“¿In­ter­na­cio­na­li­za­ción? Es­ta­mos abier­tos a cual­quier al­ter­na­ti­va”

Pulso - - Empresas & Mercados -

Ha men­cio­na­do pun­tos po­si­ti­vos de la ley, pe­ro ¿qué pun­tos ve que se po­dría ha­ber tra­ba­ja­do más?

—En el pro­yec­to de ley he­mos ido por aque­llos te­mas que des­de el pun­to de vis­ta del país era ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio de to­car. Hay al­gu­nos as­pec­tos que no es­tán mal re­suel­tos, pe­ro hay que ver có­mo la ley y los re­gla­men­tos se ha­cen car­go de al­gu­nas apren­sio­nes que te­ne­mos, por ejem­plo, las com­pen­sa­cio­nes. Pa­ra te­ner una bue­na ca­li­dad de ser­vi­cio no so­la­men­te ne­ce­si­tas un ga­rro­te, sino que ne­ce­si­tas una za­naho­ria tam­bién y hay que en­ten­der muy bien que la ca­li­dad de ser­vi­cio de­pen­de del ope­ra­dor y de­pen­de muy fuer­te­men­te del di­se­ño del sis­te­ma, y hay que par­tir de la ba­se que el di­se­ño de es­te no de­pen­de del ope­ra­dor, sino de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía. El te­ma com­pen­sa­cio­nes obe­de­ce a un te­ma de jus­ti­cia con el clien­te fi­nal, y sue­na ab­so­lu­ta­men­te ló­gi­co que si a mi me in­te­rrum­pen el ser­vi­cio no lo ten­ga que pa­gar; sin em­bar­go, no hay sis­te­ma per­fec­to o, por lo me­nos, no se re­mu­ne­ra un sis­te­ma per­fec­to. Un sis­te­ma per­fec­to de­be­ría te­ner no un N-1, sino un N-2 y N-3 pa­ra que eso es­tu­vie­ra a to­do even­to. Aho­ra, se eli­gió ese equi­li­brio de tres ve­ces, pe­ro lo po­si­ti­vo o lo que te­ne­mos que ver que ac­túe es que se ha es­ta­ble­ci­do con mu­cha más fuer­za un es­tán­dar de ca­li­dad de ser­vi­cio, don­de de fac­to se di­ce: “es­to no es ser­vi­cio de ca­li­dad 100%, es un ser­vi­cio que per­mi­te una fa­lla anual de cier­to ran­go, y si us­ted está en ese ran­go no tie­ne com­pen­sa­cio­nes”. Eso es bueno por­que de al­gu­na ma­ne­ra re­fle­ja que es un sis­te­ma nor­mal; se­gun­do, que tie­ne lí­mi­tes de can­ti­dad de di­ne­ro pa­ra el ta­ma­ño de la em­pre­sa.

¿Ve al­gún otro pun­to?

—El otro te­ma, que ob­via­men­te afec­tó muy fuer­te a Transelec, es el sis­te­ma de va­ria­ción de la ta­sa de des­cuen­to, que es un te­ma cen­tral en la ta­ri­fa de trans­mi­sión. Cuan­do vi­mos que ese as­pec­to es­ta­ba in­clui­do en el pro­yec­to de ley ob­via­men­te le preo­cu­pó a los ac­cio­nis­tas por­que el ne­go­cio de­pen­de mu­chí­si­mo de la ta­ri­fa que está de­trás; sin em­bar­go, si bien el im­pac­to ha si­do fuer­te tam­bién de­bo de­cir que era de to­da ló­gi­ca no por un afán de ba­jar ta­ri­fas, sino por afán de con­sis­ten­cia re­gu­la­to­ria. Los otros son as­pec­tos me­no­res y téc­ni­cos, que son par­te del es­fuer­zo le­gis­la­ti­vo.

En la tra­mi­ta­ción del pro­yec­to de ley, ¿se sin­tie­ron es­cu­cha­dos?

—Lo úni­co que no fue to­ma­do en cuen­ta en el Se­na­do, y no por una ra­zón téc­ni­ca sino po­lí­ti­ca, fue nues­tro plan­tea­mien­to de que nos pa­re­cía de to­da ló­gi­ca que se le­van­ta­ra la res­tric­ción que es to­tal­men­te asi­mé­tri­ca pa­ra los que ac­tual­men­te es­tán en trans­mi­sión de no po­der in­ver­tir en los otros seg­men­tos del sis­te­ma eléc­tri­co, en ge­ne­ra­ción y dis­tri­bu­ción. Esa res­tric­ción obe­de­cía a te­mas his­tó­ri­cos que hoy día no es­tán pre­sen­tes y que el más res­trin­gi­do y afec­ta­do es Transelec -con nom­bre y ape­lli­do-, por­que otras com­pa­ñías dis­tri­bui­do­ras pue­den in­ver­tir has­ta un 8% en trans­mi­sión y Transelec no pue­de te­ner nin­gu­na in­ver­sión en otro seg­men­to.

Cuan­do di­ce de cor­te po­lí­ti­co ¿a qué se re­fie­re?

