Equi­fax alis­ta re­por­te de deu­da po­si­ti­va pa­ra ban­cos y re­tai­lers

La com­pa­ñía tie­ne una ver­sión be­ta del sis­te­ma. Se­gún da­tos del Ban­co Mun­dial es­tos mo­de­los han lo­gra­do re­du­cir en has­ta un 45% los ni­ve­les de im­pa­go en los paí­ses dón­de se han apli­ca­do.

Pulso - - Empresas & Mercados - MA­XI­MI­LI­ANO VILLENA

—“Se­gún el Ban­co Mun­dial el 61% de las per­so­nas eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­vas en La­ti­noa­mé­ri­ca no es­tá ban­ca­ri­za­das. Por de­fi­ni­ción un sco­re cre­di­ti­cio se ba­sa en in­for­ma­ción de los ban­cos, pe­ro si ese por­cen­ta­je es­tá fue­ra, exis­te un pro­ble­ma”, di­ce Ro­bin Moriarty, chief mar­ke­ting of­fi­cer pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca de Equi­fax, a la ho­ra de ex­pli­car el ob­je­ti­vo del nue­vo re­por­te de deu­da po­si­ti­va que la com­pa­ñía es­tá pre­pa­ran­do en Chi­le.

El sis­te­ma ya es­tá dis­po­ni­ble en dis­tin­tos paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, en los cua­les las ci­fras pa­re­cen ser alen­ta­do­ras. Se­gún ci­fras del Ban­co Mun­dial, la ta­sa de im­pa­gos en Ar­gen­ti­na – in­di­ca­dor que in­clu­ye to­das las en­ti­da­des que pres­tan di­ne­ro- pa­só de 3,81% a 2,98%, es

de­cir una caída de 22 pun­tos por­cen­tua­les lue­go de que se im­ple­men­ta­ran re­gis­tros de deu­da po­si­ti­va, mien­tras que en Bra­sil el in­di­ca­dor ca­yó la mi­tad a 1,84%.

Se­gún Moriarty, “es­ta­mos im­ple­men­tan­do es­to en mu­chos paí­ses, con fuen­tes de in­for­ma­ción dis­tin­tas”.

En ju­lio de 2015 el Tri­bu­nal de De­fen­sa de la Li­bre Com­pe­ten­cia (TDLC) apro­bó la con­sul­ta pre­sen­ta­da por Equi­fax, pa­ra im­ple­men­tar el ser­vi­cio que ofre­ce­rá a sus aso­cia­dos, en prin­ci­pio el re­tail, la in­for­ma­ción con­so­li­da­da so­bre deu­das mo­ro­sas (ne­ga­ti­va) y al día (po­si­ti­va)

Ce­lu­la­res. Ac­tual­men­te la pe­ne­tra­ción de la te­le­fo­nía mó­vil su­pera el 100% en el país.

de las per­so­nas. Hoy en día, en el país só­lo exis­ten re­gis­tros de deu­da ne­ga­ti­va ba­sa­da en las cuo­tas im­pa­gas de los usua­rios de cré­di­to.

Res­pec­to de la ini­cia­ti­va en el país, la eje­cu­ti­va se­ña­la que “es­ta­mos tra­ba­jan­do con los re­gu­la­do­res pa­ra ver có­mo po­der­nos mos­trar un sis­te­ma que ha te­ni­do éxi­to en otros mer­ca­dos, e in­ten­tar coor­di­nar los pa­sos que po­dría­mos dar acá. Es­ta­mos tra­ba­jan­do con op­cio­nes al­ter­na­ti­vas de in­for­ma­ción. En es­tos mo­men­tos es­ta­mos en una ver­sión be­ta y es­ta­mos tra­ba­jan­do con nues­tros clien­tes en es­to”.

Ac­tual­men­te, en Chi­le hay 18 mi­llo­nes de per­so­nas de las cua­les el 63% tie­ne al­gún pro­duc­to ban­ca­rio, mien­tras que en Pe­rú, por ejem­plo, só­lo 29% tie­ne ac­ce­so a al ban­ca de un to­tal de 31 mi­llo­nes de per­so­nas.

Res­pec­to de dón­de es­tán ex­tra­yen­do la in­for­ma­ción pa­ra la crea­ción de es­ta in­for­ma­ción po­si­ti­va en otros paí­ses, Moriarty in­di­ca que “es-

Po­bla­ción. Ha­cia 2040, la re­gión ten­drá 500 mi­llo­nes de per­so­nas en edad de tra­ba­jar, quie­nes bus­ca­rían ac­ce­so al cré­di­to.

ta­mos con da­tos de bie­nes, tam­bién con al­gu­nos part­ners­hips usan­do in­for­ma­ción co­mo las com­pa­ñías de te­lé­fo­nos, y tra­ba­jan­do en otras fuen­tes tam­bién, co­mo em­pre­sas de ven­ta di­rec­ta que nos es­tás ayu­dan­do en un país de­ter­mi­na­do. Aho­ra, es­to cam­bia por­que en ca­da país la ley es dis­tin­ta y la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble no ne­ce­sa­ria­men­te es la mis­ma. No es una úni­ca so­lu­ción pa­ra to­dos”.

“El año pa­sa­do hi­ci­mos cua­tro mi­llo­nes de eva­lua­cio­nes, es de­cir que por es­tos sis­te­mas hay cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas que tie­nen la opor­tu­ni­dad de es­cu­char ‘sí’ de par­te de ban­cos”, sos­tie­ne.

Apun­ta que “la ex­pec­ta­ti­va es que va­mos a se­guir cre­cien­do, y lo que ve­mos con clien­tes es que hay mu­cho in­te­rés en im­ple­men­tar es­tas so­lu­cio­nes. En La­ti­noa­mé­ri­ca la fuer­za la­bo­ral cre­ce­rá has­ta 500 mi­llo­nes ha­cia 2040 y es­ta­mos vien­do que es gen­te que va a que­rer ac­ce­der al cré­di­to. En paí­ses don­de se usan es­tos sis­te­ma se ha vis­to un au­men­to de per­so­nas que han po­di­do te­ner ac­ce­so al cré­di­to, por­que te­nien­do más in­for­ma­ción se pue­de en­ten­der el com­por­ta­mien­to de las per­so­nas de for­ma más com­ple­ta”.

Por úl­ti­mo, ex­pli­ca que el gra­do de co­rre­la­ción en­tre las pre­dic­cio­nes ba­sa­das en es­tos sis­te­mas res­pec­to del com­por­ta­mien­to real de pa­go es su­fi­cien­te. “Si es­tás con in­for­ma­ción ce­ro, es­te mé­to­do es me­jor que ce­ro. Es pre­de­ci­ble a un ni­vel acep­ta­ble pa­ra un ban­co re­tail, y con es­to po­de­mos ayu­dar a to­mar las de­ci­sio­nes”.

FO­TO: ALE­JAN­DRA DE LUC­CA V.

En otros paí­ses se ha ex­traí­do in­for­ma­ción con com­pa­ñías de te­lé­fo­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.