Re­man­do en sen­ti­dos opues­tos

Pulso - - Opinion - La au­to­ra es so­cia fun­da­do­ra de Hu­ma­ni­tas Glo­bal Exe­cu­ti­ve Search. ALE­JAN­DRA ARAN­DA

EL PRO­PÓ­SI­TO de la Re­for­ma La­bo­ral fue for­ta­le­cer y em­po­de­rar a los sin­di­ca­tos (cuan­do 80% de los trabajadores no es­tá sin­di­ca­li­za­do), por me­dio de nor­mas que in­clu­yen res­tric­cio­nes que li­mi­tan las fun­cio­nes de los trabajadores den­tro de una or­ga­ni­za­ción. Pe­ro es­tos no son los te­mas re­le­van­tes en la es­fe­ra del mun­do pri­va­do y la­bo­ral. Mien­tras que en el pri­me­ro se ha­bla de fle­xi­bi­li­dad, pro­duc­ti­vi­dad, ma­yor pre­sen­cia fe­me­ni­na, atrac­ción-re­ten­ción de ta­len­to y nue­vos li­de­raz­gos; en el se­gun­do ám­bi­to el diá­lo­go es­tá cen­tra­do en sin­di­ca­li­za­ción, re­em­pla­zo en ca­so de huel­ga, et­cé­te­ra. To­das, me­di­das ten­dien­tes a ri­gi­di­zar el mer­ca­do y su­bir los cos­tos de con­tra­ta­ción, por nom­brar al­gu­nos de sus efec­tos. Las em­pre­sas (in­de­pen­dien­te de su ta­ma­ño) en­fren­tan un pun­to de in­fle­xión en mu­chos ám­bi­tos: el cam­bio so­cial ha ge­ne­ra­do nue­vos con­su­mi­do­res, lo que obli­ga a las or­ga­ni­za­cio­nes a re­plan­tear­se su re­la­ción con el en­torno y su for­ma de ha­cer ne­go­cios. Si a ello su­ma­mos el in­gre­so al mun­do la­bo­ral de los mi­lle­nials, el re­sul­ta­do es que te­ne­mos un desafío aún ma­yor de ha­cer cam­bios sus­tan­cia­les pa­ra adap­tar el mer­ca­do la­bo­ral de acuer­do con las nue­vas ne­ce­si­da­des. Sin em­bar­go, el Go­bierno y el mun­do po­lí­ti­co pa­re­cen es­tar ale­ja­dos y/o de­sin­te­re­sa­dos en ge­ne­rar un diá­lo­go con el sec­tor pri­va­do y con los pro­pios trabajadores, ela­bo­ran­do le­yes que só­lo tie­nen re­le­van­cia pa­ra una mi­no­ría y afec­tan­do la con­tra­ta­ción y crea­ción de más y me­jo­res pues­tos de tra­ba­jo. Lo mis­mo se apli­ca a la re­for­ma edu­ca­cio­nal, don­de el debate se cen­tra en te­mas de for­ma de ma­ne­ra ma­ja­de­ra, omi­tien­do un aná­li­sis de fon­do acer­ca de si es­ta­mos efec­ti­va­men­te educando a ni­ños y jó­ve­nes pa­ra desen­vol­ver­se en el mun­do que les to­ca­rá vi­vir. Nue­va­men­te, con­cep­tos tan re­le­van­tes en el mun­do la­bo­ral co­mo li­de­raz­go, adap­ta­bi­li­dad, tra­ba­jo en equi­po, bri­llan por su au­sen­cia en un debate mar­ca­do por gra­tui­dad, des­mu­ni­ci­pa­li­za­ción, et­cé­te­ra. Cla­ro que las re­for­mas pue­den te­ner con­te­ni­dos o in­ten­cio­nes en una bue­na di­rec­ción. Más allá de lo que abor­dan, lo que in­quie­ta son los te­mas au­sen­tes. Una bre­cha pal­pa­ble en­tre la reali­dad y la po­lí­ti­ca que no ayu­da a su­pe­rar el cli­ma de des­con­fian­za ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.