E-com­mer­ce, nue­vo desafío pa­ra las py­mes,

Pulso - - Portada - por Jo­sé To­más In­fan­te

DES­DE el 1 de agos­to las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas -de los sec­to­res geo­grá­fi­cos ur­ba­nos­se in­te­gra­rán al sis­te­ma de fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca, si­tua­ción que vie­ne a rom­per una de las pri­me­ras ba­rre­ras pa­ra la in­te­gra­ción al co­mer­cio on­li­ne. Aho­rro de tiem­po, cos­to, es­pa­cio y pa­pel, son so­lo al­gu­nos de los be­ne­fi­cios que ofre­ce es­ta nue­va re­gu­la­ción, ade­más de in­te­grar a em­pre­sas de di­fe­ren­tes áreas al mun­do di­gi­tal. Pe­ro, ¿las py­mes han evo­lu­cio­na­do ha­cia es­ta nue­va for­ma de co­mer­cia­li­za­ción? Hoy las mi­cro, pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas re­pre­sen­tan ca­si al 90% de las com­pa­ñías del país, ci­fra más que representativa si ha­bla­mos de di­ver­si­fi­car las pla­ta­for­mas de ne­go­cios. Por su par­te, el co­mer­cio on­li­ne ha ido en au­men­to, cre­cien­do en 30% anual. A es­to se su­ma el ma­yor ac­ce­so a in­ter­net que han ex­pe­ri­men­ta­do los usua­rios, su­peran­do los 13 mi­llo­nes de per­so­nas. Sin em­bar­go, es­te es un cam­bio nue­vo pa­ra las py­mes, que aún no han sa­bi­do adap­tar­se a es­te nue­vo com­por­ta­mien­to, ya que ape­nas el 5% del pe­que­ño co­mer­cio ha des­ple­ga­do su pre­sen­cia de ven­tas en ca­na­les on­li­ne. Es así co­mo las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas de- ben to­mar es­ta opor­tu­ni­dad que en­tre­ga la era di­gi­tal y ver sus ven­ta­jas. Uti­li­zar pla­ta­for­mas so­cia­les co­mo Fa­ce­book, Twit­ter o Youtu­be es fun­da­men­tal pa­ra que las pe­que­ñas mar­cas den un pa­so más en la re­la­ción con sus clien­tes y fans. Es­to las ayu­da a de­fi­nir có­mo y cuán­do quie­ren interactuar con su pú­bli­co, per­mi­tién­do­les con­tar his­to­rias que den sen­ti­do e im­pul­sen una de­ter­mi­na­da mar­ca. Ade­más, ya no es ne­ce­sa­rio un es­pa­cio fí­si­co. eBay, Ama­zon, Mer­ca­do Li­bre son al­gu­nos ejem­plos que de­mues­tran que te­ner una tien­da no es re­qui­si­to pa­ra el éxi­to, sien­do tam­bién una ven­ta­ja pa­ra aque­llos que no dis­po­nen de un es­pa­cio pro­pio, aho­rran­do cos­tos y am­plián­do­se a nue­vos pú­bli­cos y seg­men­tos. De es­ta ma­ne­ra, es evi­den­te el po­ten­cial que exis­te pa­ra que las py­mes ex­pan­dan sus for­mas de ne­go­cio y se abran a nue­vos mer­ca­dos. Es­tas de­ben es­tar cons­cien­tes de la opor­tu­ni­dad que en­fren­tan en la me­di­da que vean sus di­fe­ren­cias co­mo una ven­ta­ja, se ca­pa­ci­ten y sal­gan a bus­car el know how, apro­ve­chan­do el aná­li­sis que ofre­ce in­ter­net, per­dien­do el mie­do y ha­cien­do fren­te a nue­vas al­ter­na­ti­vas de co­mer­cia­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.