“En la me­di­da que lo que ha he­cho es­te Go­bierno se vea co­mo al­go pa­sa­je­ro, tem­po­ral, las ex­pec­ta­ti­vas irán me­jo­ran­do”

Aten­dien­do al nom­bre del se­mi­na­rio, ¿cuál cree que es el ti­po de so­cie­dad que los chi­le­nos quie­ren?

Pulso - - En Portada - In­cer­ti­dum­bre res­pec­to del cam­bio que rea­li­za­ba ese país? es­tos cua­tro años de Go­bierno?

ex­pues­tos a nue­vos shocks. Es­ta­dos Uni­dos es­tá mu­cho más avan­za­do en la re­cu­pe­ra­ción, qui­zás com­ple­ta­men­te re­cu­pe­ra­do. Pe­ro no tie­ne mu­cho es­pa­cio de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ya que las con­di­cio­nes del res­to del mun­do no se lo per­mi­ten. Es­to no quie­re de­cir que Es­ta­dos Uni­dos es­té ha­cien­do po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pa­ra el res­to del mun­do, sino que en­tien­de que, de apre­tar las ta­sas, su mo­ne­da se pue­de apre­ciar fuer­te­men­te en es­te con­tex­to.

Al­gu­nos ana­lis­tas se­ña­lan que ta­sas per­ma­nen­te­men­te ba­jas des­alien­tan la in­ver­sión e im­pul­san la en­tre­ga de di­vi­den­dos, ¿es cier­to?

—Ese es un te­ma de se­gun­do or­den y tie­ne la cau­sa­li­dad al re­vés. Una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las cua­les las ta­sas es­tán ba­jas es por­que la in­ver­sión es­tá ba­ja. El te­ma de los di­vi­den­dos es una ma­ne­ra de trans­for­mar ren­ta va­ria­ble en un ins­tru­men­to más pa­re­ci­do a ren­ta fi­ja, que es lo que es­tá es­ca­so en el mun­do.

¿Có­mo afec­ta­ría un cam­bio de es­te es­ce­na­rio de ta­sas ba­jas, a los bo­nos que han si­do el re­fu­gio de los in­ver­sio­nis­tas hoy en día?

—El im­pac­to se­ría enor­me. El mun­do no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra una subida rá­pi­da de ta­sas, pe­ro por eso mis­mo creo que es po­co pro­ba­ble, ex­cep­to co­mo un pá­ni­co tran­si­to­rio, co­mo en el “ta­per tan­trum”

¿Có­mo es­tá vien­do la si­tua­ción de Chi­na? ¿ya pa­só la eta­pa de

—Es­tá bas­tan­te más cal­ma­do que ha­ce al­gu­nos me­ses. Han po­di­do de­pre­ciar su mo­ne­da en for­ma or­de­na­da y sus po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas han da­do fru­to, o al menos pos­pues­to una des­ace­le­ra­ción abrup­ta.

¿Có­mo ob­ser­va la elec­ción en EEUU?

—Uff. Qué op­cio­nes… Nun­ca pen­sé que di­ría es­to, pe­ro oja­lá ga­ne Hi­llary Clin­ton.

¿Qué ries­gos o más bien, qué cam­bios se po­drían pre­ver con una victoria de Trump que es­tá por mo­di­fi­car la sen­da ac­tual de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se?

—Aún con­fío en la sa­bi­du­ría del cen­tro ame­ri­cano. Si lle­ga­se vo­tar por Trump, es­pe­ro que los de­mó­cra­tas ga­nen el se­na­do (y vi­ce­ver­sa). En ese ca­so, no ha­brá da­ño per­ma­nen­te.

¿Qué le pa­re­ció la gra­tui­dad uni­ver­si­ta­ria anun­cia­da por Clin­ton? ¿Es fac­ti­ble, es ne­ce­sa­ria?

—Es­to fue una res­pues­ta po­lí­ti­ca a una pro­pues­ta del po­pu­lis­ta San­ders. Pe­ro el pro­gra­ma de ella es ra­zo­na­ble, en el sen­ti­do de que es­tá con­cen­tra­do só­lo en aque­llos es­tu­dian­tes de re­cur­sos ba­jos. El po­pu­lis­mo en sí no es ma­lo co­mo ex­pre­sión cla­ra de los do­lo­res de una so­cie­dad. El pro­ble­ma ocu­rre cuan­do es­tas ex­pre­sio­nes se trans­for­man di­rec­ta­men­te en po­lí­ti­cas pú­bli­cas, sin un fil­tro res­pon­sa­ble. —To­dos que­re­mos una so­cie­dad so­li­da­ria, tra­ba­ja­do­ra, y res­pe­tuo­sa de los de­re­chos de la po­bla­ción con­tem­po­rá­nea y fu­tu­ra. No es en las pre­fe­ren­cias a es­te ni­vel de abstracción don­de es­tán las gran­des di­fe­ren­cias.

¿Dón­de es­ta­rían en­ton­ces esas di­fe­ren­cias?

