­si­vo con la pro­pues­ta del Go­bierno. “Big Brot­her” fue el pri­mer pro­gra­ma que gra­bó las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des que ha­cía un gru­po de per­so­nas du­ran­te las 24 ho­ras del día. Un no­ve­do­so pro­gra­ma que por pri­me­ra vez se en­tro­me­tía en la pri­va­ci­dad de las per­so­nas, que es­ta­ban dis­pues­tas a ello a cam­bio de un cuan­tio­so pre­mio. El pro­ble­ma de la re­for­ma es que ese cuan­tio­so pre­mio no exis­te y las cá­ma­ras del Es­ta­do es­ta­rán preo­cu­pa­das del ac­tuar de ca­da una de las ins­ti­tu­cio­nes, li­mi­tan­do su au­to­no­mía y po­nien­do en ja­que su de­sa­rro­llo.

No ca­be du­da que de­be­mos me­jo­rar la ac­tual ins­ti­tu­cio­na­li­dad de la edu­ca­ción su­pe­rior. Ca­sos co­mo la Uni­ver­si­dad del Mar no de­ben re­pe­tir­se en nues­tro sis­te­ma, sin em­bar­go, de­be­mos pre­gun­tar­nos has­ta dón­de es­ta­mos dis­pues­tos a avan­zar en el po­der que se le en­tre­ga al Es­ta­do. Si bien pa­ra mu­chos el Es­ta­do es lo más cer­cano a una di­vi­ni­dad, mu­chos cree­mos que es­te de­be te­ner un ac­tuar li­mi­ta­do y de­be en­tre­gar las ga­ran­tías ne­ce­sa­rias pa­ra que los pri­va­dos pue­dan desa­rro­llar pro­yec­tos edu­ca­ti­vos que per­mi­tan di­ver­si­fi­car el sis­te­ma. Por ello, nos pa­re­ce pe­li­gro­so te­ner es­te Gran Her­mano de la edu­ca­ción su­pe­rior, el cual, de no ser con­te­ni­do en la tra­mi­ta­ción del pro­yec­to, po­dría lle­nar de cá­ma­ras a las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.