Match point

El alen­ta­dor pro­ce­so que vi­ve Argentina con Ma­cri no es un he­cho ais­la­do en la re­gión. Afor­tu­na­da­men­te se es­tán pro­du­cien­do otros “pun­tos de par­ti­do” en dis­tin­tos paí­ses.

Pulso - - Opinion - —por MAR­TÍN BE­NÍ­TEZ—

LA PRE­MIA­DA pe­lí­cu­la de Woody Allen, “Match Point”, se ba­sa en una ana­lo­gía con un par­ti­do de te­nis, don­de en el úl­ti­mo pun­to del par­ti­do la pe­lo­ta pe­ga en la red y exis­te igual pro­ba­bi­li­dad de que cai­ga en cual­quier la­do de la can­cha; el re­sul­ta­do de es­to de­ter­mi­na la de­rro­ta o el triun­fo. Es­ta re­fe­ren­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca pue­de te­ner un sí­mil con lo que es­tá ocu­rrien­do en el mun­do. Por un la­do, te­ne­mos el re­sul­ta­do dra­má­ti­co del Bre­xit, don­de por un es­tre­cho mar­gen ga­nó la op­ción y se abrió una ver­da­de­ra ca­ja de Pandora de to­da ín­do­le con con­se­cuen­cias in­sos­pe­cha­das, que por lo pron­to ha re­dun­da­do en la des­truc­ción de ri­que­za que se acer­ca a ci­fras de tri­llo­nes. Por otro la­do, ve­mos lo que pa­sa en La­ti­noa­mé­ri­ca, don­de en al­gu­nos ca­sos, me­dian­te elec­cio­nes muy ajus­ta­das, triun­fan o su­fren de­rro­tas dra­má­ti­cas vi­sio­nes de país ra­di­cal­men­te opues­tas.

En es­te as­pec­to, el ca­so de Argentina es el más de­ci­dor. La elec­ción pa­sa­da, que en un prin­ci­pio se dispu­taba en­tre tres can­di­da­tos “pro mer­ca­do”, fue mi­gran­do a una de con­ti­nui­dad; re­cor­de­mos que el com­pa­ñe­ro de fór­mu­la de Scio­li con­tra Ma­cri al fi­nal fue Zan­ni­ni (sí, el del vi­deo del avión), un su­je­to que au­gu­ra­ba la man­ten­ción del mo­de­lo kirch­ne­ris­ta.

El re­sul­ta­do es­tá a la vis­ta: Argentina pa­só de ha­cer no­ti­cia por la muer­te de un fis­cal el día an­tes de com­pa­re­cer en el Con­gre­so con­tra el Go­bierno, ama­gos de incendio en la ofi­ci­na del pre­si­den­te del

Lea­ve

¿Qué ha pa­sa­do? El nue­vo Go­bierno ar­gen­tino del Pre­si­den­te Ma­cri ha he­cho cam­bios que han sor­pren­di­do in­clu­so a los más op­ti­mis­tas.

¿Cuál es la pro­yec­ción? La si­tua­ción del país tras­an­dino no cons­ti­tu­ye un he­cho ais­la­do en la re­gión, sino más bien una ten­den­cia.

¿Có­mo se ob­ser­va el fu­tu­ro? De una ma­ne­ra con­sis­ten­te el po­pu­lis­mo es­tá per­dien­do te­rreno y se es­tán crean­do las ba­ses pa­ra go­bier­nos con otra mi­ra­da po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. des­ta­ca­ble. Por años tu­vo un sis­te­ma ju­di­cial que per­mi­tió la im­pu­ni­dad de per­so­na­jes co­mo Lá­za­ro Báez, Cris­tó­bal Ló­pez, y tan­tos otros que te­nían una ver­da­de­ra aso­cia­ción pú­bli­co-pri­va­da pa­ra de­lin­quir. Pe­ro es­to es­tá cam­bian­do a una ve­lo­ci­dad que sor­pren­de has­ta a los más op­ti­mis­tas. Se ve a los otro­ra to­do­po­de­ro­sos fun­cio­na­rios kirch­ne­ris­tas des­fi­lar por tri­bu­na­les o de­re­cha­men­te con un vis­to­so cha­le­co an­ti­ba­las, un cas­co y gri­lle­tes, co­mo en el ca­so de Jo­sé Ló­pez. Es­to no hace más que alen­tar la idea de que el pro­ce­so de reali­nea­mien­to de Argentina en el ca­mino al desa­rro­llo es una rea­li­dad.

El alen­ta­dor pro­ce­so que vi­ve Argentina no es un he­cho ais­la­do. Afor­tu­na­da­men­te en la re­gión es­ta­mos te­nien­do otros “pun­tos de par­ti­do”: Pe­rú con su elec­ción es un ca­so cla­ro, pe­ro tam­bién lo es Bra­sil, don­de en un pro­ce­so con­tem­pla­do en la Cons­ti­tu­ción se de­ci­dió sus­pen­der a la Pre­si­den­ta Rous­seff (ca­si con se­gu­ri­dad el 28 de agos­to de ma­ne­ra per­ma­nen­te). Y va­mos a ver qué pa­sa en Ve­ne­zue­la o Ecua­dor.

Los “match point” en la re­gión los es­tá per­dien­do con­sis­ten­te­men­te el po­pu­lis­mo y se es­tán crean­do las ba­ses pa­ra que emer­jan go­bier­nos con mi­ra­da de país, fo­co en el cre­ci­mien­to, desa­rro­llo y de­mo­cra­cia. Los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros es­tán re­cién to­man­do no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.