“Es­ta­mos fren­te a una bom­ba de tiem­po. Ne­ce­si­ta­mos una sa­li­da cons­ti­tu­cio­nal a la cri­sis”

Pulso - - Actualidad & Politica - Una en­tre­vis­ta de CA­TA­LI­NA GÖPEL

LA CRI­SIS en Ve­ne­zue­la ha lle­ga­do a ni­ve­les his­tó­ri­cos. Des­de el ám­bi­to hu­ma­ni­ta­rio, la es­ca­sez de in­su­mos bá­si­cos en sa­lud y el des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos han ge­ne­ra­do una de­ba­cle po­cas ve­ces vis­ta en Su­da­mé­ri­ca, que hoy gol­pea al país con una de las ma­yo­res re­ser­vas de pe­tró­leo en el mun­do. El fin de se­ma­na, más de 100 mil ve­ne­zo­la­nos cru­za­ron nue­va­men­te la fron­te­ra pa­ra com­prar pro­duc­tos que en su te­rri­to­rio prác­ti­ca­men­te ya no exis­ten. Gri­tos, fi­las, sa­queos y ma­ni­fes­ta­cio­nes ya son par­te del pai­sa­je que se pue­de ver día a día en el país con una eco­no­mía des­mo­ro­na­da, en la que los ni­ve­les de in­fla­ción es­ca­lan ca­da vez más al­to. Des­de el pun­to de vis­ta de la opo­si­ción, la rea­li­za­ción del re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio con­tra el Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, pa­re­ce ser la úni­ca sa­li­da. Tan­to así, que ayer, tres ex mi­nis­tros del fa­lle­ci­do Hu­go Chá­vez y un ge­ne- ral en re­ti­ro se ma­ni­fes­ta­ron a fa­vor de la me­di­da cons­ti­tu­cio­nal que bus­ca im­pe­dir una sa­li­da vio­len­ta a la cri­sis.

Pa­ra el dipu­tado y pre­si­den­te de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te de De­sa­rro­llo So­cial de la Asam­blea Na­cio­nal de Ve­ne­zue­la, Ma­nuel Pi­za­rro, la si­tua­ción es “una bom­ba de tiem­po” que ne­ce­si­ta de ma­ne­ra ur­gen­te una sa­li­da elec­to­ral, la que se en­mar­ca en la rea­li­za­ción del re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio.

¿En qué es­ta­do se en­cuen­tra la cri­sis ve­ne­zo­la­na?

—Co­mo país es­ta­mos vi­vien­do, sin du­da, nues­tra peor cri­sis so­cial y eco­nó­mi­ca. Una cri­sis que tie­ne su di­men­sión po­lí­ti­ca en el con­flic­to en­tre los po­de­res, y en la lu­cha de la gran ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos por re­vo­car el man­da­to de quie­nes es­tán go­ber­nan­do. Un po­der ad­qui­si­ti­vo pul­ve­ri­za­do, una ca­pa­ci­dad de aho­rro des­trui­da y un apa­ra­to pro­duc­ti­vo inexis­ten­te. Una di­men­sión so­cial que ha­ce que au­men­te nue­va­men­te la po­bre­za ex- tre­ma. El úl­ti­mo es­tu­dio de opi­nión re­fle­ja­ba que cer­ca del 50% de los en­cues­ta­dos es­ta­ba co­mien­do dos ve­ces al día o me­nos en sus ca­sas. Eso ha­ce que es­te­mos fren­te a una bom­ba de tiem­po, ne­ce­si­ta­mos una sa­li­da cons­ti­tu­cio­nal a la cri­sis, de for­ma pa­cí­fi­ca y elec­to­ral.

¿Cuán­to más pue­de aguan­tar es­ta si­tua­ción?

—Creo que los pro­ce­sos son pro­ce­sos. Lo que sí que­da muy cla­ro es que hay ne­ce­si­dad de una sa­li­da por una vía pa­ci­fi­ca y el re­fe­ren­do es la he­rra­mien­ta que per­mi­te que no ten­ga­mos bar­ba­ries y que no va­ya es­to a un cli­ma de des­or­den so­cial ab­so­lu­to. Acá, ¿cuán­to tiem­po más se pue­de aguan­tar? No lo sé. Lo que que­da cla­ro es que to­dos es­ta­mos en una bom­ba de tiem­po.

Y en cuan­to a la eco­no­mía, ¿qué pa­sa con eso?

—Es­ta­mos en ab­so­lu­ta re­ce­sión eco­nó­mi­ca, vi­vien­do una in­fla­ción des­bor­da­da. No te­ne­mos na­da que en­vi­diar­le a paí­ses en cri­sis de otros con­ti­nen­tes. A no­so­tros, el po­der ad­qui­si­ti­vo, ter­mi­na sien­do ab­so- lu­ta­men­te in­su­fi­cien­te con una in­fla­ción que está por en­ci­ma del 700%. Una ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va que de­pen­de de las im­por­ta­cio­nes, y de la im­por­ta­ción es­ta­tal, por­que el pri­va­do está dis­mi­nui­do so­lo al 8% de su ca­pa­ci­dad, y un dé­fi­cit fis­cal de ca­si US$20 mi­llo­nes, yo di­ría que es una eco­no­mía en sus peo­res con­di­cio­nes.

¿Qué pue­den ha­cer o es­tán ha­cien­do co­mo cla­se po­lí­ti­ca?

