Hay que institucionalizar las re­for­mas de mer­ca­do en La­tam

—El hom­bre que acon­se­jó a Me­nem a do­la­ri­zar Ar­gen­ti­na, ana­li­za el cam­bio de ci­clo en la re­gión, con más go­bier­nos orien­ta­dos al li­bre mer­ca­do. —Se­ña­la que los pre­cios de los commodities ya to­ca­ron fon­do.

Pulso - - Portada - Una en­tre­vis­ta de LEO­NAR­DO RUIZ ¿Qué le pa­re­ce el cam­bio de pre­si­den­te en Pe­rú?

STE­VE Han­ke es muy cer­cano a La­ti­noa­mé­ri­ca. Tra­ba­jó con Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki cuan­do el nue­vo man­da­ta­rio de Pe­rú era pre­si­den­te de Ad­van­ced Me­ta­llur­gi­cal Group en Ams­ter­dam, fue ase­sor del mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas de Ecua­dor cuan­do lle­vó a ca­bo la do­la­ri­za­ción de su eco­no­mía, y le dio el mis­mo con­se­jo a Car­los Me­nem en 1995 y 1999.

“La re­gión tie­ne una lar­ga his­to­ria de cam­bios bru­ta­les de go­bier­nos y los sín­to­mas de es­tos cam­bios son que la gen­te tie­ne mu­chos re­cla­mos que no son oí­dos. La gen­te es­tá har­ta”, di­ce el pro­fe­sor de eco­no­mía apli­ca­da en la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, que tam­bién fue je­fe del equi­po eco­nó­mi­co del ex pre­si­den­te Ronald Rea­gan.

¿Có­mo ve los úl­ti­mos cam­bios de go­bier­nos en la re­gión, co­mo en Ar­gen­ti­na, Pe­rú y Bra­sil?

— Es­tá pa­san­do por un ci­clo. Pa­sa­mos por una mo­da de po­pu­lis­mos e in­ter­ven­cio­nis­mos, pe­ro la gen­te vio que no fun­cio­na­ban y cam­bia­mos a una orien­ta­ción de li­bre mer­ca­do y ha­cia allá va­mos. Pa­ra de­te­ner el ci­clo, la cla­ve es que hay que institucionalizar las re­for­mas de li­bre mer­ca­do, por­que fun­cio­nan, co­mo la se­gu­ri­dad so­cial pri­va­da que (Jo­sé) Pi­ñe­ra ins­tau­ró en Chi­le. Na­die dis­cu­te que no fun­cio­nan. Hay que institucionalizar las re­for­mas de li­bre mer­ca­do pa­ra que no cam­bien ar­bi­tra­ria­men­te cuan­do los vien­tos po­lí­ti­cos em­pie­cen a cam­biar y así po­dre­mos sos­te­ner la eco­no­mía y to­dos se­rán más prós­pe­ros y fe­li­ces.

Los cam­bios que su­ce­den han lle­ga­do por­que la gen­te quie­re li­ber­tad, en ge­ne­ral, y li­ber­tad en el ám­bi­to eco­nó­mi­co. Es­tán de­man­dan­do un cam­bio y lo es­tán ob­te­nien­do. En Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, la eco­no­mía esen­cial­men­te fue des­trui­da des­de que se ter­mi­nó la con­ver­ti­bi­li­dad en 2002. Lo que quie­ro de­cir con eso, es que en tér­mi­nos de dó­la­res, en los úl­ti­mos 10 años la eco­no­mía ar­gen­ti­na ha caí­do 75%. Otro ejem­plo, es Venezuela, don­de la eco­no­mía me­di­da en tér­mi­nos de dó­la­res ha des­apa­re­ci­do, es ca­si ce­ro. En­ton­ces hay dos eco­no­mías que han des­apa­re­ci­do com­ple­ta­men­te. En tan­to, a las eco­no­mías que les ha ido me­jor, so­bre una ba­se sos­te­ni­da, son Pa­na­má, Ecua­dor y en una me­nor ex­ten­sión El Sal­va­dor. Es­tas tres úl­ti­mas eco­no­mías uti­li­zan dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses, no tie­nen di­ne­ro lo­cal.

Us­ted tra­ba­jó con el go­bierno ecua­to­riano...

— Yo ase­so­ré al Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas de Ecua­dor pa­ra la do­la­ri­za­ción, cuan­do se des­hi­cie­ron del su­cre ecua­to­riano. A Ecua­dor le ha­ya ido bas­tan­te bien, pe­se a te­ner una ideo­lo­gía cer­ca­na a Venezuela y la ra­zón es dó­lar.

