Los mi­tos del sis­te­ma de re­par­to

Mu­chos de quie­nes apo­yan el pa­so del sis­te­ma pri­va­do de pen­sio­nes a uno de re­par­to mues­tran más en­tu­sias­mo que un co­no­ci­mien­to aca­ba­do res­pec­to de las con­se­cuen­cias que ello ten­dría.

Pulso - - Portada -

AL HA­BLAR de las pen­sio­nes se ha te­ji­do una se­rie de mi­tos res­pec­to del sis­te­ma de re­par­to que ri­gió en Chi­le. Pri­me­ro, hay que de­cir que si real­men­te fue­ra la so­lu­ción a las ba­jas pen­sio­nes de las per­so­nas, la pro­pues­ta de vol­ver a di­cho sis­te­ma que se for­mu­ló en la Co­mi­sión Bra­vo ha­bría te­ni­do un al­to ni­vel de ad­he­sión por par­te de los ex­per­tos que in­te­gra­ron la ins­tan­cia; sin em­bar­go, so­lo fue apo­ya­da por la po­la­ca Leo­ka­dia Ore­ziak. Tam­bién hay que se­ña­lar que no es­tá cla­ro si los par­ti­da­rios del sis­te­ma de re­par­to -mu­chos de ellos jó­ve­nes- sa­ben que los tra­ba­ja­do­res ac­ti­vos fi­nan­cian a los inac­ti­vos; por lo tan­to, en un país co­mo Chi­le que en­ve­je­ce -a lo que se su­ma el au­men­to de las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da- ca­da vez se­ría me­nor la pro­por­ción de tra­ba­ja­do­res que de­be­rían ha­cer­se car­go de esa res­pon­sa­bi­li­dad. Por lo de­más, los es­ta­dos que man­tie­nen el me­ca­nis­mo de re­par­to ex­hi­ben pro­fun­dos pro­ble­mas pa­ra fi­nan­ciar las pen­sio­nes. Ade­más, el sis­te­ma an­ti­guo exi­gía un mí­ni­mo de co­ti­za­cio­nes (20 años), por lo que quie­nes no cum­plían con ello no re­ci­bían pen­sión al­gu­na. A ello se agre­ga la exis­ten­cia de una mul­ti­pli­ci­dad de re­gí­me­nes pre­vi­sio­na­les, da­do que ha­bía más de 30 ca­jas de pre­vi­sión. En su­ma, has­ta aho­ra se ha no­ta­do más en­tu­sias­mo que co­no­ci­mien­to pro­fun­do por par­te de quie­nes apo­yan el sis­te­ma de re­par­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.