SEIA y de­re­cho real de con­ser­va­ción,

Es­te me­ca­nis­mo pue­de apo­yar la com­pen­sa­ción am­bien­tal de em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les, por ejem­plo en ab­sor­ción de car­bono.

Pulso - - Portada - por Ri­car­do Ira­rrá­za­bal

Bio­di­ver­si­dad y Áreas Pro­te­gi­das uno de los gran­des pen­dien­tes de la nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad am­bien­tal que sig­ni­fi­có la crea­ción el año 2010 del Mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te, del Ser­vi­cio de Eva­lua­ción Am­bien­tal y de la Su­pe­rin­ten­den­cia del Me­dio Am­bien­te, y el año 2012 de los Tribunales Am­bien­ta­les.

¿Qué es el de­re­cho real de con­ser­va­ción? En len­gua­je bien sim­ple, se tra­ta de un gra­va­men a un bien raíz con una fi­na­li­dad am­bien­tal es­pe­cí­fi­ca. O sea, si a us­ted le in­tere­sa la con­ser­va­ción am­bien­tal, no va a ne­ce­si­tar com­prar un pre­dio pa­ra prac­ti­car la con­ser­va­ción (Par­que Tan­tau­co, Pu­ma­lín, et­cé­te­ra), lo cual pue­de re­sul­tar muy one­ro­so, sino que po­drá fir­mar un con­tra­to pri­va­do con el due­ño del bien raíz ob­je­to de con­ser­va­ción, en que a tra­vés del pa­go de un pre­cio, el due­ño del pre­dio se com­pro­me­te­rá a con­ser­var am­bien­tal­men­te el pre­dio, cues­tión que de­be­ría sa­lir más ba­ra­ta. Y es­te gra­va­men es real, es­to es, se man­tie­ne aun­que el pre­dio sea trans­fe­ri­do o trans­mi­ti­do a los he­re­de­ros, y pue­de ser de du­ra­ción in­de­fi­ni­da. Así, es­te nue­vo de­re­cho real se agre­ga al lis­ta­do de po­si­bles gra­vá­me­nes que re­que­ri­rán ser re­vi­sa­dos en cual­quier “due di­li­gen­ce” de pro­yec­tos y bie­nes raí­ces, en cuan­to a su exis­ten­cia y en re­la­ción a la com­pa­ti­bi­li­dad y pre­la­ción res­pec­to a otros de­re­chos reales. Al res­pec­to, se con­sa­gra en el ar­tícu­lo 11 el prin­ci­pio de “pri­me­ro en el tiem­po, me­jor en el de­re­cho”, ya que “los de­re­chos reales cons­ti­tui­dos con an­te­rio­ri­dad al de­re­cho real de con­ser­va­ción pre­fe­ri­rán a es­te úl­ti­mo. Tra­tán­do­se de de­re­cho reales con­ve­ni­dos con pos­te­rio­ri­dad, pre­va­le­ce­rá el de­re­cho real de con­ser­va­ción”. sus­ti­tu­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les o ele­men­tos del me­dioam­bien­te afec­ta­dos por otros de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas, cla­se, na­tu­ra­le­za, ca­li­dad y fun­ción (cri­te­rio de equi­va­len­cia).

De es­ta for­ma, el de­re­cho real de con­ser­va­ción se trans­for­ma en un me­ca­nis­mo que ga­ran­ti­za, con bas­tan­te se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, da­do que co­rres­pon­de a un de­re­cho real, que la com­pen­sa­ción pro­pues­ta pue­da man­te­ner­se en el tiem­po con me­di­das efec­ti­vas y adi­cio­na­les a las que exis­ti­rían de no me­diar el de­re­cho real de con­ser­va­ción (cri­te­rio de adi­cio­na­li­dad). Ade­más, el ac­tual re­gla­men­to del SEIA (DS 40/2012) per­mi- te en su ar­tícu­lo 101 que las me­di­das se pue­dan lle­var a ca­bo en lu­ga­res dis­tin­tos a los afec­ta­dos, cuan­do no fue­re po­si­ble que las me­di­das de com­pen­sa­ción se con­cre­ten en los lu­ga­res en que los im­pac­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos se pre­sen­ten o ge­ne­ren (cri­te­rio de lo­ca­li­za­ción). Así, pue­den ge­ne­rar­se ver­da­de­ros ban­cos de pre­dios que es­tén dis­po­ni­bles pa­ra me­di­das de com­pen­sa­ción en bio­di­ver­si­dad.

Con to­do, y ade­más de las me­di­das de com­pen­sa­ción pa­ra efec­tos del SEIA, el de­re­cho real de con­ser­va­ción pue­de apo­yar la com­pen­sa­ción am­bien­tal in­ter­na­cio­nal de em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les en te­má­ti­cas re­la­cio­na­das por ejem­plo con la ab­sor­ción de car­bono (su­mi­de­ros), ade­más de cum­plir otras uti­li­da­des, da­do su am­plio ob­je­to, que in­clu­ye la res­tric­ción o prohibición de des­ti­nar el in­mue­ble a fi­nes in­mo­bi­lia­rios, co­mer­cia­les o in­dus­tria­les, in­clu­yen­do ex­plo­ta­cio­nes agrí­co­las y fo­res­ta­les, obli­ga­cio­nes de man­te­ner, lim­piar, des­con­ta­mi­nar o re­pa­rar am­bien­tal­men­te de­ter­mi­na­dos pre­dios (pen­se­mos por ejem­plo en la re­cu­pe­ra­ción de pa­si­vos am­bien­ta­les) o de ge­ne­rar pla­nes de ma­ne­jo pa­ra el apro­ve­cha­mien­to ra­cio­nal de re­cur­sos na­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.