DT po­dría re­cha­zar pac­tos de ser­vi­cios mí­ni­mos pe­se a acuer­do en­tre las par­tes

Se­gún el dic­ta­men de la Di­rec­ción del Tra­ba­jo, la ca­li­fi­ca­ción de ser­vi­cios mí­ni­mos no pue­de me­nos­ca­bar el de­re­cho a huel­ga en su esen­cia, por lo que de­ben in­ter­pre­tar­se res­tric­ti­va­men­te. Ex je­fe del ser­vi­cio cree que ello abre es­pa­cio a ob­je­cio­nes.

Pulso - - Economia & Dinero - J.P. PALACIOS

—“El dic­ta­men sis­te­ma­ti­za un pro­ce­di­mien­to es­pe­cial que que­dó en la Re­for­ma La­bo­ral, pe­ro de­ja al­gu­nas du­das que es ne­ce­sa­rio acla­rar”. Esa es la lec­tu­ra que hi­zo el ex di­rec­tor del Tra­ba­jo (DT), Mar­ce­lo Albornoz, res­pec­to del do­cu­men­to que pu­bli­có ha­ce unos días el or­ga­nis­mo fis­ca­li­za­dor, que re­gu­la el pro­ce­di­mien­to en ma­te­ria de ser­vi­cios mí­ni­mos en ca­so de huel­ga.

Ca­be in­di­car que la fi­gu­ra de los ser­vi­cios mí­ni­mos y equi­pos de emer­gen­cia en las em­pre­sas que pue­den de­cla­rar­se en huel­ga den­tro de un pro­ce­so de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va fue es­ta­ble­ci­da en la ley que mo­der­ni­za las re­la­cio­nes la­bo­ra­les y en­tra­rá en vi­gen­cia el 1 de abril de 2017. La ope­ra­to­ria e in­ter­pre­ta­ción del sis­te­ma que­dó a car­go de la DT.

En ese plano, Albornoz ad­vier­te que una de las pri­me­ras du­das que sur­gen del dic­ta­men es pre­ci­sa­men­te el pro­ce­di­mien­to in­terno que adop­ta­rá la Di­rec­ción del Tra­ba­jo pa­ra ca­li­fi­car los ser­vi­cios mí­ni­mos.

“Hay du­das so­bre la ope­ra­ti­vi­dad interna del sis­te­ma. La DT de­be re­gu­lar el fun­cio­na­mien­to de es­te pro­ce­di­mien­to in­terno. Es de­cir, có­mo se va a tra­mi­tar, qué ins­tan­cias ha­brá en las di­rec­cio­nes re­gio­na­les, cuál será la ven­ta­ni­lla de in­gre­so y las con­tra­par­tes. Tam­bién hay que cla­ri­fi­car los cri­te­rios téc­ni­cos que tie­nen que ser or­de­na­do­res. La ley obli­ga a la DT a te­ner cri­te­rios ge­ne­ra­les y pu­bli­car­los. Esa se-

ría una bue­na vía pa­ra po­der te­ner cer­ti­dum­bre per­ma­nen­te de cri­te­rios y pro­ce­sos. Con eso ya sa­bría­mos qué ta­reas cons­ti­tu­yen per se ser­vi­cios mí­ni­mos. No es acon­se­ja­ble que el sis­te­ma sea ca­so a ca­so”, se­ña­ló el abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta.

A jui­cio del ex­per­to, el dic­ta­men tam­po­co de­ja cla­ro qué va a pa­sar si en una em­pre­sa hay dos sin­di­ca­tos y uno de ellos lo­gra un acuer­do con el em­plea­dor por ser­vi­cios mí­ni­mos y el otro sin­di­ca­to no. “El dic­ta­men de­bie­ra ser más pre­ci­so res­pec­to de que el acuer­do de un sin­di­ca­to con el em­plea­dor no pue­de ser des­co­no­ci­do por el otro sin­di­ca­to”, plan­teó.

Pe­ro una de las ma­te­rias don­de el do­cu­men­to de la DT ge­ne­ra más es­pa­cio a la in­cer­ti­dum­bre, se­gún Albornoz, es en la po­si­bi­li­dad que se abre pa­ra que el or­ga­nis­mo pue­da ob­je­tar los acuer­dos sus­cri­tos en­tre las par­tes pa­ra ser­vi­cios mí­ni­mos.

Se­gún el tex­to de la DT, la ca­li­fi­ca­ción de ser­vi­cios mí­ni­mos no pue­de me­nos­ca­bar el de­re­cho a huel­ga en su esen­cia. “La huel­ga es un de­re­cho fun­da­men­tal de los tra­ba­ja­do­res, por tan­to, los ser­vi­cios mí­ni­mos só­lo pro­ce­den res­pec­to de las hi­pó­te­sis es­ta­ble­ci­das en la ley y de­ben in­ter­pre­tar­se res­tric­ti­va­men­te”, re­za el dic­ta­men. A jui­cio de Abor­noz, ello po­dría ser su­fi­cien­te pa­ra que el ser­vi­cio re­vi­se la pro­ce­den­cia de los pac­tos en­tre sin­di­ca­to y em­plea­dor.

“El Es­ta­do tie­ne que pro­mo­ver el diá­lo­go y el acuer­do di­rec­to en­tre las par­tes. Por lo tan­to, se­ría con­ve­nien­te que se cla­ri­fi­ca­ra que cuan­do hay un acuer­do sus­cri­to, la DT no de­be­ría te­ner atri­bu­cio­nes pa­ra ca­li­fi­car o re­cha­zar un acuer­do. Creo que hay que en­tre­gar a las par­tes la li­ber­tad y la au­to­no­mía pa­ra po­der re­sol­ver y acor­dar. Se­ría con­tra­pro­du­cen­te que la DT re­vi­sa­ra los acuer­dos y los ob­je­ta­ra. Eso no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción le­gal ni pro­ce­di­men­tal”, di­ce el ex­per­to.

¿La DT, en­ton­ces, de­be­ría va­li­dar los acuer­dos, in­clu­so si es­tos con­tra­vie­nen la huel­ga efec­ti­va? —“Las par­tes tie­nen la au­to­no­mía y el po­der de de­ci­sión en una ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. La ley los fa­cul­ta a ne­go­ciar y acor­dar. Lo de­más es un te­ma me­ra­men­te in­ter­pre­ta­ti­vo. Si las par­tes ca­li­fi­can una ta­rea o una fun­ción co­mo ser­vi­cio mí­ni­mo eso de­be pre­va­le­cer fren­te a cual­quier otra opi­nión ex­ter­na, in­clui­da la DT”.

“Se­ría con­tra­pro­du­cen­te que la DT re­vi­sa­ra los acuer­dos y los ob­je­ta­ra. Eso no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción le­gal ni pro­ce­di­men­tal”. MAR­CE­LO ALBORNOZ Abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.