In­se­gu­ri­dad y te­rro­ris­mo ge­ne­ran grie­tas en la ca­rre­ra pre­si­den­cial fran­ce­sa

Tras los ata­ques te­rro­ris­tas ocu­rri­dos hace una se­ma­na en Ni­za, Fran­cia en­fren­ta uno de los peo­res mo­men­tos de los úl­ti­mos años. Gol­pea­dos por los aten­ta­dos, las crí­ti­cas de par­te de los pre­sun­tos can­di­da­tos a la pre­si­den­cia del país no se hi­cie­ron es­pe­ra

Pulso - - Actualidad & Politica - Un re­por­ta­je de CATALINA GÖPEL

FRAN­CIA se es­tá frag­men­ta­do de ca­ra a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pró­xi­mo año. Hoy se cum­ple una se­ma­na des­de el ata­que en que un ca­mión, con Moha­med Lahouaiej Bouh­lel al vo­lan­te, de­jó 84 muer­tos y más de 300 he­ri­dos du­ran­te la ce­le­bra­ción del fe­ria­do na­cio­nal por el Día de la Bas­ti­lla en la ciu­dad de Ni­za. Con es­te, en me­nos de dos años los fran­ce­ses ha­brán su­fri­do tres ata­ques te­rro­ris­tas y si se ob­ser­va des­de 2013, la ci­fra as­cien­de a más de diez.

Las pro­fun­das fi­su­ras que pe­ne­tran a la cla­se po­lí­ti­ca de ese país, que­da­ron en evi­den­cia es­ta se­ma­na en la jor­na­da en que se con­vo­có un mi­nu­to de si­len­cio por las víc­ti­mas de Ni­za. 60 se­gun­dos en los so­lo se es­cu­chó el cons­tan­te re­cla­mo, llan­tos y gri­tos de par­te de los 42 mil asis­ten­tes que pe­dían la di­mi­sión y lla­ma­ban “ase­sino” al pri­mer mi­nis­tro, Ma­nuel Valls.

Los úl­ti­mos ata­ques te­rro­ris­tas han abier­to una bre­cha en­tre los ciu­da­da­nos fran­ce­ses y su ac­tual go­bierno. Tan­to así que un son­deo pú­bli­co ela­bo­ra­do por el ins­ti­tu­to Ifop pa­ra el pe­rió­di­co con­ser­va­dor Le Fi­ga­ro, re­ve­ló que 8 de ca­da 10 fran­ce­ses des­con­fían de la po­lí­ti­ca antiterrorista de Fra­nçois Ho­llan­de.

Y a nue­ve me­ses de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de abril de 2017 en Fran­cia, el ofi­cia­lis­mo en­fren­ta su peor mo­men­to. Si bien la in­se­gu­ri­dad y los ata­ques te­rro­ris­tas ga­nan el pri­mer lu­gar en el lis­ta­do de do­lo­res de ca­be­za de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, el len­to cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y las al­tas ta­sas de des­em­pleo vie­nen a co­ro­nar las crí­ti­cas.

La Ca­rre­ra Pre­si­den­cial Los re­pro­ches por la fal­ta de in­se­gu­ri­dad no se han he­cho es­pe­rar des­de el Fren­te Na­cio­nal (FN) de Ma­ri­ne Le Pen. Tan pron­to co­mo el Es­ta­do Is­lá­mi­co reivin­di­có los ata­ques de Ni­za, la vir­tual can­di­da­ta a la pre­si­den­cia y lí­der de ul­tra­de­re­cha sa­lió a de­nun­ciar las ne­gli­gen­cias del Go­bierno de Ho­llan­de, en un dis­cur­so don­de los dar­dos tam­bién apun­ta­ron al pre­sun­to candidato del par­ti­do Los Re­pu­bli­ca­nos ( LR), Ni­co­las Sar­kozy: “es inad­mi­si­ble es­cu­char aho­ra a la opo­si­ción dan­do lec­cio­nes, que hace cin­co años es­ta­ba en el po­der y es res­pon­sa­ble del caos que co­no­ce nues­tro país”, di­jo Le Pen.

El dis­cur­so del FN se em­po­de­ra ca­da vez más de una so­cie­dad don­de abun­da el enojo, el pe­si­mis­mo y el mie­do. Atrás que­da­ron los días en que el ata­que del 7 de enero de 2015 al se­ma­na­rio Char­lie Heb­do, hi­zo aflo­rar el má­xi­mo na­cio­na­lis­mo de una na­ción gol­pea­da. Fue­ron días en los que la ad­mi­nis­tra­ción de Ho­llan­de, a jui­cio de Kit Ni­choll, ana­lis­ta de se­gu­ri­dad pa­ra Fran­cia de IHS en Lon­dres, vi­vió el pa­trio­tis­mo y la eu­fo­ria, en un país que so­cial­men­te era más fuer­te, pe­ro don­de el Go­bierno dis­fru­tó de su po­pu­la­ri­dad du­ran­te so­lo un mo­men­to. Aho­ra “es la tor­men­ta per­fec­ta, mu­cho enojo en ge­ne­ral y len­to cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que han si­do in­ca­paz de re­ver­tir. El des­em­pleo que per­ma­ne­ce en un ré­cord so­bre el 10% y el pro­ble­ma de se­gu­ri­dad si­gue, por­que de­ci­die­ron pro­lon­gar el es­ta­do de emer­gen­cia, que de­bía ter­mi­nar el 26 de ju­lio, por otros seis me­ses”, di­jo Ni­choll.

