Efec­to San­ders ca­ló hon­do en pro­gra­ma de Clin­ton,

con gi­ro en co­mer­cio ex­te­rior

Pulso - - Actualidad & Politica -

— La ar­dua pri­ma­ria que li­bró Hi­llary Clin­ton con Ber­nie San­ders de­jó hue­llas en el pro­gra­ma de la no­mi­na­da pre­si­den­cial de­mó­cra­ta. Ma­yor én­fa­sis en la de­sigual­dad y un gi­ro en ma­te­ria de co­mer­cio ex­te­rior son al­gu­nas de las áreas don­de ca­ló hon­do el dis­cur­so más cer­cano a la iz­quier­da del se­na­dor de Ver­mont.

Y es que po­co años atrás, cuan­do era Se­cre­ta­ria de Es­ta­do, Clin­ton era una fé­rrea de­fen­so­ra del Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (TPP, en in­glés), des­ta­ca­do sus “es­tán­da­res de oro”. Pe­ro po­co a po­co fue cam­bian­do su pos­tu­ra has­ta opo­ner­se al tra­ta­do de 12 paí­ses, que in­clu­ye a Chi­le, con­tra el cual abun­da­ron pan­car­tas de re­cha­zo en la con­ven­ción de­mó­cra­ta de es­ta se­ma­na.

El gi­ró to­mó por sor­pre­sa a mu­chos, por lo que son va­rios los que apues­tan a que una vez en la Ca­sa Blan­ca, si sa­le elec­ta Pre­si­den­ta, Clin­ton vol­ve­rá a dar un gi­ro en la ma­te­ria.

Pe­ro te­mas co­mo la de­sigual­dad tam­bién se to­ma­ron su agen­da con dos pro­pues­tas fun­da­men­ta­les. Una es el au­men­to de la car­ga im­po­si­ti­va a los más ri­cos del país, con una re­car­ga de 4 pun­tos por­cen­tua­les a

los que re­ci­ben in­gre­sos por en­ci­ma de los US$5 millones al año, has­ta lle­gar a un gra­va­men de 43,6%. En tan­to, quie­nes re­ci­ban más de US$1 mi­llón anual ten­drían que pa­gar im­pues­tos de al me­nos 30%.

Su­ma­do a lo an­te­rior, re­du­ci­ría el va­lor de las de­duc­cio­nes y exen­cio­nes fis­ca­les a los con­tri­bu­yen­tes ri­cos y au­men­ta­ría el im­pues­to a la pro­pie­dad.

Otra pro­pues­ta di­ri­gi­da a la lu­cha con­tra la de­sigual­dad tie­ne que ver con el au­men­to has­ta US$12 por ho­ra del suel­do mí­ni­mo fe­de­ral, que ac­tual­men­te se en­cuen­tra en US$7,25. De to­das ma­ne­ras, alien­ta a que los es­ta­dos ha­gan es­fuer­zos pa­ra lle­gar a los US$15 por ho­ra.

Pe­ro es­tas me­di­das no es­tán libres de cues­tio­na­mien­to.

“El pro­ble­ma que ve­mos con sus po­lí­ti­cas es que en reali­dad po­drían ter­mi­nar por exa­cer­bar los pro­ble­mas de de­sigual­dad de ri­que­za, ha­cien­do que la eco­no­mía sea más di­fí­cil pa­ra las en­ti­da­des más pe­que­ñas que no pue­den per­mi­tir­se los gas­tos de im­pues­tos más al­tos y un ma­yor cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va”, se­ña­ló a PUL­SO Terry Schi­lling, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ame­ri­can Prin­ci­ples Pro­ject.

En efec­to, la ex Pri­me­ra Da­ma tam­bién quie­re in­cre­men­tar la re­gu­la­ción a las cor­po­ra­cio­nes, po­nien­do es­pe­cial aten­ción en Wall Street. Pre­ten­de im­po­ner una ta­sa de ries­go a las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras más grandes, ce­rrar los va­cíos que per­mi­ten a los ban­cos hacer in­ver­sio­nes de ries­go con el di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes y ase­gu­rar­se de que nin­gu­na fir­ma fi­nan­cie­ra sea “de­ma­sia­do gran­de pa­ra caer”.

Por otra parte, pro­po­ne un gas­to de US$275 millones pa­ra cons­truir y re­pa­rar ca­rre­te­ras y puen­tes, am­pliar el trans­por­te pú­bli­co y au­men­tar el ac­ce­so a in­ter­net de alta ve­lo­ci­dad. Ade­más, quie­re crear un ban­co de in­fra­es­truc­tu­ra in­de­pen­dien­te, que cuen­te con US$25.000 millones y ofrez­ca prés­ta­mos y otras ayu­das fi­nan­cie­ras pa­ra pro­yec­tos del área.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.