Cris­tián La­rrou­let: “El chi­leno de hoy con­fía más en la li­ber­tad in­di­vi­dual y cas­ti­ga más a un Es­ta­do inep­to. Por eso la NM es­tá des­tro­za­da”

—So­bre quién po­dría ha­cer­le fren­te a Sebastián Piñera en las pre­si­den­cia­les, ase­gu­ra que “los tiem­pos po­lí­ti­cos es­tán pa­ra Ri­car­do La­gos y no pa­ra Ale­jan­dro Gui­llier”. —Ade­más, cree que se de­be ins­ta­lar una “grúa” pa­ra así “re­cons­truir” el país.

Pulso - - Portada - Una entrevista de NATALIA OLIVARES V.

EN SU OFI­CI­NA en la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo, Cris­tián La­rrou­let, ex mi­nis­tro de la Seg­pres de la ad­mi­nis­tra­ción de Sebastián Piñera, tie­ne en­mar­ca­do y col­ga­do el ju­ra­men­to que hi­zo el 11 de mar­zo de 2010, cuan­do asu­mió la se­cre­ta­ría de Es­ta­do que man­tu­vo por to­do ese Go­bierno. Es­tá con­ven­ci­do que gran par­te de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por Chi­le Va­mos en las mu­ni­ci­pa­les se pro­du­je­ron por la valoración de di­cha ges­tión, el des­plie­gue del ex man­da­ta­rio, y por­que la ciu­da­da­nía re­cha­za las re­for­mas es­truc­tu­ra­les del Go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let. De he­cho, el 27 de enero de 2015, en entrevista con PUL­SO, afir­mó que “la primera se­ñal de­mo­crá­ti­ca de re­cha­zo a las re­for­mas será en las mu­ni­ci­pa­les”. Y La­rrou­let no ol­vi­da aún esa entrevista.

¿Se es­pe­ra­ba los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por Chi­le Va­mos? Al pa­re­cer sor­pren­dió has­ta a los más op­ti­mis­tas...

—Yo era op­ti­mis­ta, y de al­gu­na ma­ne­ra así lo ha­bía pre­di­cho, pe­ro re­co­noz­co que cla­ra­men­te el re­sul­ta­do fue me­jor de lo pre­vis­to. Es­pe­ra­ba un acor­ta­mien­to de las bre­chas y ga­nar en co­mu­nas em­ble­má­ti­cas, pe­ro es­to fue mu­cho más allá. El men­sa­je po­lí­ti­co de los re­sul­ta­dos fue mu­cho más po­ten­te, la ciu­da­da­nía en­vió un men­sa­je co­mo po­cas ve­ces ha­bía vis­to la his­to­ria re­cien­te de la po­lí­ti­ca chi­le­na.

Us­ted di­jo que los re­sul­ta­dos de las mu­ni­ci­pa­les no só­lo habían si­do voto cas­ti­go pa­ra el Go­bierno, sino una valoración de la ad­mi­nis­tra­ción del ex Pre­si­den­te Piñera, ¿por qué lo di­ce, no fue mé­ri­to de los pro­pios can­di­da­tos?

—Siem­pre las elec­cio­nes lo­ca­les tie­nen su par­ti­cu­la­ri­dad, pe­ro tam­bién mar­can una se­ñal po­lí­ti­ca. Me pa­re­ce que cre­cien­te­men­te, y se es­tán vien­do en las en­cues­tas y se vio en la elec­ción, hay una valoración, un re­co­no­ci­mien­to a un buen Go­bierno. Y ese fue el Go­bierno del ex Pre­si­den­te Sebastián Piñera. Eso se re­fle­ja en dos ma­ne­ras: por el éxi­to mu­cho ma­yor de Chi­le Va­mos en la elec­ción, por­cen­ta­je de chi­le­nos go­ber­na­dos por Chi­le Va­mos… es un in­di­ca­dor. Lo otro es que los nom­bres de per­so­nas em­ble­má­ti­cas que ga­na­ron son per­so­nas que es­tán muy li­ga­das al Go­bierno: Fe­li­pe Ales­san­dri tra­ba­jó en La Mo­ne­da; Evelyn Matt­hei fue mi­nis­tra de Es­ta­do; en al­gu­nas re­gio­nes que no se eli­gió el al­cal­de, Luz Ebens­per­ger en Iqui­que es­tu­vo a pun­to de ga­nar­le a So­ria. Com­ple­men­ta­rio a eso es el rol que ju­gó Piñera, se la ju­gó an­tes y se la ju­gó en los días fi­na­les. Hay una ola de re­cha­zo a la NM y al Go­bierno de Ba­che­let, y esa ola fue im­pul­sa­da tam­bién por el ca­riz per­so­nal de Sebastián Piñera. Y se no­tó en la cam­pa­ña.

