Ries­go de lon­ge­vi­dad y au­men­to de pen­sio­nes

El me­ca­nis­mo de un se­gu­ro de lon­ge­vi­dad pue­de en­ten­der­se co­mo una ren­ta vi­ta­li­cia di­fe­ri­da que cu­bra la “cuar­ta edad”.

Pulso - - Opinion - MAR­CO MO­RA­LES

los fon­dos acu­mu­la­dos en la AFP, el Es­ta­do asu­me el ries­go de lon­ge­vi­dad por me­dio de la co­ber­tu­ra del Pi­lar So­li­da­rio (pa­ra aque­llos ele­gi­bles de acuer­do con su ni­vel so­cio-eco­nó­mi­co).

Lo an­te­rior im­pli­ca que si bien el ries­go de lon­ge­vi­dad está cu­bier­to pa­ra quie­nes se pen­sio­nan ba­jo ren­ta vi­ta­li­cia y pa­ra quie­nes cu­ya pen­sión es cu­bier­ta por el Es­ta­do, que­da des­cu­bier­to pa­ra to­dos los que op­tan por re­ti­ro pro­gra­ma­do. Por otra par­te, en to­dos los ca­sos, la ne­ce­si­dad de cu­brir pen­sio­nes en eda­des avan­za­das (por so­bre los 85 años, por ejem­plo), ne­ce­sa­ria­men­te ha­ce que las pen­sio­nes sean me­no­res a lo lar­go de to­da la eta­pa de re­ti­ro, in­de­pen­dien­te de si la per­so­na su­pera o no la ex­pec­ta­ti­va de vi­da con que fue cal­cu­la­da su pen­sión.

Una so­lu­ción al pro­ble­ma de lon­ge­vi­dad, que a su vez per­mi­ti­ría un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en las pen­sio­nes a lo lar­go de to­da la eta­pa de re­ti­ro, co­rres­pon­de al se­gu­ro de lon­ge­vi­dad pro­pues­to por la ex su­per­in­ten­den­te de Pen­sio­nes, So­lan­ge Bers­tein, y desa­rro­lla­do en Bers­tein, Mo­ra­les y Puen­te (2015) “Rol de un se­gu­ro de lon­ge­vi­dad en Amé­ri­ca La­ti­na: ca­sos de Chi­le, Co­lom­bia, Mé­xi­co y Pe­rú”.

Di­cho se­gu­ro de lon­ge­vi­dad se fun­da en la idea de que los even­tos de ba­ja pro­ba­bi­li­dad -co­mo vi­vir so­bre 85 años- de­ben ser cu­bier­tos por un se­gu­ro (con los be­ne­fi­cios de di­ver­si­fi­ca­ción de ries­go en­tre los dis­tin­tos ase­gu­ra­dos), mien­tras la eta­pa has­ta los 85 años de­be­ría cu­brir­se con aho­rro, ya que la ma­yor par­te de los pen­sio­na­dos vi­vi­rán has­ta di­cha edad.

En tér­mi­nos prác­ti­cos, es­te se­gu­ro pue­de en­ten­der­se co­mo una ren­ta vi­ta­li­cia di­fe­ri­da (con­tra­ta­da a la edad de re­ti­ro) que cu­bre la “cuar­ta edad”, in­de­pen­dien­te si el pen­sio­na­do con­tra­tó un re­ti­ro pro­gra­ma­do o una ren­ta vi­ta­li­cia al re­ti­rar­se. El fi­nan­cia­mien­to de es­te se­gu­ro se­ría in­de­pen­dien­te de la co­ti­za­ción que ha­ce­mos al fon­do de pen­sio­nes de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual. dad tie­ne co­mo pri­me­ra ven­ta­ja el pro­por­cio­nar co­ber­tu­ra de lon­ge­vi­dad a to­dos los pen­sio­na­dos, en par­ti­cu­lar a quie­nes con­tra­tan un re­ti­ro pro­gra­ma­do cu­ya pen­sión dis­mi­nu­ye gra­dual­men­te a lo lar­go de su eta­pa de re­ti­ro.

Adi­cio­nal­men­te, da­do que la cuar­ta edad está cu­bier­ta por el se­gu­ro de lon­ge­vi­dad, los fon­dos acu­mu­la­dos en la AFP pue­den des­ti­nar­se a pa­gar ma­yo­res pen­sio­nes en­tre la edad de re­ti­ro y la edad a la que co­mien­ce a pa­gar el se­gu­ro de lon­ge­vi­dad. Es de­cir, al te­ner ase­gu­ra­do el fi­nan­cia­mien­to de la úl­ti­ma eta­pa de la vi­da, po­de­mos dis­tri­buir nues­tro aho­rro pre­vi­sio­nal en el pe­río­do que te­ne­mos una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de es­tar vi­vos y dis­fru­tar de pen­sio­nes ma­yo­res da­do que de­be­mos fi­nan­ciar un me­nor nú­me­ro de años con es­te fon­do.

Fi­nal­men­te, es im­por­tan­te des­ta­car que de­pen­dien­do de si el pen­sio­na­do es hom­bre o mu­jer, así co­mo del nú­me­ro de be­ne­fi­cia­rios y mo­da­li­dad de pen­sión se­lec­cio­na­da a la edad de re­ti­ro, el au­men­to en pen­sión pue­de lle­gar a ni­ve­les sig­ni­fi­ca­ti­vos cer­ca­nos a un 25% res­pec­to de las ob­te­ni­das ba­jo el sis­te­ma ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.