La po­lí­ti­ca es­tran­gu­la a Chi­le

El de­ber de los po­lí­ti­cos es con­tri­buir a aquie­tar los áni­mos, tra­ba­jar so­me­ti­dos al bien co­mún y no a in­tere­ses de po­der. Los ciu­da­da­nos no son ju­gue­tes de los po­lí­ti­cos.

Pulso - - Opinion -

ANA­LI­ZA­DOS los in­di­ca­do­res más re­le­van­tes de un país mo­derno, pa­ra Chi­le to­dos pre­sen­tan ten­den­cia re­gre­si­va los úl­ti­mos do­ce me­ses, aun­que en mu­chos man­ten­ga­mos to­da­vía po­si­cio­nes com­pa­ra­ti­vas pri­vi­le­gia­das. ¡Dra­má­ti­ca es la ten­den­cia! Es­te es­ce­na­rio no se vi­vía des­de ha­ce más de 40 años. Es lo que ob­je­ti­va­men­te re­co­gen las es­ta­dís­ti­cas y ellas na­da tie­nen que ver con pre­fe­ren­cias po­lí­ti­co-par­ti­dis­tas.

Su cau­sa de fon­do es que los po­lí­ti­cos y la po­lí­ti­ca en su con­jun­to tie­nen se­cues­tra­do a Chi­le; es un ver­da­de­ro avis­pe­ro. Unas po­cas in­di­vi­dua­li­da­des sal­van su hon­ra. Ha­ce tiem­po que re­sul­ta muy com­ple­jo di­so­ciar los cri­te­rios de desa­rro­llo país de los afa­nes po­li­ti­que­ros que nos inun­dan. Cual­quie­ra sea el ám­bi­to de aná­li­sis, con­ver­sa­ción, con­fe­ren­cia e in­clu­so en torno a un asa­do fa­mi­liar, allí es­tá pre­sen­te el yu­go po­lí­ti­co. Y por qué “yu­go” si no es­ta­mos ba­jo nin­gu­na ti­ra­nía. Muy sim­ple: de par­te del Go­bierno su to­zu­dez, su seu­do des­po­tis­mo “to­do por el pue­blo, pe­ro sin el pue­blo”, su fal­ta abis­man­te de ri­gor y pro­li­ji­dad en re­for­mas re­fun­da­cio­na­les, su des­cré­di­to trans­ver­sal y tam­bién su re­cu­rren­te abu­so por anes­te­siar a la ciu­da­da­nía pre­sen­tan­do to­da su ges­tión con una ma­gia en­can­ta­do­ra. No te­ne­mos nin­gu­na obli­ga­ción de abra­zar­los ni mag­ni­fi­car­los, son lo peor pa­ra Chi­le.

Tam­po­co por par­te de la opo­si­ción exis­ten ob­je­ti­va­men­te se­ña­les in­di­ca­ti­vas de buen ca­mino a se­guir, so­lo li­mi- ta­da a de­fen­der al país de las ac­cio­nes re­fun­da­cio­na­les. ¡Pe­ro sin pro­pues­tas! Lle­na de dis­cur­sos va­cíos y más desuni­dos que nun­ca. Con­se­cuen­te­men­te, es­ta­mos sien­do “obli­ga­dos” a tran­si­tar en­tre el des­or­den gu­ber­na­ti­vo y el des­or­den de la opo­si­ción, cua­les bue­yes en ca­mino pe­dre­go­so y em­pi­na­do.

Des­de cuán­do un país pe­que­ño, con re­cur­sos es­ca­sos y gran­des pre­sio­nes po­lí­ti­co-ideo­ló­gi­cas pa­ra su asig­na­ción, pro­duc­tor ex­clu­si­va­men­te de ma­te­rias pri­mas, ale­ja­do de los de­sa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos, pue­de pen­sar sin cul­pa­bi­li­dad en el de­rro­che y blo­queos que es­ta­mos vi­vien­do. Es­te es el mo­ti­vo de por qué ca­da dis­cur­so de igual­dad siem­pre va a ni­ve­lar ha­cia aba­jo. Ade­más si se pro­me­te igual­dad con gra­tui­da­des y so­lo de­re­chos, sin de­be­res ni es­fuer­zos, ni res­pon­sa­bi­li­dad, eso es pe­ca­do ca­pi­tal,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.