—A que hoy día es­ta­mos fren­te a ca­sos de co­lu­sión de em­pre­sas pri­va­das, en dis­cu­sio­nes de pro­bi­dad muy gran­des, por lo tan­to creo que en el am­bien­te rei­na una preo­cu­pa­ción tre­men­da­men­te gran­de.

¿Los con­tro­la­do­res de Transelec que­da­ron tran­qui­los con el desen­la­ce del pro­yec­to de ley?

—La opi­nión es más o me­nos si­mi­lar. Aho­ra vie­ne una eta­pa en que te­ne­mos que con­cen­trar­nos a ver có­mo re­cu­pe­ra­mos el va­lor per­di­do o las ex­pec­ta­ti­vas de va­lor per­di­do. A na­die le gus­ta per­der va­lor co­mo com­pa­ñía pe­ro tam­bién pa­re­ce de ló­gi­ca re­gu­la­to­ria el cam­bio que se hi­zo - tal co­mo que­dó, no tal co­mo par­tió-. Tal co­mo que­dó vuel­ve a dar in­cen­ti­vos pa­ra la in­ver­sión fu­tu­ra. — UNO de los te­mas a los que está de­di­ca­do el ge­ren­te ge­ne­ral de Transelec es a la bús­que­da de ne­go­cios internacionales, par­ti­cu­lar­men­te en Pe­rú y Co­lom­bia. En es­te sen­ti­do, in­di­ca que den­tro de es­te año es­pe­ran par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en las licitaciones del país ve­cino y no des­car­tan una ad­qui­si­ción, siem­pre y cuan­do se pre­sen­te la opor­tu­ni­dad co­rrec­ta.

¿Có­mo avan­zan en su in­ter­na­cio­na­li­za­ción?

—No­so­tros es­ta­mos mi­ran­do ac­ti­va­men­te paí­ses que nos brin­den se­gu­ri­da­des re­gu­la­to­rias co­mo la chi­le­na y que ten­gan un per­fil de ries­go/re­torno pa­re­ci­do o me­jor al que tie­ne Chi­le.

¿La idea se­ría en­trar por pro­yec­tos green­field o ad­qui­si­cio­nes?

—Cual­quie­ra. Pa­ra cual­quier in­ver­sio­nis­ta es atrac­ti­vo com­prar brown­field por­que tie­nen su equi­po, su co­no­ci­mien­to está ar­ma­do y el es­fuer­zo de ins­ta­lar­se es mu­cho me­nor. A ve­ces la ren­ta­bi­li­dad es me­nor pe­ro tam­bién el ries­go. Eso siem­pre es pre­fe­ri­ble, pe­ro en eco­no­mías que dan ga­ran­tías y son atrac­ti­vas y la li­qui­dez de cier­tos ac­to­res ha­ce la com­pe­ten­cia muy fuer­te, en­ton­ces siem­pre es­ta­mos en un es­ce­na­rio don­de na­die quiere ven­der y to­dos com- prar, pe­ro es­ta­mos abierto a cual­quier al­ter­na­ti­va.

En la ca­so de in­gre­sar con un pro­yec­to des­de ce­ro, ¿en­tra­rían con un so­cio?

—Eso hay que ver­lo ca­so a ca­so. En los green­field, una de las co­sas que uno apren­de es nun­ca sub­es­ti­mar las con­di­cio­nes lo­ca­les. Una de las co­sas que aplau­do de los ac­cio­nis­tas de Transelec es ha­ber for­ta­le­ci­do el ma­na­ge­ment lo­cal, en Transelec no hay nin­gún ex­pa­tria­do, ellos apos­ta­ron y entendieron que el com­po­nen­te lo­cal pa­ra en­ten­der la reali­dad lo­cal es vi­tal, y lo mis­mo ha­ce­mos no­so­tros en Transelec; en­ton­ces si bien te­ne­mos una ca­pa­ci­dad y co­no­ci­mien­to del ne­go­cio y de la ope­ra­ción, otra co­sa es rea­li­zar pro­yec­tos fue­ra de Chi­le. Se­gu­ra­men­te no­so­tros mi­ra­ría­mos la coope­ra­ción, no sé si a tra­vés de una aso­cia­ción, hay dis­tin­tas ma­ne­ras de coope­rar con so­cios lo­ca­les.

COM­PEN­SA­CIO­NES “No exis­te un sis­te­ma per­fec­to o por lo me­nos no se re­mu­ne­ra un sis­te­ma per­fec­to”.

APER­TU­RA DE LA LEY “Nos pa­re­cía ló­gi­co le­van­tar la res­tric­ción, to­tal­men­te asi­mé­tri­ca, pa­ra que las trans­mi­so­ras en­tren a otros seg­men­tos”.

EFEC­TOS DE LA LEY “Aho­ra vie­ne una eta­pa en que te­ne­mos que con­cen­trar­nos a ver có­mo re­cu­pe­ra­mos el va­lor per­di­do”. NE­GO­CIOS FUE­RA DE CHI­LE “No­so­tros es­ta­mos mi­ran­do ac­ti­va­men­te paí­ses que nos brin­den se­gu­ri­dad re­gu­la­to­ria co­mo la de Chi­le”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.