Jo­sé Pa­blo Are­llano: “Ha ha­bi­do un de­te­rio­ro en la pre­pa­ra­ción, apro­ba­ción e im­ple­men­ta­ción de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas”

—El eco­no­mis­ta se­ña­ló que “un Go­bierno no de­be te­mer en ade­cuar las ex­pec­ta­ti­vas a lo que es po­si­ble”. —Asi­mis­mo, aco­tó que de­bi­do al es­ce­na­rio de me­no­res re­cur­sos fis­ca­les, se de­be ha­cer una eva­lua­ción de la efec­ti­vi­dad de mu­chos pro­gra­mas”.

Pulso - - Portada - Una entrevista de CAR­LOS ALON­SO M.

AFI­NES de 2015, el in­ves­ti­ga­dor de la Cor­po­ra­ción de Es­tu­dios pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca (Cie­plan), Jo­sé Pa­blo Are­llano, pu­bli­có el es­tu­dio ¿Qué ha­ce­mos aho­ra que ter­mi­nó el su­per­ci­clo del co­bre?, don­de abor­da en pers­pec­ti­va có­mo el país no apro­ve­chó bien ese boom del me­tal ro­jo y có­mo aho­ra de­be ir ade­cuán­do­se a esa nue­va reali­dad. Es­te do­cu­men­to co­bra ple­na vi­gen­cia hoy, con un pre­cio del co­bre de lar­go pla­zo en US$2,57 la libra y de US$2,20 la libra pro­yec­ta­do por Ha­cien­da pa­ra 2017, y con pers­pec­ti­va de in­gre­sos fis­ca­les exi­guas pa­ra el me­diano pla­zo. Pa­ra el tam­bién ex di­rec­tor de Pre­su­pues­tos y ex pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Co­del­co, el Go­bierno de­be ser cla­ro en ex­pli­car que, da­do es­te es­ce­na­rio de me­no­res in­gre­sos, se de­ben mo­de­rar las ex­pec­ta­ti­vas por demandas so­cia­les que ex­pli­can más gas­to. “Hay que ex­pli­car y ser muy cla­ros en que no se pue­den aten­der esas ne­ce­si­da­des a la ve­lo­ci­dad y con la pron­ti­tud que an­tes se pen­sa­ba”, se­ña­la y agre­ga que “un Go­bierno no de­be te­mer en ade­cuar las ex­pec­ta­ti­vas a lo que es po­si­ble”.

¿El país no fue ca­paz de ad­mi­nis­trar bien la bo­nan­za del pre­cio del co­bre?

—El pre­cio pro­me­dio del co­bre en­tre 2005 y el 2013 lle­gó a US$3,43 por libra, prác­ti­ca­men­te el do­ble de los US$1,66 la libra pro­me­dio en los 30 años pre­vios y muy su­pe­rior al pro­me­dio del úl­ti­mo si­glo que fue de US$2,11 por libra, me­di­do en mo­ne­da com­pa­ra­ble, muy pa­re­ci­do al ac­tual. Lo que hi­ci­mos bien fue gas­tar só­lo una par­te de es­tos in­gre­sos fis­ca­les ex­tra­or­di­na­rios es­ti­ma­dos en ba­se a un pre­cio de lar­go pla­zo, y aho­rrar la di­fe­ren­cia. Los aho­rros se usa­ron pa­ra pa­gar deu­das y pa­ra acu­mu­lar ac­ti­vos fi­nan­cie­ros. A pe­sar de la cri­sis in­ter­na­cio­nal de 2009, se aho­rra­ron US$10.700 mi­llo­nes en­tre 2005 y 2009. La si­tua­ción fue dis­tin­ta en los años si­guien­tes, ya que pro­duc­to de los dé­fi­cits pre­su­pues­ta­rios, el 2015 ter­mi­nó con deu­das ma­yo­res a los ac­ti­vos en US$11.300 mi­llo­nes, es­to es el do­ble que an­tes del ini­cio de la bo­nan­za.

¿Qué pa­só des­pués que la deu­da co­men­zó a au­men­tar?

