An­drés Gó­me­zLo­bo: “La cla­ve del trans­por­te en San­tia­go es la fle­xi­bi­li­dad”

Pulso - - Pulso Ciudad - Una en­tre­vis­ta de DANIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

Una ciu­dad mo­der­na se ba­sa en có­mo se mue­ven y transportan sus ha­bi­tan­tes. Por eso, el Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ha si­do uno de los pro­ta­go­nis­tas du­ran­te los úl­ti­mos me­ses en la opi­nión pú­bli­ca. Te­mas co­mo el con­flic­to en­tre Uber y los ta­xis­tas, las me­di­das de des­con­ta­mi­na­ción y res­tric­ción vehi­cu­lar, re­cla­mos de los usua­rios del Me­tro y desave­nen­cias con los ope­ra­do­res del Tran­san­tia­go han te­ni­do bas­tan­te ocu­pa­do al mi­nis­tro de Trans­por­tes y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, An­drés Gó­mez-Lo­bo.

Es que la mo­vi­li­dad es cla­ve en el fun­cio­na­mien­to eco­nó­mi­co y el je­fe de es­ta car­te­ra lo tie­ne cla­ro, to­man­do en cuen­ta que es in­ge­nie­ro co­mer­cial y tie­ne un Mas­ter of Scien­ce en Eco­no­mía de los Re­cur­sos Na­tu­ra­les y el Me­dio Am­bien­te de la Uni­ver­sity Co­lle­ge Lon­don. Po­see una cer­ca­nía con el Me­tro, ya que fue su di­rec­tor en­tre 2008 y 2010. Por eso se le ha vis­to mu­cho en te­rreno, en me­dio de la cons­truc­ción de las nue­vas líneas 3 y 6 del tren ur­bano, don­de se es­tán in­vir­tien­do US$3 mil millones. Ade­más, la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let anun­ció dos ex­ten­sio­nes pa­ra am­bos re­co­rri­dos por US$1.200 millones más.

¿En qué es­ta­do es­tá ac­tual­men­te el avan­ce de las nue­vas líneas del Me­tro?

— Tie­nen más de un 56% de avan­ce. La lí­nea 6 se inau­gu­ra­ría a fi­nes del pró­xi­mo año y la Lí­nea 3, sin la ex­ten­sión anun­cia­da re­cién, en el se­gun­do se­mes­tre de 2018.

¿Se es­tá eva­luan­do más líneas?

— Sí, es­ta­mos rea­li­zan­do los es­tu­dios es­tra­té­gi­cos pa­ra de­fi­nir una nue­va lí­nea, pe­ro aún no hay una de­fi­ni­ción al res­pec­to.

¿De qué for­ma el Me­tro po­ten­cia po­los de de­sa­rro­llo cer­cano a las es­ta­cio­nes?

— La eva­lua­ción de los pro­yec­tos de Me­tro se ha­ce ba­jo dos con­si­de­ra­cio­nes. El aho­rro de tiem­po pa­ra las per­so­nas y el aho­rro de cos­tos pa­ra quie­nes, ba­ján­do­se del Me­tro, usan me­nos sus vehícu­los. Ade­más, hay que in­cluir la plus­va­lía en los pro­yec­tos del Me­tro. Un lu­gar va­le más por­que tie­ne ac­ce­so a un mo­do de trans­por­te rá­pi­do. Y eso ge­ne­ra ver­da­de­ros po­los al­re­de­dor de las es­ta­cio­nes.

¿La in­fra­es­truc­tu­ra de es­ta­cio- na­mien­tos y otros ele­men­tos cer­ca­nos a las es­ta­cio­nes, ayu­dan a la des­con­ges­tión de la ciu­dad?

— Me­tro ya tie­ne una in­ter­mo­da­li­dad con las bi­ci­cle­tas, lo que es una for­ma bas­tan­te po­si­ti­va de abor­dar es­te te­ma. En cuan­to a la crea­ción de es­ta­cio­na­mien­tos, al­gu­na vez se pen­só uno en la es­ta­ción Los Do­mi­ni­cos, pe­ro los es­tu­dios que hi­cie­ron los pri­va­dos no lo ha­cían ren­ta­ble.

Pe­ro eso fue ha­ce cerca de ocho años…

— Pue­de que es­to ha­ya cam­bia­do aho­ra, pe­ro siem­pre es al­go que hay que pen­sar al fi­nal de las líneas, pa­ra que así la gen­te pue­da de­jar sus au­tos y se­guir en el Me­tro. No pa­ra las es­ta­cio­nes cén­tri­cas. Si bien no es al­go que se es­té con­si­de­ran­do aho­ra, cla­ra­men­te qui­zá en ocho años ya ha­ya cam­bia­do la si­tua­ción. A me­di­da que las líneas del Me­tro en­tren más a la pe­ri­fe­ria, po­dría ser in­tere­san­te con­si­de­rar­lo.

Cuá­les son los prin­ci­pa­les desafíos en cuan­to a mo­vi­li­dad que tie­ne San­tia­go?

— El prin­ci­pal pro­ble­ma es la con­ges­tión. Vi­vi­mos en un país con una ta­sa cre­cien­te de mo­to­ri­za­ción que es na­tu­ral pa­ra nues­tro ni­vel de de­sa­rro­llo, que apli­ca no só­lo en San­tia­go sino en to­do Chi­le.

¿Có­mo en­fren­tar­lo?