—He­mos pa­sa­do una bue­na par­te de nues­tra vi­da en la or­ga­ni­za­ción del re­cla­mo. En­ten­de­mos que ofre­cer al­ter­na­ti­vas no es na­da más que el diag­nós­ti­co, pe­ro he­mos ve­ni­do pre­sen­tan­do una se­rie de pro­pues­tas que la mio­pía gu­ber­na­men­tal de­tie­ne. Pre­sen­ta­mos un pro­yec­to pa­ra la re­cep­ción de la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, abrir ca­na­les es­pe­cí­fi­cos pa­ra el in­gre­so de me­di­ci­nas esen­cia­les a nues­tro país, me­ca­nis­mos de la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal. Es­to fue ve­ta­do y fre­na­do por el Go­bierno na­cio­nal.

¿En qué se en­fo­can hoy en­ton­ces?

—En la exi­gen­cia y el re­cla­mo por el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal al re­vo­ca­to­rio, que tras­cien­de de la me­ra pro­tes­ta se­ma­nal o del ejer­ci­cio de ca­lle y la con­sig­na. Va más bien al es­que­ma pro­fun­do de la or­ga­ni­za­ción en co­mu­ni­da­des, por­que aquí el ár­bi­tro no es ár­bi­tro. Aquí cuan­do tú te con­fron­tas an­te el Go­bierno, te con­fron­tas an­te to­dos los po­de­res del Es­ta­do, y la úni­ca for­ma de su­pe­rar­lo es co­mo se hi­zo con la va­li­da­ción del 1%. Hu­bo que cru­zar ríos, ro­dar ho­ras de ca­rre­te­ras pa­ra po­der lle­gar a una má­qui­na de va­li­da­ción. Or­ga­ni­zar gru­pos de vo­lun­ta­rios pa­ra tras­la­dar­los de un si­tio a otro, por dis­tan­cias ab­sur­das plan­tea­das por el ár­bi­tro elec­to­ral pa­ra ha­cer im­po­si­ble la ta­rea. To­do es­to lo ha­ce­mos sin de­jar de pro­po­ner, sin de­jar de exi­gir en el plano de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, pe­ro en­ten­dien­do que si no cam­bia el Go­bierno y no cam­bia el mo­de­lo, no hay for­ma de re­sol­ver los pro­ble­mas lo­ca­les.

Pe­ro da­das las di­fi­cul­ta­des ¿qué es­pe­ran­zas hay so­bre el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio?

—Es­ta­mos a dos eta­pas del re­fe­ren­do. He­mos su­pe­ra­do la en­tre­ga de las pla­ni­llas, la con­sig­na­ción, la re­co­lec­ción y la va­li­da­ción de las fir- mas y aho­ra es­ta­mos a la es­pe­ra de la con­vo­ca­to­ria pa­ra el 20% de vo­lun­ta­des, que es el re­cla­mo en el que es­ta­mos hoy. In­me­dia­ta­men­te des­pués, vie­ne la eta­pa fi­nal del re­vo­ca­to­rio que es el pe­rio­do de los 90 días en los cua­les se ha­ce cam­pa­ña y elec­ción. To­das las es­pe­ran­zas y ex­pec­ta­ti­vas es­tán pa­ra rea­li­zar­lo es­te año. El re­vo­ca­to­rio se­rá fru­to de nues­tra ca­pa­ci­dad de pe­lear­lo, de exi­gir­lo y de re­cla­mar­lo. No­so­tros he­mos plan­tea­do es­to,

EL ES­TA­DO DE LA ECO­NO­MÍA “Un po­der ad­qui­si­ti­vo pul­ve­ri­za­do, una ca­pa­ci­dad de aho­rro des­trui­da y un apa­ra­to pro­duc­ti­vo inexis­ten­te”.

AGU­DI­ZA­CIÓN DE LA CRI­SIS “El úl­ti­mo es­tu­dio de opi­nión re­fle­jó que cer­ca de 50% de los en­cues­ta­dos co­me dos ve­ces al día o me­nos”

co­mo una so­lu­ción exis­ten­cial en­ten­dien­do el cli­ma de cri­sis, y la bom­ba de tiem­po so­bre la cual es­ta­mos sen­ta­dos. No hay un es­ce­na­rio don­de está en dis­cu­sión si se ha­ce o no el re­vo­ca­to­rio; pa­ra no­so­tros es una reali­dad.

Y en ese ca­so, ¿quién se­ría el pró­xi­mo lí­der pa­ra Ve­ne­zue­la?

—Yo creo que esa es una dis­cu­sión que tie­ne sus tiem­pos. Sin du­da te­ne­mos a Hen­ri­que Ca­pri­les co­mo nues­tro re­fe­ren­te, quien ha en­ca­be­za­do to­do es­te pro­ce­so del re­vo­ca­to­rio. Pe­ro creo que esa es una dis­cu­sión de tiem­pos en la po­lí­ti­ca, y en un es­que­ma po­si­ble pre­si­den­cial hay un es­ce­na­rio de pri­ma­rias, de de­ci­sio­nes in­ter­nas, creo que no sir­ve dis­cu­tir qué hay al otro la­do del puen­te, sin cru­zar el puen­te.

RE­FE­REN­DO CON­TRA MA­DU­RO “No hay un es­ce­na­rio don­de es­té en dis­cu­sión si se ha­ce o no el re­vo­ca­to­rio. Es una reali­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.