—Se fue to­man­do con­fian­za en que los pre­cios ex­cep­cio­nal­men­te al­tos se man­ten­drían por mu­chos años y se de­jó de aho­rrar en los úl­ti­mos años del sú­per ci­clo o peor aún se desaho­rro. En los pri­me­ros años

VARIABLES ES­TRUC­TU­RA­LES “Des­de el pre­su­pues­to 2011 en ade­lan­te se uti­li­za­ron pre­cios del co­bre in­sos­te­ni­bles a lar­go pla­zo”. SÚ­PER CI­CLO DEL CO­BRE “Se con­fió que los pre­cios al­tos del co­bre se man­ten­drían y se de­jó de aho­rrar”. DEMANDAS CIUDADANAS “Hay que ex­pli­car y ser muy cla­ros en que no se pue­den aten­der las ne­ce­si­da­des a la ve­lo­ci­dad que an­tes se pen­sa­ba”.

del sú­per ci­clo la po­lí­ti­ca fis­cal fue cau­te­lo­sa y muy pru­den­te, ya que se ele­va­ron muy mo­de­ra­da­men­te las es­ti­ma­cio­nes del pre­cio de lar­go pla­zo. Sin em­bar­go, des­de el pre­su­pues­to 2011 en ade­lan­te se uti­li­za­ron pre­cios del co­bre in­sos­te­ni­bles a lar­go pla­zo.

¿Ve que eso es lo que aho­ra le es­tá pa­san­do un po­co la cuen­ta al país te­nien­do que ade­cuar gas­tos y prio­ri­zan­do pro­gra­mas?

—Lo más di­fí­cil es ade­cuar­se a un rit­mo de au­men­to de gas­tos mu­cho me­nor. El pre­su­pues­to del 2017, co­rrec­ta­men­te ha mo­de­ra­do el in­cre­men­to de los gas­tos. Y afor­tu­na­da­men­te, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses y gra­cias a la po­lí­ti­ca fis­cal de las úl­ti­mas dé­ca­das, no he­mos te­ni­do que re­cor­tar el gas­to.

¿Có­mo de­be en­fren­tar el Go­bierno es­ta co­yun­tu­ra de me­no­res gas­tos y ma­yo­res demandas?

—Des­de ha­ce un tiem­po el Go­bierno ha em­pe­za­do a mo­de­rar las ex­pec­ta­ti­vas que des­afor­tu­na­da­men­te es­ti­mu­ló, las cua­les cla­ra­men­te no eran sos­te­ni­bles. Al mis­mo tiem­po creo que hay que ha­cer una eva­lua­ción a fon­do de la efec­ti­vi­dad de mu­chos pro­gra­mas don­de po­drían usar­se me­jor los re­cur­sos pú­bli­cos.

Pe­ro exis­ten demandas cre­cien­tes de ma­yor gas­to co­mo en pen­sio­nes, edu­ca­cio­nal, sa­lud…

—Hay que ex­pli­car y ser muy cla­ros en que no se pue­den aten­der esas ne­ce­si­da­des a la ve­lo­ci­dad y con la pron­ti­tud que an­tes se pen­sa­ba. Si se hi­cie­ra, ce­dien­do a las pre­sio­nes, más tem­prano que tar­de se de­te­rio­ra­ría la si­tua­ción fis­cal y po­dría­mos lle­gar a una cri­sis con con­se­cuen­cias mu­cho peo­res.

Pe­ro es com­ple­jo pa­ra un Go­bierno y una coa­li­ción po­lí­ti­ca ma­ti­zar ex­pec­ta­ti­vas y as­pi­ra­cio­nes ciudadanas...

