La nue­va for­ma de vi­vir la co­ci­na

Las con­truc­cio­nes más mo­der­nas se ba­san en la co­ci­na co­mo el es­pa­cio prin­ci­pal de una casa, in­clu­yen­do elec­tro­do­més­ti­cos que ca­da vez cuen­tan con más tec­no­lo­gía y que ayu­dan a lle­var una vi­da sen­ci­lla, pro­fe­sio­nal y más sa­na en las ta­reas gas­tro­nó­mi­cas.

Pulso - - Evasion - MA­CA­RE­NA ZARHI CORDERO

LA CO­CI­NA es un es­pa­cio que ha ga­na­do pro­ta­go­nis­mo, cu­ya in­ver­sión en di­se­ño y equi­pa­mien­to se ha trans­for­ma­do en una ten­den­cia, pri­vi­le­gian­do su am­pli­tud y ele­men­tos mi­ni­ma­lis­tas. To­do, con un to­que de ele­gan­cia en los pro­duc­tos, in­clu­yen­do la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca co­mo una for­ma de cui­dar el me­dio am­bien­te. “Mie­le pres­ta aten­ción a los de­ta­lles y la er­go­no­mía de los pro­duc­tos pa­ra fa­ci­li­tar la vi­da dia­ria. Pa­ra 2017 se rea­li­za­rán lan­za­mien­tos de elec­tro­do­més­ti­cos que con­su­men me­nos ener­gía y aho­rran tiem­po”, ex­pli­ca Joa­na Cal­vin­ho, ge­ren­te de mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­cio­nes de Mie­le Chi­le.

Las mar­cas apues­tan por la al­ta tec­no­lo­gía de sus apa­ra­tos de coc­ción trans­for­mán­do­los ca­da vez en he­rra­mien­tas pro­fe­sio­na­les con un al­to ren­di­mien­to.

En­tre los pro­duc­tos que se des­ta­can en es­ta marca hay un horno que ayu­da a que las coc­cio­nes que se rea­li­zan a lar­go pla­zo, man­ten­gan una tem­pe­ra­tu­ra fi­ja. Ade­más cual­quier coc­ción al va­cío no tie­ne va­ria­ción y la textura por ejem­plo de un tro­zo de car­ne lle­ga a ser exac­ta des­de el cen­tro has­ta el bor­de,

Por otra par­te, con un horno a va­por la can­ti­dad de agua que se ne­ce­si­ta pa­ra co­ci­nar es mí­ni­ma, por lo que los mi­ne­ra­les jun­to con las pro­teí­nas de los ali­men­tos se man­tie­nen y se cue­cen mu­cho más rá­pi­do que en el con­ven­cio­nal, que­dan­do la co­mi­da al den­te y con sus pro­pie­da­des”, ex­pli­ca el chef Mat­heiu Mi­chel.

Las ten­den­cias en de­co­ra­ción de co­ci­nas han da­do un gi­ro, ya que an­tes es­tos úni­ca­men­te eran es­pa­cios pa­ra co­mer. En la ac­tua­li­dad se ha trans­for­ma­do en un lu­gar in­te­gra­do a otras zo­nas de la casa. “Es ca­da vez más co­mún, que en la co­ci­na al­gu­nos in­te­gran­tes de la fa­mi- lia co­ci­nen, con­ver­sen, los ni­ños ha­gan ta­reas o usen jue­gos de me­sa mien­tras otros mi­ran la te­le­vi­sión. Así, se ha con­ver­ti­do en una sa­la mul­ti­fun­cio­nal, don­de el apro­ve­cha­mien­to del es­pa­cio y la de­co­ra­ción ocu­pa un rol ca­da vez más im­por­tan­te”, di­ce Pa­tri­cia Ra­mí­rez, ge­ren­te co­mer­cial de Mil­ton Cui­ci­ne.

Otros de los pro­duc­tos de al­ta ga­ma son las co­ci­nas ita­lia­nas Smeg, ela­bo­ra­das por el ar­qui­tec­to ita­liano Gui­do Ca­na­lli, quien se en­car­gó de cu­brir el di­se­ño, pe­ro tam­bién las ne­ce­si­da­des del usua­rio. Por ejem­plo, cuen­tan con un horno con una ca­pa­ci­dad de 96 li­tros con mul­ti­fun­ción ter­mo­ven­ti­la­do, seis que­ma­do­res, re­ji­llas de fie­rro fun­di­do pe­sa­do, en­tre otras ca­rac­te­rís­ti­cas.

Los ac­ce­so­rios Ade­más de los ar­te­fac­tos hay co­ci­nas que cuen­tan con co­mo­di­dad en sus mue­bles co­mo los ca­jo­nes con cie­rre sua­ve, con bi­sa­gras

slow­mo­tion y ca­jo­nes es­pe­cie­ros que cuen­ta con di­vi­sio­nes in­ter­nas pa­ra los con­di­men­tos, lo que ayu­da a que co­ci­nar será más fá­cil. Tam­bién exis­te un mue­ble se­ca lo­za ca­mu­fla­do, al igual que las puer­tas he­chi­zas que es­con­den el re­fri­ge­ra­dor, la­va­va­ji­llas o ar­te­fac­tos eléc­tri­cos. Uno de los ar­te­fac­tos que ha re­vo­lu­cio­na­do la co­ci­na es Ther­mo­mix, de la com­pa­ñía ale­ma­na Vor­werk, una es­pe­cie de ju­gue­ra, pe­ro que es ca­paz de rea­li­zar nu­me­ro­sas fun­cio­nes, in­clu­yen­do cor­tar, mez­clar, ama­sar, co­cer a fue­go len­to, her­vir y co­cer al va­por. Aun­que no in­cor­po­ra la fun­ción de hor­nea­do, se usa a menudo pa­ra pre­pa­rar ma­sas o pas­tas que pos­te­rior­men­te irán al horno. El ro­bot ha si­do desa­rro­lla­do por 120 in­ge­nie­ros y 800 ex­per­tos téc­ni­cos, com­pro­ban­do más de 25.000 re­ce­tas.

An­tes la co­ci­na era un es­pa­cio uni­ca­men­te des­ti­na­do pa­ra co­mer. Hoy es­tá in­te­gra­do a otras zo­nas de la casa.

Los im­ple­men­tos de co­ci­na tra­tan de fal­ci­li­tar la vi­da dia­ria de las per­so­nas con di­se­ño y efi­cien­cia enere­gé­ti­ca.

Mil­ton Cui­ci­ne Las co­ci­nas is­la, los hor­nos em­po­tra­dos y las co­lum­nas ex­tra­íbles son muy úti­les. Ade­más ayu­dan a aho­rrar es­pa­cio y que to­do se vea más lim­pio y or­de­na­do.

Horno a va­por Co­mo es una so­la pie­za, el va­por se ex­pan­de y no pe­ne­tra el ai­re y no al­te­ra los sa­bo­res. Se pue­de po­ner el mis­mo tiemp­po­llo, pes­ca­do y un pos­tre sin al­te­rar las pro­pie­da­des.

Smeg Los ele­men­tos de co­ci­na pa­san a ser de­co­ra­ti­vos en los es­pa­cios co­mo es­te re­fri­ge­ra­dor que trae Mil­ton Cui­ci­ne.

Mie­le El re­fri­ge­ra­dor black­board es un ele­men­to cen­tral de co­mu­ni­ca­ción que de­co­ra y cuen­ta con al­ta tec­no­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.