¿Y có­mo ve a Chi­le?

— Ha cre­ci­do la eco­no­mía, pe­ro aho­ra ha ba­ja­do un po­co, me­di­da en dó­la­res, por la apre­cia­ción del dó­lar en re­la­ción a la mo­ne­da lo­cal. En es­te sen­ti­do, aho­ra mis­mo en La­ti­noa­mé­ri­ca los paí­ses con me­jo­res ci­fras son Pa­na­má y Pe­rú.

¿Tie­ne bue­nas pers­pec­ti­vas pa­ra esos paí­ses?

— Creo que a cual­quier eco­no­mía que es­té do­la­ri­za­da le irá me­jor y ten­drá más dis­ci­pli­na que una con una mo­ne­da lo­cal. Hay menos ries­gos, los dé­fi­cit fis­ca­les se­rán menores, la deu­da se­rá me­nor, el cre­ci­mien­to se­rá me­jor y la inflación se­rá más ba­ja. El desem­pe­ño en ge­ne­ral me­jo­ra.

— Es­toy ob­ser­van­do con aten­ción la si­tua­ción, por­que se tra­ta de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, que es un vie­jo ami­go mío. Él era el pre­si­den­te de AMG y yo es­ta­ba en el di­rec­to­rio, así que tra­ba­jé jun­to a PPK an­tes de que de­ci­die­ra pos­tu­lar a la pre­si­den­cia. Es­tá muy bien ca­li­fi­ca­do y tie­ne bue­nos pla­nes. Pe­ro la pre­gun­ta en La­ti­noa­mé­ri­ca siem­pre es si po­drá eje­cu­tar el plan e im­ple­men­tar­lo. Par­te del pro­ble­ma que él tie­ne es que no tie­ne real­men­te un par­ti­do po­lí­ti­co. En el con­gre­so po­drían blo­quear mu­chas de las co­sas bue­nas que quie­re ha­cer, aun­que no creo que ocu­rra eso y es­pe­ro real­men­te que con­si­ga ha­cer los pac­tos pa­ra im­ple­men­tar sus pro­yec­tos.

¿Có­mo cuá­les?

— Hay mu­chos in­ver­sio­nis­tas mi­ne­ros ex­tran­je­ros que es­tán apos­tan­do a Pe­rú y tie­nen va­rias in­ver­sio­nes pen­dien­tes, pe­ro es­tán en­re­da­dos con la bu­ro­cra­cia. PPK quie­re agi­li­zar los pro­ce­sos y ha­cer que fun­cio­ne to­do, por lo que es­pe­ro mu­chas in­ver­sio­nes mi­ne­ras en Pe­rú. La gran du­da es si se po­drá im­ple­men­tar y eje­cu­tar su plan. El pro­ble­ma ge­ne­ral de La­ti­noa­mé­ri­ca es siem­pre que si em­pie­za a lle­gar li­ber­tad eco­nó­mi­ca y li­bre mer­ca­do, es un gran cam­bio y con un nue­vo go­bierno mu­chas ve­ces no pue­den cum­plir o eje­cu­tar, en­ton­ces lle­ga otro gran cam­bio.

¿Ve­ría la do­la­ri­za­ción po­si­ble en Pe­rú?

— El sis­te­ma que tie­nen es­tá cua­si do­la­ri­za­do, por­que el dó­lar cir­cu­la li­bre­men­te jun­to a la mo­ne­da lo­cal y si no te gus­ta la mo­ne­da lo­cal (el sol), ¿qué ha­ces?, te pue­des cam­biar al dó­lar. Y no es so­lo pa­ra aho­rros, es pa­ra to­do. Si pa­go un ho- tel, un res­tau­rant o un ta­xi en Li­ma acep­tan dó­la­res.

¿Có­mo cre­ce­mos sin de­pen­der tan­to de los commodities?

