De­mó­cra­tas en shock. Pier­den pre­si­den­cia an­te quien se­ña­la­ron no ap­to pa­ra el car­go

La derrota de Hi­llary Clin­ton to­mó por sor­pre­sa a su par­ti­do, que res­pal­dó en to­do mo­men­to su can­di­da­tu­ra, con la ac­ti­va par­ti­ci­pa­ción en la cam­pa­ña de los Oba­ma.

Pulso - - En Portada - FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO

— Los peo­res te­mo­res co­men­za­ron a cre­cer en el Par­ti­do De­mó­cra­ta lue­go de que Flo­ri­da que­da­ra te­ñi­do de­fi­ni­ti­va­men­te de ro­jo y Hi­llary Clin­ton twit­tea­ra en es­pa­ñol “es­te equi­po tie­ne mu­cho de qué es­tar or­gu­llo­so. Pa­se lo que pa­se es­ta no­che, gra­cias por to­do”. Las de­más fue­ron so­lo ma­las no­ti­cias, con una derrota en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y un ta­ble­ro de vo­tos elec­to­ra­les a fa­vor de Do­nald Trump, que lo­gró im­po­ner­se a pe­sar de las pa­la­bras del pro­pio Ba­rack Oba­ma, quien lo ca­ta­lo­gó en va­ria­das opor­tu­ni­da­des co­mo no ap­to pa­ra el car­go de Pre­si­den­te y co­man­dan­te en Je­fe del Ejér­ci­to.

¿Qué con­tri­bu­yó a la derrota del par­ti­do ofi­cia­lis­ta? Juan Car­los Hi­dal­go, analista de Ca­to Ins­ti­tu­te, no tie­ne du­das al res­pec­to. “Es­to de­jó de ma­ni­fies­to lo pro­ble­má­ti­co de la fi­gu­ra de Hi­llary Clin­ton pa­ra el elec­to­ra­do es­ta­dou­ni­den­se”, se­ña­ló a PUL­SO des­de Was­hing­ton, agre­gan­do que cual­quier can­di­da­to me­dia­na­men­te po­pu­lar hu­bie­ra “arra­sa­do” con Do­nald Trump.

En efec­to, los nú­me­ros de re­pro­ba­ción pe­sa­ron a lo lar­go de to­da la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Hi­llary Clin­ton. En la úl­ti­ma en­cues­ta de Bloom­berg la ex Pri­me­ra Da­ma ex­hi­bía un 51% de re­cha­zo fren­te a una apro­ba­ción de 46%, lo que la con­vier­te en la úni­ca en­tre los gran­des lí­de­res de­mó­cra­tas cu­yas ci­fras de ne­ga­ti­vos su­pe­ran a las po­si­ti­vas. La per­cep­ción fa­vo­ra­ble de Ba­rack Oba­ma lle­ga a 54%, la de Mi­che­lle Oba­ma a 58%, la de Joe Bi­den a 56% y la de su es­po­so Bill Clin­ton a 50%.

La ex Se­na­do­ra de Nue­va York ha­bía lo­gra­do re­po­ner­se a esos nú­me­ros y en­ca­be­zó las en­cues­tas du­ran­te va­rios me­ses, con es­pe­cial fuer­za tras los de­ba­tes pre­si­den­cia­les. Pe­ro las co­sas se com­pli­ca­ron el vier­nes 30 de oc­tu­bre, cuan­do el FBI de­ter­mi­nó la reaper­tu­ra de las in­ves­ti­ga­cio­nes en su con­tra por el uso de su co­rreo per­so­nal pa­ra asun­tos pro­pios del car­go de Se­cre­ta­ria de Es­ta­do, que ocu­pó en la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma. Es­te fue otro de los las­tres de su cam­pa­ña, pe­se a que la agen­cia fe­de­ral el do­min­go re­co­men­dó nue­va­men­te no le­van­tar car­gos en su con­tra.