En­ton­ces, a su jui­cio, el des­plie­gue del ex man­da­ta­rio sí hi­zo la di­fe­ren­cia.

—Sin du­da. A eso hay que agre­gar que fue com­ple­men­ta­do con el des­plie­gue de los mi­nis­tros. Ce­ci­lia Pérez, An­drés Chad­wick y yo es­tu­vi­mos en Con­cep­ción. Per­di­mos, pe­ro es­tu­vi­mos allá. Los tres es­tu­vi­mos en San­tia­go y des­ple­ga­dos en otros lu­ga­res. Lo que di­ría que, efec­ti­va­men­te, el to­mar ries­gos, que es una ca­rac­te­rís­ti­ca muy pro­pia de Sebastián Piñera, da sus frutos. Aun­que pa­ra mí lo esen­cial que es­tá pa­san­do es que se es­tá va­lo­ran­do ha­ber he­cho un buen Go­bierno.

SU DIAG­NÓS­TI­CO “La Nue­va Ma­yo­ría es­tá des­tro­za­da y el Go­bierno es­tá com­ple­ta­men­te pa­ra­li­za­do”.

FU­TU­RO “El país quie­re que es­te Go­bierno sea un pa­rén­te­sis, que la Nue­va Ma­yo­ría sea un pa­rén­te­sis”.

LEC­TU­RA MU­NI­CI­PA­LES “Ha­ber ga­na­do en co­mu­nas co­mo Mai­pú y co­mu­nas de cla­se me­dia en que se ga­nó, es una se­ñal muy fuer­te”.

Lue­go de co­no­ci­dos los re­sul­ta­dos, tan­to Piñera co­mo us­te­des, los ex mi­nis­tros, ins­ta­la­ron el con­cep­to de “cam­bio”, que el país ne­ce­si­ta un cam­bio, ¿qué cam­bio?

—Es­te Go­bierno es­tá pa­gan­do los cos­tos, de­mo­crá­ti­ca­men­te, de tres erro­res: un error de diag­nós­ti­co de lo que es­ta­ba pa­san­do en Chi­le, que to­do lo que se ha­bía cons­trui­do en los 20 o 25 años an­tes es­ta­ba mal, que la ló­gi­ca de los acuer­dos es­ta­ba mal. Se­gun­do, un error de las po­lí­ti­cas: se de­rro­tó la “re­tro­ex­ca­va­do­ra”, se de­rro­tó “hay que sa­car los pa­ti­nes”… el ejem­plo más grá­fi­co de eso es que en las co­mu­nas de cla­se me­dia la Nue­va Ma­yo­ría tu­vo su ma­yor de­rro­ta. Y en ter­cer lu­gar, se de­rro­tó la inep­ti­tud. El chi­leno de hoy día es una per­so­na que tie­ne una con­fian­za en sí mis­mo mu­cho ma­yor, con­fía más en la li­ber­tad in­di­vi­dual y cas­ti­ga más a un Es­ta­do inep­to. Por eso hoy la Nue­va Ma­yo­ría es­tá des­tro­za­da y el Go­bierno es­tá com­ple­ta­men­te pa­ra­li­za­do. El cam­bio es mu­cho más allá de un cam­bio de ges­tión, es un cam­bio de po­lí­ti­cas. Esa fra­se de “va­mos a qui­tar los pa­ti­nes”, re­fle­ja un ti­po de po­lí­ti­ca que el chi­leno re­cha­za. La gen­te quie­re te­ner un pro­yec­to co­mún, ese es el cam­bio, no el es­ti­lo que ne­gó la po­lí­ti­ca de los acuer­dos y des­va­lo­ri­zó la im­por­tan­cia de la uni­dad na­cio­nal.