— Hay que li­be­rar el mer­ca­do más aún de lo que es­tá en Chi­le. Tie­nen el mo­de­lo de los Chica­go Boys que li­be­ró las co­sas, pe­ro des­de su im­ple­men­ta­ción ori­gi­nal se ha ero­sio­na­do gra­dual­men­te por va­rios go­bier­nos, in­clu­so en el go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra, que no fue tan bueno. Se ero­sio­na­ron los prin­ci­pios bá­si­cos del mo­de­lo y de­be­rían vol­ver a la ver­da­de­ra eco­no­mía de li­bre mer­ca­do y el mer­ca­do ha­rá la di­ver­si­fi­ca­ción. Es la úni­ca for­ma de ha­cer­lo en un lu­gar co­mo Chi­le. Di­cho eso, es­toy en el co­mi­té de ex­per­tos de la re­vis­ta Eu­ro­mo­ney que ha­ce un ra­ting de 160 paí­ses en re­la­ción a su atrac­ti­vo eco­nó­mi­co, ries­go y mu­chos otros fac­to­res. Chi­le apa­re­ce en el lu­gar 16 de 186, es el me­jor de La­ti­noa­mé­ri­ca y es se­gui­do por México, que es­tá en el lu­gar 39. Es un ran­king al­to, por­que Chi­le tie­ne ins­ti­tu­cio­nes que lo se­pa­ran del res­to de Amé- ri­ca La­ti­na, fun­da­men­tal­men­te por la apli­ca­ción de la ley. Ade­más, creo que los pre­cios de los commodities ya to­ca­ron el fon­do del ci­clo y van a em­pe­zar a for­ta­le­cer­se, de­pen­dien­do de ca­da com­mo­dity, co­mo por ejem­plo el li­tio que es­tá muy al­to aho­ra. No creo que sea un sú­per ci­clo, pe­ro ya no ve­re­mos el desas­tro­so co­lap­so de los úl­ti­mos años.

¿Mi­ran­do al res­to de la re­gión, qué le pa­re­ce Bra­sil?

— Bra­sil es un ca­so tí­pi­co de un go­bierno dis­fun­cio­nal en La­ti­noa­mé­ri­ca. Mi buen ami­go, el fa­lle­ci­do Ro­ber­to de Oli­vei­ra Cam­pos, que creó el BNDES, me en­se­ñó una lec­ción so­bre su país. Me di­jo que en la cons­ti­tu­ción bra­si­le­ña to­dos tie­nen de­re­chos pa­ra to­do y sa­có el do­cu­men­to y era tan gran­de co­mo la guía te­le­fó­ni­ca de Nue­va York. Era enor­me, lle­na de de­re­chos. En ge­ne­ral, es­tá lle­na de fa­llas. Pe­ro in­clu­so Bra­sil es­tá len­ta­men­te de­jan­do atrás lo peor y es­tá me­jo­ran­do. Re­cien­te­men­te me com­pré unos bo­nos bra­si­le­ños y son bue­nos, es­tán ha­cien­do di­ne­ro.

VI­SIÓN DE CHI­LE “Tie­ne ins­ti­tu­cio­nes que lo se­pa­ran del res­to de La­ti­noa­mé­ri­ca fun­da­men­tal­men­te por la apli­ca­ción de la ley”.

¿Y Venezuela?

— Fui ase­sor del pre­si­den­te Ra­fael Caldera en 1995 y 1996 y lo úni­co que di­ré es que de­be­rían do­la­ri­zar la eco­no­mía y po­ner dis­ci­pli­na en el sis­te­ma. Cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes son dé­bi­les e in­cier­tas, la cla­ve es la do­la­ri­za­ción. Por­que se usa el dó­lar, no hay mo­ne­da lo­cal, ni bo­nos lo­ca­les, ni po­lí­ti­cos que van al ban­co cen­tral a pe­dir­le que im­pri­ma di­ne­ro y le ex­tien­da cré­di­tos al go­bierno. Dis­ci­pli­na el sis­te­ma. En Cu­ba, en tan­to, to­dos pue­den ver que el co­mu­nis­mo no fun­cio­na. Ten­dre­mos más aper­tu­ra, por­que la opi­nión pu­bli­ca es­tá pre­sio­nan­do al go­bierno, por­que quie­ren más re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos.

RE­ME­DIO PA­RA VENEZUELA “De­be­rían do­la­ri­zar la eco­no­mía y po­ner dis­ci­pli­na en el sis­te­ma”.

PE­DRO PA­BLO KUCZYNS­KI “En el con­gre­so po­drían blo­quear mu­chas de las co­sas bue­nas que quie­re ha­cer, aun­que no creo que ocu­rra eso”.

STE­VE HAN­KE, ECO­NO­MIS­TA

EN­TRE­VIS­TA AL PRO­FE­SOR DE ECO­NO­MÍA APLI­CA­DA EN LA UNI­VER­SI­DAD JOHNS HOP­KINS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.