Fran­cia su­ma más de 250 muer­tos

Los úl­ti­mos ata­ques te­rro­ris­tas han abier­to una bre­cha en­tre los ciu­da­da­nos fran­ce­ses y su ac­tual go­bierno.

en ac­tos te­rro­ris­tas en me­nos de un año y me­dio, don­de el aten­ta­do en Ni­za agi­ta ca­da vez más el dé­ba­te po­lí­ti­co. El par­ti­do del ex pre­si­den­te Sar­kozy y el de Le Pen, a jui­cio de los ana­lis­tas, pue­den ser lo más be­ne­fi­cia­dos de ca­ra a las pri­ma­rias por par­ti­dos que se dispu­tarán en no­viem­bre de es­te año.

Se­gún los úl­ti­mos son­deos pu­bli­ca­dos por la pren­sa fran­ce­sa, una even­tual se­gun­da vuel­ta con un candidato del Fren­te Na­cio­nal es­ta­ría ca­da vez más cer­ca de la rea­li­dad. El par­ti­do de Le Pen cuen­ta con una in­ten­ción de vo­to cer­ca­na al 27%, mien­tras que pa­ra Los Re­pu­bli­ca­nos, Sar­kozy con una in­ten­ción de vo­to de 65%, sue­na co­mo fa­vo­ri­to por so­bre el ex pri­mer mi­nis­tro, Alain Jup­pé con 52%.

“En mi opi­nión el que ga­ne la elec­ción de lí­de­res en no­viem­bre se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te de Fran­cia, y ga­na­rá las lla­ves del Pa­la­cio del Elí­seo”, di­jo Ni­choll, agre­gan­do que Le

Pen tam- bién ten­dría la opor­tu­ni­dad de pas ar a una se­gun­da ron­da.

Fren­te a una cre­cien­te ola de crí­ti­cas, el Go­bierno ha sa­li­do a la de­fen­si­va lla­man­do a la dig­ni­dad de los par­ti­dos a no sa­car pro­ve­cho de úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos, aña­dien­do que las me­di­das de se­gu­ri­dad ya fue­ron to­ma­das, con la vi­gi­lan­cia cen­tra­da en es­pa­cios tu­rís­ti­cos, pla­yas, lu­ga­res pa­ra even­tos de­por­ti­vos y mu­si­ca­les, con 10 mil mi­li­ta­res des­ple­ga­dos en las ca­lles jun­to a gen­dar­mes y po­li­cías, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia en su má­xi­ma ca­pa­ci­dad y la ex­ten­sión del es­ta­do de emer­gen­cia.

Desafíos eco­nó­mi­cos Al igual que en Chi­le, el Go­bierno de Ho­llan­de in­ten­ta sa­car a flo­te su re­for­ma laboral, con nue­vas re­gu­la­cio­nes que per­mi­tan au­men­tar las ho­ras de tra­ba­jo con una com­pen­sa­ción mí­ni­ma, en­tre otros cam­bios que ha­rían más fá­cil pa­ra las em­pre­sas la eli­mi­na­ción de pues­tos de tra­ba­jo. El pro­yec­to es con­si­de­ra­do co­mo la pie­dra an­gu­lar de Ho­llan­de en sus es­fuer­zos por re­du­cir el des­em­pleo en Fran­cia. Ya lo­gró su­pe­rar el obs­tácu­lo par­la­men­ta­rio lue­go de que el Eje­cu­ti­vo uti­li­za­ra los po­de­res cons­ti­tu­cio­na­les es­pe­cia­les pa­ra em­pu­jar el pro­yec­to de ley en la legislatura, fren­te a una opo­si­ción sos­te­ni­da por el pro­pio par­ti­do so­cia­lis­ta del Pre­si­den­te. Las con­tro­ver­sias ge­ne­ra­das so­bre es­te pro­yec­to han do­mi­na­do las por­ta­das de ese país, os­cu­re­cien­do el for­ta­le­ci­mien­to de la eco­no­mía y evi­den­cian­do una ta­sa de apro­ba­ción en un mí­ni­mo his­tó­ri­co de 13% pa­ra Ho­llan­de en ma­yo.

Pe­ro du­ran­te es­te mes, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), tam­bién re­cla­mó a Fran­cia re­for­mas adi­cio­na­les pa­ra es­ti­mu­lar la crea­ción de em­pleos, ya que una so­li­di­fi­ca­ción de la eco­no­mía fran­ce­sa, ha­ría que el país ga­lo cre­cie­ra cer­ca de 1,5% du­ran­te 2016 y 2017.

Así, la rea­li­dad po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca que en­fren­ta la po­bla­ción fran­ce­sa es ar­dua, por lo que las pro­pues­tas de los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia ga­la se­rán cla­ves pa­ra pre­ver có­mo se­rá el pró­xi­mo man­da­to en París. Por aho­ra, Ma­ri­ne Le Pen, pro­me­te “erra­di­car el is­la­mis­mo ra­di­cal” y ex­pul­sar a cual­quier per­so­na con­de­na­da en el país que ten­ga do­ble na­cio­na­li­dad; Alain Jup­pé pi­de “pa­sar a la ve­lo­ci­dad su­pe­rior con­tra el te­rro­ris­mo” y Ni­co­las Sar­cozy dice que “la lu­cha hay que plan­tear­la en los tér­mi­nos de que son ellos o no­so­tros”.

“Es la tor­men­ta per­fec­ta, mu­cho enojo en ge­ne­ral, len­to cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que han si­do in­ca­paz de re­ver­tir”, di­jo un ana­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.