Vi­cen­te La­zen: “Si es que los afi­lia­dos se vie­ron be­ne­fi­cia­dos, es po­co pro­ba­ble que la su­pe­rin­ten­den­cia ter­mi­ne san­cio­nan­do”

¿En EEUU es­to tie­ne lí­mi­tes?

Pulso - - Empresas & Mercados - PAU­LI­NA BRESCHI H.

Aler­ta Los da­tos re­ve­la­dos acer­ca de la participación de las AFP, ge­ne­ra­ron la aler­ta en en re­gu­la­dor.

EL RE­MA­TE. Con un libro le­van­ta­do en­tre la no­che pre­via y las pri­me­ras ho­ras del miér­co­les, BTG Pac­tual se lle­vó el 2,17% de Fa­la­be­lla que ofre­ció La­rrai­nVial, en un re­ma­te en que am­bas par­tes pu­ja­ron has­ta que la pri­me­ra se ad­ju­di­có el pa­que­te a $ 4.715 por ac­ción, unos US$380 mi­llo­nes en to­tal. Al fin de la ope­ra­ción, el di­rec­tor de fi­nan­zas cor­po­ra­ti­vas de La­rrai­nVial, Jo­sé Mi­guel Barros, di­jo: “No co­no­ce­mos quie­nes son los com­pra­do­res que con­cu­rrie­ron con la otra co­rre­do­ra, por lo tan­to no pue­do de­cir si la ca­li­dad de su libro es igual de bue­na que la ca­li­dad del libro que ha­bía­mos ar­ma­do jun­to a Gold­man Sachs”. —La do­ble ins­crip­ción de las AFP en los li­bros de ór­de­nes del re­ma­te de Fa­la­be­lla abrió el de­ba­te so­bre si las ad­mi­nis­tra­do­ras ve­la­ron por el be­ne­fi­cio de los afi­lia­dos. Pa­ra Vi­cen­te La­zen, ex in­ten­den­te de fis­ca­li­za­ción de la S. de Pen­sio­nes, en ge­ne­ral es­te ti­po de com­por­ta­mien­to es be­ne­fi­cio­so los afi­lia­dos.

¿Exis­te re­gu­la­ción que con­tro­le es­to?

—Per­so­nal­men­te no creo que ha­ya un pro­ble­ma re­gu­la­to­rio, por lo me­nos des­de la pers­pec­ti­va del sis­te­ma de pen­sio­nes, con­si­de­ran­do que el ob­je­ti­vo de es­ta do­ble ins­crip­ción bus­ca bá­si­ca­men­te ge­ne­rar una ten­sión com­pe­ti­ti­va en­tre los dis­tin­tos ofe­ren­tes: BTG Pac­tual y La­rrai­nVial y esa ten­sión com­pe­ti­ti­va fi­nal­men­te ter­mi­na fa­vo­re­cien­do a los afi­lia­dos. En par­ti­cu­lar, no exis­te una im­po­si­ción ex­plí­ci­ta res­pec­to tan­to a las ofer­tas pú­bli­cas de ac­cio­nes de ad­qui­si­ción y las ofer­tas ini­cia­les, en cuan­to al re­que­ri­mien­to de que se ins­cri­ba en un libro de pos­tu­ra.

¿Son li­bres de ins­cri­bir­se en cuán­tos li­bros quie­ran?

—Es así co­mo yo lo en­tien­do.

¿Exis­te al­gún pro­ble­ma en que las AFP se mue­van en blo­ques?

—Creo que no, sino que por el con­tra­rio. Des­de la pers­pec­ti­va del ase­gu­ra­mien­to de las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra los afi­lia­dos, la ma­yor par­te de las ve­ces ese com­por­ta­mien­to es be­ne­fi­cio­sos pa­ra ellos. Es cier­to que al­gu­nos ac­to­res del mer­ca­do pue­den que­jar­se por­que exis­te un com­por­ta­mien­to, por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra, pa­ra­le­lo de par­te de las AFP y que eso le re­du­ce el po­der de ne­go­cia­ción a la con­tra­par­te. Pe­ro, ya es­ta­mos pa­san­do a un área que no es ne­ce­sa­ria­men­te de re­gu­la­ción del sis­te­ma de pen­sio­nes, sino que del mer­ca­do de ca­pi­ta­les en ge­ne­ral. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que cuan­do se co­lo­can ac­cio­nes o se hace una ofer­ta pú­bli­ca de ad­qui­si­ción o se ven­den pa­que­tes ac­cio­na­rios, las AFP no son los úni­cos clien­tes. Hace mu­cho tiem­po que el po­der que tie­nen las AFP no es un po­der mo­no­pó­li­co.

—Por el con­tra­rio, di­ría que in­clu­so es más li­bre que en Chi­le, por­que en Chi­le hay una re­gla­men­ta­ción que es más de­ta­lla­da de par­te de las bol­sas; en EEUU se le da mu­cha dis­cre­cio­na­li­dad a los agentes in­ter­me­dia­rios, que son en es­te ca­so agentes co­lo­ca­do­res o dis­tri­bui­do­res, pa­ra es­ta­ble­cer cuá­les son las con­di­cio­nes del libro de ór­de­nes. In­clu­so po­drían ha­cer­lo a de­do. Y eso es per­fec­ta­men­te fac­ti­ble en el re­gla­men­to nor­te­ame­ri­cano y aquí en Chi­le eso no es así, hay un libro y tie­nen que es­ta­ble­cer­se cier­tos ór­de­nes de pre­la­ción. Creo que en es­te as­pec­to en par­ti­cu­lar, no es ne­ce­sa­ria una re­gu­la­ción adi­cio­nal.

¿Es un com­por­ta­mien­to nor­mal?

—Es un com­por­ta­mien­to nor­mal en que los dis­tin­tos ac­to­res, en pri­mer lu­gar es­tán pro­te­gien­do los pro­pios in­tere­ses, en el ca­so de BTG y La­rrai­nVial, de sus clien­tes Fa­la­be­lla, y de ellos mis­mos. Y en el ca­so de las AFP de los afi­lia­dos. No hay un po­der mo­no­pó­li­co en­tre BTG y La­rrai­nVial por­que am­bos es­tán pu­jan­do por el mis­mo pa­que­te, y en el ca­so de las AFP no hay un po­der mo­no­pó­li­co, por­que aún cuan­do ac­túen en for­ma pa­ra­le­la, no es­toy di­cien­do que ha­yan ac­tua­do de for­ma pa­ra­le­la, hay otros ac­to­res que tam­bién son con­tra­par­te de los agentes in­ter­me­dia­rios, es de­cir, no son los úni­cos pre­sen­tes en ese libro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.