— Hay quie­nes pien­san y en­tien­den más que otros las res­tric­cio­nes eco­nó­mi­cas de lo­grar es­tos ob­je­ti­vos. Creo que los gran­des erro­res se co­me­ten cuan­do se con­fun­den ins­tru­men­tos con ob­je­ti­vos. Por ejem­plo, do­blar el sa­la­rio mí­ni­mo es un ins­tru­men­to, no el ob­je­ti­vo, que es su­bir el in­gre­so de la gen­te de menores re­cur­sos. Y pue­de no ser el me­jor ins­tru­men­to en un con­tex­to de ba­ja ac­ti­vi­dad. To­do es­to no quie­re de­cir que to­dos pen­se­mos exac­ta­men­te igual y ten­ga­mos ob­je­ti­vos per­fec­ta­men­te ali­nea­dos. Pe­ro si uno mi­ra los gran­des erro­res, no pa­re­cen ve­nir de es­tas di­fe­ren­cias de pre­fe­ren­cias sino de pro­ble­mas téc­ni­cos.

¿Cuán­ta im­por­tan­cia se le de­be otor­gar al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co?

—Es­te no es un ob­je­ti­vo en sí mis­mo, pe­ro es un ins­tru­men­to cru­cial en lo­grar esos ob­je­ti­vos su­pe­rio­res. Más aún, ge­ne­ral­men­te cuan­do se plan­tea co­mo al­go que se pue­de sa­cri­fi­car pa­ra lo­grar más rá­pi­da­men­te otros ob­je­ti­vos que pue­den apa­re­cer co­mo más ur­gen­tes, es el co­mien­zo de una ma­la de­ci­sión.

¿Eso su­ce­dió en Chi­le con es­te Go­bierno, y por eso ha de­caí­do la ta­sa de cre­ci­mien­to?

—No sé si en es­te Go­bierno se pen­só en sa­cri­fi­car la ta­sa de cre­ci­mien­to pa­ra lo­grar otros ob­je­ti­vos. Sin te­ner co­no­ci­mien­to de cau­sa, des­de la dis­tan­cia me pa­re­ce que sim­ple­men­te no se pen­só en la eco­no­mía… o se pen­só mal.

¿Son ex­clu­yen­tes el preo­cu­par­se por la de­sigual­dad y el cre­ci­mien­to? ¿Se de­be ele­gir uno u otro?

—Al re­vés, son com­ple­men­ta­rios. Es más fá­cil cre­cer en una so­cie­dad igua­li­ta­ria, si es­to úl­ti­mo se ha lo­gra­do con los ins­tru­men­tos ade­cua­dos, y es más fá­cil ser igua­li­ta­rio si se tie­nen los re­cur­sos.

¿Qué mo­de­lo ob­ser­va ud. en el país con el ac­tual Go­bierno?

—¿Mo­de­lo? Nin­guno. So­lo una co­lec­ción de ideas po­pu­lis­tas an­ti­cua­das. Lo he di­cho en mu­chas oca­sio­nes, es­te Go­bierno es un sín­to­ma, co­mo la fie­bre. Es im­por­tan­te que el sis­te­ma po­lí­ti­co y la so­cie­dad chi­le­na eva­lúen bien por qué lle­ga­mos a es­ta si­tua­ción y có­mo pre­ve­nir que se re­pi­ta.

¿Ten­drá una vi­gen­cia más allá de

—Oja­lá que no. La fie­bre si du­ra mu­cho tiem­po de­ja de ser un sín­to­ma y se trans­for­ma en un mal en sí mis­ma.

¿Ese es el mis­mo sín­to­ma que hu­bo en Venezuela? ¿Hay un pe­li­gro de que Chi­le trans­for­me la fie­bre en en­fer­me­dad?

—Sin lu­gar a du­das Venezuela es un ca­so de ex­tre­ma gra­ve­dad. Afor­tu­na­da­men­te creo que es­ta­mos a años luz de esa si­tua­ción. Nues­tras ins­ti­tu­cio­nes son mu­cho más se­rias. Sim­ple­men­te es­ta­mos pa­san­do por un mal go­bierno.

¿Es­te Go­bierno se en­fo­có en va­rias re­for­mas y la eco­no­mía se re­sin­tió, cree que fue por cul­pa de ello, o co­mo ex­pli­ca el Go­bierno es el es­ce­na­rio ex­terno?

—Los dos fac­to­res im­por­tan, pe­ro en com­bi­na­ción son peor que la su­ma de ellos por se­pa­ra­do. Cuan­do el país re­que­ría ma­yor fle­xi­bi­li­dad, cer­ti­dum­bre, y op­ti­mis­mo, da­da la si­tua­ción ex­ter­na com­ple­ja, se hi­zo exac­ta­men­te lo con­tra­rio.

¿Es efec­ti­vo que los paí­ses cuan­do au­men­tan su PIB (Pro­duc­to In­terno Bru­to) per cá­pi­ta se es­tan­can en cuan­to a cre­ci­mien­to, y que Chi­le no po­dría as­pi­rar a cre­cer de nue­vo al 5%? ¿por qué?