Cuan­do el ex man­da­ta­rio anun­cia que no va a se­guir el pro­yec­to de gra­tui­dad en la edu­ca­ción, que exis­ten “fa­llas es­truc­tu­ra­les” en ma­te­ria de em­pleo, se­gu­ri­dad, sa­lud y que, emu­lan­do un gás­fi­ter, “hay que en­trar a pi­car”, ¿es­tán alla­nan­do el te­rreno pa­ra una “re­tro­ex­ca­va­do­ra” 2.0?

—No, de nin­gu­na ma­ne­ra. La re­tro­ex­ca­va­do­ra es un es­ti­lo de la di­vi­sión, de ne­gar la im­por­tan­cia de los acuer­dos. Hay que vol­ver a los con­sen­sos.

¿Aun­que el cos­to sea que es­tos cua­tro años sean un pa­rén­te­sis ba­jo esas pre­mi­sas que es­tán plan­tean­do?

—Es que creo que es­tos cua­tro años que he­mos vi­vi­do tie­nen que ser un pa­rén­te­sis. Los chi­le­nos quie­ren más bien una grúa, quie­ren re­cons­truc­ción. In­sis­to, ha­ber ga­na­do en co­mu­nas co­mo Mai­pú y co­mu­nas de cla­se me­dia en que se ga­nó, es una se­ñal muy fuer­te de una de­man­da por me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de la ciu­da­da­nía, por ejem­plo, po­nien­do én­fa­sis en se­gu­ri­dad y ca­li­dad de la edu­ca­ción.

PRIO­RI­DA­DES CHI­LE VA­MOS “Te­ne­mos que vol­ver a te­ner la re­pre­sen­ta­ción (par­la­men­ta­ria) que te­nía­mos, co­mo mí­ni­mo”.

¿To­dos los ex mi­nis­tros de Pi-

ñe­ra que hoy lo acom­pa­ñan es­tán com­pro­me­ti­dos con im­pul­sar es­te cam­bio? Piñera in­sis­te en que só­lo un sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad ha­ría que bus­que la re­elec­ción...

—Por su­pues­to, la res­pon­sa­bi­li­dad con el país es­tá por so­bre to­do.

Cuan­do Piñera y Avan­za Chi­le pi­den a Chi­le Va­mos “ac­tuar con uni­dad”, ¿sig­ni­fi­ca que el blo­que se ali­nee tras sus diag­nós­ti­cos y que no ha­ya pri­ma­rias?

— Hoy hay una res­pon­sa­bi­li­dad con el país muy gran­de, por­que las con­di­cio­nes del país se han de­te­rio­ra­do. Hay mu­chas co­sas que es­ta­ban en ca­mino, que por esa men­ta­li­dad no se han re­to­ma­do, y al­gu­nos muy vi­gen­tes que tra­ba­jé di­rec­ta­men­te, por ejem­plo, el da­ño de no ha­ber se­gui­do tra­ba­jan­do pa­ra per­fec­cio­nar el re­gis­tro elec­to­ral, hay un pro­yec­to que es­tá en el Con­gre­so. Es­ta­mos dis­cu­tien­do de la abs­ten­ción, y de­ja­mos un pro­yec­to pa­ra voto ade­lan­ta­do. Por eso la res­pon­sa­bi­li­dad es muy gran­de y el con­cep­to de uni­dad tie­ne un va­lor ma­yor hoy día —y no me re­fie­ro só­lo a Chi­le Va­mos, sino co­mo sec­tor cen­tro de­re­cha—, por eso te­ne­mos la obli­ga­ción de prio­ri­zar la uni­dad.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les desafíos del blo­que?

—Pre­pa­rar­se pa­ra go­ber­nar, te­ner un buen pro­gra­ma ba­sa­do en los prin­ci­pios del sec­tor; de­fi­nir un sis­te­ma de pri­ma­rias y par­ti­ci­par to­dos los ac­to­res del sec­tor en ese pro­ce­so; ade­más, pre­pa­rar­se pa­ra una bue­na cam­pa­ña pre­si­den­cial. Pe­ro tam­bién te­ne­mos bue­nos equi­pos pa­ra la cam­pa­ña par­la­men­ta­ria. De­be­mos vol­ver a te­ner la re­pre­sen­ta­ción que te­nía­mos (an­tes de 2013) co­mo mí­ni­mo, y po­de­mos sa­car lec­cio­nes de las mu­ni­ci­pa­les: ha­ber de­ci­di­do opor­tu­na­men­te los nom­bres, ha­ber de­ci­di­do una es­tra­te­gia de cam­pa­ña, ha­ber prio­ri­za­do la uni­dad. Creo que la cen­tro­de­re­cha es­tá apren­dien­do a ha­cer cam­pa­ña con voto vo­lun­ta­rio.