— Hay dos for­mas. Una es la in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te pú­bli­co co­mo las dos nue­vas líneas del Ma­te­ro. Ade­más, te­ne­mos los pro­yec­tos Nos Ex­press y Ran­ca­gua Ex­press que son obras de cerca de US$ 600 millones, que tam­bién ayu­dan a me­jo­rar la mo­vi­li­dad en la re­gión. Ade­más, en In­fra­es­truc­tu­ra es­tá to­do lo que se es­tá ha­cien­do pa­ra dar­le ma­yor co­ber­tu­ra al trans­por­te ma­yor en su­per­fi­cie. Por ejem­plo, los co­rre­do­res ex­clu­si­vos, las pis­tas só­lo pa­ra los bu­ses y las vías ex­clu­si­vas. Hay que en­ten­der que el pro­ble­ma de San­tia­go es que hay una es­ca­sez vial pa­ra la can­ti­dad de vehícu­los que te­ne­mos.

In­de­pen­dien­te de la in­fra­es­truc­tu­ra, ¿qué hay en cuan­to a ges­tión?

— Uno pue­de me­jo­rar el trans­por­te en trá­fi­co mix­to, re­du­cien­do tem­po­ral­men­te el nú­me­ro de vehícu­los. Por eso es muy im­por­tan­te la pro­pues­ta de res­tric­ción vehi­cu­lar con pa­se dia­rio que ac­tual­men­te es­tá en dis­cu­sión en el Con­gre­so. He­mos vis­to que en los epi­so­dios de res­tric­ción - pro­duc­to de la con­ta­mi­na­ción-, el desem­pe­ño del trans­por­te pú­bli­co me­jo­ra con­si­de­ra­ble­men­te. De he­cho, los re­cla­mos de los usua­rios del Tran­san­tia­go bajan mu­cho, por­que au­men­tar la ve­lo­ci­dad de los bu­ses en un 10%, lo que equi­va­le a te­ner 600 bu­ses más en las ca­lles.

ES­TA­CIO­NA­MIEN­TOS “A me­di­da que las líneas del Me­tro en­tren más a la pe­ri­fe­ria, po­dría ser in­tere­san­te con­si­de­rar­lo”

RES­TRIC­CIÓN CON PA­SE DIA­RIO “Man­tie­ne los be­ne­fi­cios de una res­tric­ción, pe­ro lo com­ple­men­ta con un pa­se pa­ra exi­mir­se de ella”

CON­GES­TIÓN “Vi­vi­mos en un país con una ta­sa cre­cien­te de mo­to­ri­za­ción que es na­tu­ral pa­ra nues­tro ni­vel de de­sa­rro­llo”

En ese es­ce­na­rio, ¿se­ría me­jor una res­tric­ción per­ma­nen­te?

— Uno qui­sie­ra eso, pe­ro sa­be­mos que tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti- vas. Al me­nos eso es lo que ha su­ce­di­do en ex­pe­rien­cias que se han lle­va­do a ca­bo en Bo­go­tá, Ciu­dad de Mé­xi­co y Ate­nas. Una for­ma de evi­tar es­to en­ton­ces, es man­te­ner los be­ne­fi­cios de una res­tric­ción, pe­ro com­ple­men­tar­los con un pa­se dia­rio pa­ra exi­mir­se de ella. Eso es útil pa­ra las per­so­nas y py­mes que quie­ren se­guir usan­do sus au­to­mó­vi­les. Mu­cha gen­te, cuan­do ten­ga res­tric­ción, op­ta­rá por no usar el au­to. Pe­ro en oca­sio­nes, se pue­de com- prar el pa­se dia­rio cuan­do sea ne­ce­sa­rio uti­li­zar el vehícu­lo. Por eso que la cla­ve del trans­por­te y mo­vi­li­dad en San­tia­go es la fle­xi­bi­li­dad. El pa­se dia­rio bus­ca lo­grar los be­ne­fi­cios de la res­tric­ción, sin los efec­tos ne­ga­ti­vos de una per­ma­nen­te.

¿No se­ría me­jor un cam­bio cul­tu­ral o edu­ca­cio­nal en vez de una res­tric­ción?

— Hoy es muy di­fí­cil ba­jar a la gen­te del au­to con un cam­bio edu­ca­cio­nal. Las per­so­nas to­man un trans­por­te pú­bli­co por dos ra­zo­nes: tiem­po y di­ne­ro. En­ton­ces, pa­ra eso, el trans­por­te tie­ne que ser rá­pi­do, por eso el Me­tro tie­ne alta de­man­da, así co­mo los bu­ses, en los lu­ga­res don­de fun­cio­nan rá­pi­do.

¿Exis­ten cam­pa­ñas pa­ra pro­mo­ver la edu­ca­ción de la mo­vi­li­dad ur­ba­na?

— Hay un Pro­yec­to de Ley de Con­vi­ven­cia de Mo­dos de Trans­por­te, que es­tá en dis­cu­sión en el Con­gre­so. Lo que con­tem­pla es lo­grar com­pa­ti­bi­li­zar el uso de la bi­ci­cle­ta, con los pea­to­nes y au­tos, ade­más de re­du­cir la ve­lo­ci­dad má­xi­ma en zo­nas ur­ba­nas a 50 Km/h. Ade­más, ha­ce un tiem­po ya se in­cor­po­ró la se­gu­ri­dad vial en el cu­rrícu­lo de la en­se­ñan­za bá­si­ca y se­cun­da­ria. Tam­bién aca­ba­mos de lan­zar un fon­do con la Se­ge­gob pa­ra ins­ti­tu­cio­nes y ONG que tra­ba­jan el te­ma de se­gu­ri­dad vial pa­ra pre­sen­tar pro­yec­tos lo­ca­les o re­gio­na­les de edu­ca­ción o se­gu­ri­dad vial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.