—No hay nú­me­ro má­gi­co, pe­ro si es na­tu­ral que a me­di­da que los paí­ses se acer­can a la fron­te­ra, su cre­ci­mien­to se des­ace­le­ra, ya que la par­te del cre­ci­mien­to “fá­cil”, de imi­ta­ción de bue­nas prác­ti­cas de paí­ses más desa­rro­lla­dos, pier­de im­por­tan­cia re­la­ti­va. Pe­ro hay otro fac­tor, po­si­ble­men­te más per­ti­nen­te al Chi­le de hoy, que es que las so­cie­da­des em­pie­zan a de­man­dar cier­tos be­ne­fi­cios con más ur­gen­cia. Es­to en sí no es un pro­ble­ma, más bien es una bue­na se­ñal. El pro­ble­ma es que la so­cie­dad se ha­ce muy re­cep­ti­va a men­sa­jes po­pu­lis­tas, ex­plo­ta­bles por po­lí­ti­cos de ese cor­te, que de lle­gar al po­der ha­cen un da­ño enor­me.

¿Ud. ve po­lí­ti­cos que ten­gan reales po­si­bi­li­da­des de lle­gar a la pre­si­den­cia que cai­gan en ese men­sa­je po­pu­lis­ta en Chi­le? Pien­so en gen­te co­mo Ri­car­do La­gos, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón, Isa­bel Allen­de...

—No co­noz­co de cer­ca a los dos úl­ti­mos de su lis­ta. Los dos pri­me­ros son po­lí­ti­cos ex­cep­cio­na­les y tie­nen una vi­sión muy cla­ra de las res­tric­cio­nes de la eco­no­mía. No hay na­da de ma­lo, y hay mu­cho de bueno, en es­cu­char y tra­tar de com­pla­cer las de­man­das de la so­cie­dad. Eso no con­vier­te a un pre­si­den­te en po­pu­lis­ta. Lo que lo ha­ce es pro­me­ter ali­vio sin en­ten­der o con­si­de­rar si es fac­ti­ble a cos­tos ra­zo­na­bles.

Bloom­berg in­di­có que los em­pre­sa­rios chi­le­nos eran histéricos, ¿qué opi­na ud?

—No es Mi­chael Bloom­berg el que di­jo eso, sino uno de los mi­les de cha­te­ros que tie­ne el ser­vi­cio de Bloom­berg. Yo le da­ría ce­ro im­por­tan­cia.

¿Có­mo se ex­pli­ca que en Chi­le las ex­pec­ta­ti­vas es­tén tan ba­jas, mien­tras que los em­pre­sa­rios de afue­ra vie­nen a com­prar em­pre­sas?

—Es na­tu­ral. En es­te mo­men­to hay una enor­me in­cer­ti­dum­bre del fu­tu­ro de es­te país. Es­to ha­ce caer el pre­cio de los ac­ti­vos ya que los chi­le­nos es­tán so­bre-ex­pues­tos a es­te ries­go. Los ex­tran­je­ros tie­nen mu­cho menos ex­po­si­ción de par­ti­da y les gus­tan los pre­cios ba­jos.

¿Có­mo cree que se pue­den me­jo­rar esas ex­pec­ta­ti­vas in­ter­nas?

—En la me­di­da que lo que ha he­cho es­te go­bierno se vea co­mo al­go pa­sa­je­ro, tem­po­ral, las ex­pec­ta­ti­vas irán me­jo­ran­do con el sim­ple pa­sar del tiem­po.

Al fi­nal apues­ta al cam­bio de man­do, ¿no cree que es­te Go­bierno pue­de cam­biar esas ex­pec­ta­ti­vas?

—Eso se­ría aún me­jor. Mi res­pues­ta es só­lo que aun­que ello no su­ce­da, las ex­pec­ta­ti­vas de­bie­ran me­jo­rar con el pa­so del tiem­po.

¿Y ud. cree que el pró­xi­mo Go­bierno de­bie­ra en­fo­car­se en cam­biar las re­for­mas?¿to­das: la tri­bu­ta­ria, edu­ca­cio­nal y la­bo­ral?

—Vea­mos en don­de ter­mi­nan és­tas, pe­ro sos­pe­cho que to­das re­quie­ran ajus­tes gran­des.

EM­PRE­SA­RIOS HISTÉRICOS “No es Mi­chael Bloom­berg el que di­jo eso, sino uno de los mi­les de cha­te­ros que tie­ne el ser­vi­cio de Bloom­berg. Yo le da­ría ce­ro im­por­tan­cia”.

ME­DI­DAS DE BACHELET “No sé si en es­te Go­bierno se pen­só en sa­cri­fi­car la ta­sa de cre­ci­mien­to (...) sim­ple­men­te no se pen­só en la eco­no­mía”.

RE­FOR­MAS “Vea­mos en don­de ter­mi­nan, pe­ro sos­pe­cho que to­das re­quie­ran ajus­tes gran­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.