¿Có­mo se vie­ne la mano del SII?

Al in­da­gar pa­ra sa­ber qué su­ce­de con to­dos los pro­ce­sos de fis­ca­li­za­ción, se ob­ser­va que ex­cep­to crear pá­ni­co en­tre los con­tri­bu­yen­tes, que se pa­ra­li­zan an­te tan­ta ame­na­za, no ocu­rre mu­cho más.

Pulso - - Opinion - La au­to­ra es so­cia Re­ca­ba­rren y Aso­cia­dos.

HE­MOS ES­TA­DO fren­te a una se­rie de pro­ce­sos muy es­pe­cia­les, la re­gu­la­ción de las in­ver­sio­nes en el ex­te­rior, o co­mo le de­cían en el mer­ca­do, “el sú­per 8”, en alu­sión al pa­go del 8% de im­pues­to; el pre­pa­go del FUT, la en­tra­da en vi­gen­cia de las nor­mas an­ti­elu­sión, los in­ter­cam­bios de in­for­ma­ción con paí­ses con los cua­les te­ne­mos tra­ta­dos, la au­to de­nun­cia de gas­tos re­cha­za­dos e, in­clu­so, la fil­tra­ción de in­for­ma­ción, co­mo son los ca­sos de los Pa­na­ma Pa­pers y la Lis­ta Fal­cia­ni, que han da­do ini­cio a una se­rie de pro­ce­sos de fis­ca­li­za­ción, en los cua­les el SII dis­pa­ra a la ban­da­da con la es­pe­ran­za de que cai­gan al­gu­nos en es­ta re­da­da. Sin em­bar­go, ¿qué que­da al fi­nal de to­do es­to?

Cuan­do uno ini­cia las con­sul­tas pa­ra sa­ber qué pa­sa con to­dos los pro­ce­sos de fis­ca­li­za­ción, nos da­mos cuen­ta de que, ex­cep­to crear pá­ni­co en­tre los con­tri­bu­yen­tes, que se in­mo­vi­li­zan an­te tan­ta ame­na­za de san­ción, no ocu­rre mu­cho más. Efec­ti­va­men­te, al­gu­nos no se atre­ven a to­mar de­ci­sio­nes, otros tie­nen mie­do a rec­ti­fi­car erro­res y ser trans­pa­ren­tes, por el ries­go de even­tua­les que­re­llas, y otros te­men que re­or­ga­ni­zar­se le­gí­ti­ma­men­te sea con­si­de­ra­do una con­duc­ta elu­si­va.

Si ana­li­za­mos al­gu­nos de es­tos ca­sos, po­de­mos dar­nos cuen­ta de có­mo se ma­te­ria­li­za es­te te­rro­ris­mo tri­bu­ta­rio.

En ma­te­ria ban­ca­ria, los ban­cos en fis­ca­li­za­ción rea­li­za­do a las per­so­nas men­cio­na­das en es­tas lis­tas se ha trans­for­ma­do en re­cau­da­ción pa­ra el Fis­co.

Otro pro­ce­so de fis­ca­li­za­ción muy sui generis ha si­do la re­gu­la­ri­za­ción de gas­tos re­cha­za­dos, al­gu­nos vin­cu­la­dos a po­lí­ti­cos y otros que por te­mor a una fis­ca­li­za­ción de­cla­ra­ron co­mo re­cha­za­dos, por no en­con­trar en ese mo­men­to el sus­ten­to del gas­to. El SII es­ta­ble­ce una ofi­ci­na es­pe­cial pa­ra au­to de­nun­cia de gas­tos re­cha­za­dos, y no fue­ron po­cos los que se pre­sen­ta­ron, se au­to de­nun­cia­ron y pa­ga­ron im­pues­to de ta­sa 35% so­bre es­tos mon­tos. De es­te gru­po, hay al­gu­nos que fue­ron que­re­lla­dos, hay otros cu­yos an­te­ce­den­tes tri­bu­ta­rios es­tán re­te­ni­dos y se les im­pi­de rea­li­zar re­or­ga­ni­za­cio­nes o tér­mi­nos de gi­ro, y hay al­gu­nos que por el tiem­po trans­cu­rri­do sa­ben que no po­drán ser fis­ca­li­za­dos nue­va­men­te.

El cons­tan­te cam­bio de cri­te­rio y de re­glas pro­du­ce una sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre e in­de­fen­sión. No ayu­da a dar es­ta­bi­li­dad la dic­ta­ción del ofi­cio re­ser­va­do N° 227, en el que se es­ta­ble­ce que la per­se­cu­ción ad­mi­nis­tra­ti­va pres­cri­be en tres años y que es­ta se­rá la ba­se pa­ra el en­vío de cau­sas al di­rec­tor na­cio­nal, a ob­je­to de que es­te se que­re­lle por de­li­to tri­bu­ta­rio, ya que uno se cues­tio­na si pri­ma la ley o no en es­tas ma­te­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.