—Una co­sa son las ex­pec­ta­ti­vas, otra las as­pi­ra­cio­nes. No se de­ben con­fun­dir. Las as­pi­ra­cio­nes pue­den y es bueno que sean muy al­tas. Tan­to las as­pi­ra­cio­nes in­di­vi­dua­les o fa­mi­lia­res co­mo las co­lec­ti­vas que re­fle­jan lo que que­re­mos lo­grar co­mo co­mu­ni­dad o país. Las ex­pec­ta­ti­vas ha­blan del có­mo y el cuán­do pa­re­ce po­si­ble con­cre­tar las as­pi­ra­cio­nes. Un Go­bierno no de­be te­mer en ade­cuar las ex­pec­ta­ti­vas a lo que es po­si­ble, por el con­tra­rio, las as­pi­ra­cio­nes co­lec­ti­vas tie­nen más via­bi­li­dad de rea­li­zar­se cuan­do las ex­pec­ta­ti­vas y el com­por­ta­mien­to aso­cia­do a ellas se ajus­tan a lo po­si­ble.

La po­si­ción fis­cal del país es dé­bil con­si­de­ran­do la tra­yec­to­ria de dé­fi­cit tan­to efec­ti­vo co­mo es­truc­tu­ral, ¿có­mo ve el es­ce­na­rio fis­cal de me­diano pla­zo?

—La si­tua­ción se ha de­bi­li­ta­do gra­ve­men­te. Pa­ra los años 2018 y 2019 los gas­tos ya com­pro­me­ti­dos su­pe­ran los que se pue­den fi­nan­ciar sin su­pe­rar la me­ta de dé­fi­cit má­xi­mo que el Go­bierno se ha pro­pues­to. Bas­ta com­pa­rar la si­tua­ción que se pro­yec­ta­ba ha­ce dos años con la que se pro­yec­ta ac­tual­men­te. Pa­ra el 2018 se es­ti­ma­ba una hol­gu­ra US$3.036 mi­llo­nes y aho­ra se es­ti­ma en un ex­ce­so de com­pro­mi­sos por US$382 mi­llo­nes. Es­to a pe­sar que pa­ra el 2018 la me­ta ori­gi­nal era de equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio y aho­ra es de dé­fi­cit de 1,3% del PIB.

En otro ám­bi­to, un fac­tor que es­te Go­bierno no ha im­pul­sa­do con ma­yor fuer­za son las con­ce­sio­nes, en ese sen­ti­do, ¿ve que ace­le­rar es­tos pro­ce­sos per­mi­ti­ría ayu­dar a la in­ver­sión?

—En un es­ce­na­rio de es­tre­chez fis­cal el Es­ta­do de­be con­cen­trar sus re­cur­sos en aque­llas ma­te­rias don­de no tie­ne na­die que lo sus­ti­tu­ya. La cons­truc­ción y ad­mi­nis­tra­ción de in­fra­es­truc­tu­ra la pue­den ha­cer los pri­va­dos a tra­vés de con­ce­sio­nes. Tal co­mo lo prue­ban los he­chos y la ex­pe­rien­cia de una in­ver­sión de US$19.000 mi­llo­nes de dó­la­res en los úl­ti­mos 20 años, es­ta es una muy bue­na al­ter­na­ti­va. Es­pe­ro que es­to re­ci­ba la ma­yor fuer­za po­si­ble y con una vi­sión de desa­rro­llo de lar­go pla­zo del país.

Des­de que se apro­bó la re­for­ma tri­bu­ta­ria ha ha­bi­do una crí­ti­ca a la for­ma en que se em­pe­za­ron a di­se­ñar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, ¿com­par­te ese jui­cio?

—Ha ha­bi­do un de­te­rio­ro en la pre­pa­ra­ción, apro­ba­ción e im­ple­men­ta­ción de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Eso se re­fle­ja en que, por ejem­plo, la re­for­ma tri­bu­ta­ria tu­vo que ser mo­di­fi­ca­da con otra ley ca­si tan ex­ten­sa co­mo la primera. La cual a su vez era muy dis­tin­ta del pro­yec­to ori­gi­nal del Go­bierno. En edu­ca­ción la­men­ta­ble­men­te ve­mos lo mis­mo. Hay que to­mar­se el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra con­sen­suar los diag­nós­ti­cos y lue­go pro­po­ner cam­bios sin im­pro­vi­sa­ción y bus­can­do acuer­dos am­plios si se quie­re que ellos per­du­ren en el tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.