Agro preo­cu­pa­do por Re­for­ma La­bo­ral

Se tra­ta de un sec­tor que con­vi­ve con una se­rie de ex­ter­na­li­da­des, co­mo el cli­ma o el ci­clo pro­duc­ti­vo de los ani­ma­les. Ello ha­ce que una re­for­ma co­mo la ci­ta­da de­be­ría adap­tar­se.

Pulso - - Opinion -

MÁS ALLÁ del re­vés que el Go­bierno en­fren­tó en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal con el pro­yec­to de Re­for­ma La­bo­ral y de los pa­sos que ha se­gui­do lue­go en torno a la ini­cia­ti­va, ha re­sur­gi­do la preo­cu­pa­ción por el efec­to que es­ta ten­drá en sec­to­res es­pe­cí­fi­cos de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Es el ca­so del sec­tor agroin­dus­trial, que por sus par­ti­cu­la­ri­da­des con­vi­ve con una se­rie de fac­to­res ex­ter­nos que no con­tro­la, co­mo el cli­ma o el ci­clo de la na­tu­ra­le­za. Da­do ello, exis­ten al­gu­nos li­nea­mien­tos con­te­ni­dos en el pro­yec­to que re­sul­tan im­po­si­bles de apli­car a di­cha reali­dad sin una ne­ce­sa­ria adap­ta­ción. Eso ocu­rre con el fin del re­em­pla­zo en huel­ga, por ejem­plo, en una plan­ta ex­por­ta­do­ra de fru­ta: si los tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­li­za­dos pa­ra­li­zan, ¿quién po­drá pro­ce­sar, em­ba­lar y ex­por­tar el pro­duc­to? La fru­ta que se en­vía ha­cia los mer­ca­dos ex­ter­nos debe ajus­tar­se a una se­rie de re­qui­si­tos y nor­mas, en­tre ellos de ma­du­ra­ción, y si no son cum­pli­dos la fru­ta no es re­ci­bi­da. Por otra par­te, el fac­tor cli­má­ti­co tam­bién pue­de ju­gar en con­tra de las em­pre­sas al mo­men­to de es­ta­ble­cer un pi­so de ne­go­cia­ción. Las “he­la­das” no es­tán es­ta­ble­ci­das por ca­len­da­rio, por lo que de un año pa­ra otro los re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros de una em­pre­sa pue­den cam­biar dra­má­ti­ca­men­te. Por tan­to, una re­for­ma co­mo la que se dis­cu­te no pue­de pa­sar a lle­var las par­ti­cu­la­ri­da­des que ex­hi­be un sec­tor co­mo el agro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.