¿Cree que el sec­tor ha da­do ti­ra­je a nue­vas fi­gu­ras pa­ra la par­la­men­ta­ria o que es­tán al de­be aún? Cuan­do sa­lie­ron de La Mo­ne­da se les cri­ti­có por eso, y por ha­ber ape­la­do a par­la­men­ta­rios pa­ra el úl­ti­mo tra­mo del Go­bierno…

—Creo que uno de los gran­des le­ga­dos del Go­bierno del Pre­si­den­te Piñera es ha­ber for­ma­do una ge­ne­ra­ción de per­so­nas con mu­cho ma­yor sen­ti­do pú­bli­co, y eso se ve en el re­sul­ta­do de la mu­ni­ci­pal. Evó­po­li fue for­ma­do fun­da­men­tal­men­te por ex co­la­bo­ra­do­res del Go­bierno y hoy fue el que tu­vo ma­yor éxi­to en la elec­ción mu­ni­ci­pal. De­be ha­ber unas mil o dos mil per­so­nas que tra­ba­ja­ron pa­ra el Go­bierno, que se for­ma­ron y que hoy es­tán de Arica a Ma­ga­lla­nes. Un ejem­plo que me lle­ga de cer­ca: Clau­dio Ra­do­nich, que fue je­fe de la di­vi­sión po­lí­ti­ca de la Seg­pres, ga­nó en Ma­ga­lla­nes, don­de la cen­tro­de­re­cha no ha­bía ga­na­do nun­ca.

Se­gún co­men­ta­ron en RN, Piñera ju­gó un rol ac­ti­vo pa­ra que la ac­tual me­sa en­ca­be­za­da por Cris­tián Monc­ke­berg y Mario Des­bor­des de­ci­die­ra re­pos­tu­lar­se, ¿co­rres­pon­de que se in- mis­cu­ya en esas ges­tio­nes?

—In­ter­pre­to la fra­se des­de el pun­to de vis­ta de la se­ñal de com­pro­mi­so con lo pú­bli­co en su rol de ex Pre­si­den­te, y creo que ellos lo va­lo­ran. El Pre­si­den­te Piñera ha da­do una se­ñal sis­te­má­ti­ca de com­pro­mi­so con lo pú­bli­co —Mario Des­bor­des fue sub­se­cre­ta­rio, Cris­tián Monc­ke­berg par­la­men­ta­rio y miem­bro de la co­mi­sión de Cons­ti­tu­ción— y esa es la lec­tu­ra, así lo in­ter­pre­to.

¿Có­mo ve la ame­na­za de que el se­na­dor Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón pue­da lle­gar a primera vuel­ta pre­si­den­cial sin pri­ma­rias? RN es­tá ha­cien­do ges­tio­nes pa­ra con­te­ner ese ries­go...

—To­das las per­so­nas de la cen­tro­de­re­cha, da­do el mo­men­to que es­tá vi­vien­do el país, de­ben in­cor­po­rar­se a una pri­ma­ria, abier­ta, de­mo­crá­ti­ca, re­gu­la­da por ley, con par­ti­ci­pa­ción del Ser­vel. Es de­cir, na­die pue­de du­dar de la ca­li­dad y se­rie­dad del pro­ce­so de pri­ma­rias.

Sin ex­cep­ción, ni Piñera. —Cla­ro, to­dos, sin ex­cep­ción. Lue­go de las mu­ni­ci­pa­les, ¿sien­te que Ale­jan­dro Gui­llier es hoy por hoy más ame­na­za pa­ra Sebastián Piñera que el ex Pre­si­den­te Ri­car­do La­gos Es­co­bar?

—Lo pon­go en mis pa­la­bras: creo que los tiem­pos po­lí­ti­cos es­tán pa­ra Ri­car­do La­gos y no pa­ra Ale­jan­dro Gui­llier, por­que creo que ma­yo­ri­ta­ria­men­te el país quie­re que es­te Go­bierno sea un pa­rén­te­sis, que la Nue­va Ma­yo­ría sea un pa­rén­te­sis. Ri­car­do La­gos in­ter­pre­ta me­jor eso, la per­cep­ción co­lec­ti­va, que Ale­jan­dro Gui­llier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.