Fed: me­nos pa­lo­ma, pe­ro aún sin ser hal­cón

¿Ha­brá al­zas en sep­tiem­bre? Hay in­di­cios de que la la en­ti­dad es­pe­ra­rá al me­nos has­ta di­ciem­bre.

Pulso - - Trader -

EL miér­co­les el Con­se­jo de la Fed de­ci­dió man­te­ner por quin­ta reunión con­se­cu­ti­va la ta­sa de in­te­rés en el ran­go 0,25%-0,5%. Al­gu­nas frases del co­mu­ni­ca­do per­mi­ten in­fe­rir una eva­lua­ción más po­si­ti­va de la Fed res­pec­to a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se, al re­fe­rir­se por ejem­plo a un con­su­mo de los hogares que cre­ce con fuer­za, una me­jo­ra en el mercado la­bo­ral y a la re­duc- ción de los ries­gos de corto pla­zo. Hubo un vo­to en con­tra, a fa­vor de ele­var la ta­sa.

To­dos es­tos ele­men­tos, que po­drían con­si­de­rar­se haw­kish, con­tras­tan con la reac­ción de mercado. Las pro­ba­bi­li­da­des de al­za se apro­xi­man a 50% re­cién pa­ra la reunión de di­ciem­bre, y el dó­lar se de­pre­ció pos­te­rior a la pu­bli­ca­ción del co­mu­ni­ca­do. Cla­ra­men­te, el mercado es­pe­ra­ba un co­mu­ni­ca­do más agre­si­vo, qui­zá in­clu­yen­do un tono más ex­plí­ci­to de al­zas en sep­tiem­bre. Eso no ocu­rrió, y al pa­re­cer se pon­de­ra­ron frases re­la­cio­na­das a las preo­cu­pa­cio­nes por la “sua­ve” inversión y a la in­fla­ción ba­jo el ob­je­ti­vo de 2%, aún con ci­fras de IPC mos­tran­do una mejoría en lo re­cien­te.

¿Ha­brá al­zas en sep­tiem­bre? ¿Es co­rrec­ta la in­ter­pre­ta­ción del mercado? Hay in­di­cios de que la Fed es­pe­ra­rá al me­nos has­ta di­ciem­bre. Un as­pec­to es­tá re­la­cio­na­do con el ci­clo político, al­go que por cier­to no es­ta­rá men­cio­na­do en los Co­mu­ni­ca­dos o con­fe­ren­cias de pren­sa, pe­ro que sí sue­le es­tar im­plí­ci­to. Co­mo da­to, des­de sep­tiem- bre de 1987 que el Con­se­jo no ele­va la ta­sa an­tes de una elec­ción pre­si­den­cial. Y so­bre to­do en es­ta elec­ción que po­dría ge­ne­rar al­gún gra­do de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca.

Por otra parte, no ne­ce­sa­ria­men­te un au­men­to de la ta­sa im­pli­ca­rá una apre­cia­ción del dó­lar. Más im­por­tan­te es si esas al­zas no afec­tan las con­fian­zas de em­pre­sas y con­su­mi­do­res. En efec­to, un al­za que ter­mi­ne da­ñan­do el cre­ci­mien­to se­rá, a la pos­tre, de­pre­cia­ti­va pa­ra el dó­lar. En

El au­tor es eco­no­mis­ta se­nior de BB­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.