En me­dio de es­tas po­lé­mi­cas, la ima­gen de Hi­llary Clin­ton su­frió otro gol­pe, lue­go que Wi­kiLeaks fil­tra­ra que la no­mi­na­da de­mó­cra­ta ha­bría re­ci­bi­do por ade­lan­ta­do pre­gun­tas del debate de las pri­ma­rias en el que en­fren­tó a Ber­ni San­ders. Es­ta re­ve­la­ción lle­vó a la red CNN a rom­per su con­tra­to con la co­men­ta­ris­ta Don­na Bra­zi­le, quien en ju­lio de es­te año asu­mió in­te­ri­na­men­te la pre­si­den­cia del Co­mi­té Na­cio­nal del Par­ti­do De­mó­cra­ta.

UNA DERROTA INES­PE­RA­DA. Pe­se a to­do es­to, pre­vio a las elec­cio­nes Hi­llary Clin­ton lu­cía co­mo la fa­vo­ri­ta pa­ra lle­gar a la Ofi­ci­na Oval en enero. Las úl­ti­mas en­cues­tas le en­tre­ga­ban una ven­ta­ja de 2,9 pun­tos por­cen­tua­les, en las ca­sas de apues­tas el 82,3% de los jue­gos es­ta­ban a su fa­vor, mien­tras que las pro­ba­bi­li­da­des de Fi­veThir­tiEight la fa­vo­re­cían con un con­tun­den­te 68,5%. To­dos es­tos nú­me­ros hi­cie­ron que la caída pa­ra ella y su par­ti­do fue­ra aún más do­lo­ro­sa.

“Es­tá aca­ba­da po­lí­ti­ca­men­te”, ase­gu­ró a PUL­SO Su­san Ma­cMa­nus, aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­sity of South Flo­ri­da, que ade­más sos­tu­vo que la vic­to­ria de Do­nald Trump “obli­ga­rá a una re­fle­xión pro­fun­da al in­te­rior del Par­ti­do De­mó­cra­ta.

Y es que Clin­ton no só­lo per­dió Flo­ri­da. Otros im­por­tan­tes swing sta­tes ter­mi­na­ron fa­vo­re­cien­do el triun­fo del mag­na­te, co­mo Ca­ro­li­na del Nor­te y Ohio.

En ese mar­co, el fu­tu­ro de la ex Se­cre­ta­ria de Es­ta­do lu­ce ne­bu­lo­so. “Sus as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les se aca­ba­ron, es­ta era su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad. Es pro­ba­ble que sal­ga de la pri­me­ra lí­nea de la po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos”.

Juan Car­los Hi­dal­go sos­tie­ne que la derrota cae­rá prin­ci­pal­men­te so­bre los hom­bres de la no­mi­na­da de­mó­cra­ta, des­car­tan­do que sea una res­pues­ta de los es­ta­dou­ni­den­ses a la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción. “Es­te no es un vo­to de cas­ti­go pa­ra el Go­bierno, por­que Ba­rack Oba­ma es re­la­ti­va­men­te po­pu­lar”.

Al cie­rre de es­ta edi­ción, los re­pu­bli­ca­nos te­nían la ven­ta­ja en la ba­ta­lla por el Se­na­do, con 44 es­ca­ños en su po­der, fren­te a los 42 de los de­mó­cra­tas. Se re­quie­ren más de 50 pa­ra te­ner su con­trol y en ca­so de em­pa­te de­fi­ne el vi­ce­pre­si­den­te.

FO­TO: AFP

La derrota to­mó por sor­pre­sa a los par­ti­da­rios de Hi­llary Clin­ton .

SU­SAN MA­CMA­NUS Aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­sity of South Flo­ri­da “Clin­ton es­tá aca­ba­da po­lí­ti­ca­men­te (...) Es­to obli­ga­rá a una re­fle­xión pro­fun­da al in­te­rior del Par­ti­do De­mó­cra­ta”

JUAN CAR­LOS HI­DAL­GO Analista de Ca­to Ins­ti­tu­te “Es­to de­jó de ma­ni­fies­to lo pro­ble­má­ti­co de la fi­gu­ra de Hi­llary Clin­ton pa­ra el elec­to­ra­do es­ta­dou­ni­den­se”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.