Y fon­dos de in­ver­sión éti­cos: “Son un ex­ce­len­te mo­de­lo de fi­nan­zas al­ter­na­ti­vas”

Em­pre­sas?

Pulso - - Empresas & Mercados - Una en­tre­vis­ta de FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO

SE­MI­LLAS de eco­no­mía al­ter­na­ti­va. Con ese nom­bre se sue­le co­no­cer a los fon­dos de in­ver­sión éti­cos, que Ade­la Cor­ti­na, ca­te­drá­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia y Di­rec­to­ra de la Fun­da­ción ÉTNOR, ca­ta­lo­ga co­mo un ex­ce­len­te mo­de­lo de fi­nan­zas.

En vís­pe­ras de su par­ti­ci­pa­ción en el VI Fes­ti­val Puer­to de Ideas Val­pa­raí­so (11,12 y 13 de no­viem­bre), la fi­ló­so­fa es­pa­ño­la ex­pli­có a PUL­SO los prin­ci­pios de la éti­ca em­pre­sa­rial en la ac­tua­li­dad, apun­tan­do a la erra­di­ca­ción del ham­bre y la po­bre­za ex­tre­ma co­mo los gran­des te­mas de las pró­xi­mas dé­ca­das.

¿Qué se en­tien­de por com­por­ta­mien­to éti­co de las em­pre­sas en 2016?

—Es la que in­ten­ta crear un cli­ma éti­co, es de­cir, ge­ne­rar con­fian­za de que en los dis­tin­tos ni­ve­les de la em­pre­sa se to­man las de­ci­sio­nes te­nien­do en cuen­ta los va­lo­res éti­cos de la em­pre­sa. Por eso con­vie­ne ela­bo­rar un có­di­go en que se re­co­noz­can esos va­lo­res, con­tan­do con to­dos los sta­kehol­ders. Por es­te tér- mino sue­le en­ten­der­se “gru­pos de in­te­rés”, pe­ro nues­tro equi­po de tra­ba­jo lo tra­du­ce co­mo “afec­ta­dos” por la ac­ti­vi­dad de la em­pre­sa que tie­nen in­tere­ses le­gí­ti­mos en re­la­ción con ella.

¿Cuá­les son los mí­ni­mos éti­cos y a qué se de­be as­pi­rar?

—Son los mí­ni­mos de jus­ti­cia que com­par­ten una so­cie­dad mo­ral­men­te plu­ra­lis­ta. En es­te pun­to es pre­ci­so dis­tin­guir en­tre dos di­men­sio­nes de la éti­ca: la jus­ti­cia, que es exi­gi­ble a to­dos, y por eso se con­cre­ta en la éti­ca mí­ni­ma ( li­ber­tad, igual­dad, so­li­da­ri­dad, res­pe­to ac­ti­vo y diá­lo­go); y la fe­li­ci­dad, a la que in­vi­tan las “éti­cas de má­xi­mos” (fe­li­ci­dad y au­to­rrea­li­za­ción per­so­nal).

¿Dé don­de de­be ve­nir el li­nea­mien­to éti­co de las em­pre­sas?, ¿del mis­mo di­rec­to­rio o de al­gún de­par­ta­men­to es­pe­cí­fi­co?

—Si las em­pre­sas con­cen­tran los re­cla­mos éti­cos en un de­par­ta­men­to, apar­ta­do del res­to de la em­pre­sa, no hay po­si­bi­li­dad de que se to­men en se­rio la éti­ca. Lo que im­por­ta es que és­ta se im­preg­ne en el nú­cleo du­ro de la em­pre­sa, que for­me par­te de sus es­tra­te­gias y sea trans­ver­sal a to­dos los de­par­ta­men­tos, des­de el go­bierno cor­po­ra­ti­vo y la di­rec­ción es­tra­té­gi­ca, has­ta la to­ma de de­ci­sión.

¿Qué le pa­re­cen los fon­dos de in­ver­sión éti­cos?

—Un ex­ce­len­te mo­de­lo de fi­nan­zas al­ter­na­ti­vas, que per­mi­ten a los in­ver­sio­nis­tas te­ner en cuen­ta los va­lo­res en los que creen a la ho­ra de in­ver­tir. Jun­to al co­mer­cio jus­to y al con­su­mo jus­to, son pro­pues­tas que hay que re­for­zar. En el ca­so de las fi­nan­zas, son -co­mo se ha di­cho-, “se­mi­llas de una eco­no­mía al­ter­na­ti­va”.

Los asun­tos me­dioam­bien­ta­les son cen­tra­les en las de­fi­ni­cio­nes éti­cas, pe­ro ¿qué otros te­mas han ga­na­do im­por­tan­cia?

—Los te­mas me­dioam­bien­ta­les es­tán en el cen­tro de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sostenible, que de­be­rían al­can­zar­se en 2030, se­gún la pro­pues­ta de Na­cio­nes Uni­das. Una pro­pues­ta que coin­ci­de con la del pa­pa Fran­cis­co en la en­cí­cli­ca

En cual­quier ca­so, los te­mas prio­ri­ta­rios pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das son la erra­di­ca­ción del ham­bre y la po­bre­za ex­tre­ma y la re­duc­ción de las de­sigual­da­des in­jus­tas.

da­to sí. Lau- ¿Apli­can los mis­mos cri­te­rios éti­cos pa­ra gran­des y pe­que­ñas

—La ma­yor par­te de las em­pre­sas en el ni­vel mun­dial son mi­cro­em­pre­sas y pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (PY­MEs), las gran­des em­pre­sas son po­cas com­pa­ra­ti­va­men­te. Pe­ro to­das se be­ne­fi­cian, al me­dio y lar­go pla­zo, de asu­mir ac­tua­cio­nes éti­cas. Evi­den­te­men­te, es pre­ci­so adap­tar las exi­gen­cias al ta­ma­ño de las em­pre­sas, al sec­tor en el que tra­ba­jan, al con­tex­to so­cial, ela­bo­ran­do ín­di­ces y pa­rá­me­tros adap­ta­dos a ca­da ca­so. Por ejem­plo, nues­tra Fun­da­ción ÉTNOR (Éti­ca de los Ne­go­cios y las Or­ga­ni­za­cio­nes) ela­bo­ró un do­cu­men­to de Bue­nas Prác­ti­cas pa­ra el pe­que­ño co­mer­cio que tu­vo una ex­ce­len­te aco­gi­da.

VA­LOR AGRE­GA­DO “La éti­ca im­pul­sa la ca­li­dad de la ges­tión. Me­jo­ra la in­for­ma­ción, ge­ne­ra ma­yor co­no­ci­mien­to, po­si­bi­li­ta me­jor coor­di­na­ción”

CA­SO DE VOLKS­WA­GEN “An­te ca­da nue­vo es­cán­da­lo se in­vo­ca la ne­ce­si­dad de la éti­ca pa­ra evi­tar con­se­cuen­cias desas­tro­sas”

¿Qué gana la em­pre­sa que se guía por un com­por­ta­mien­to éti­co?

—Au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de ser com­pe­ti­ti­va, es de­cir, de man­te­ner una bue­na re­la­ción en­tre ca­li­dad y pre­cio, atra­yen­do nue­vos clien­tes, a me­dio y lar­go pla­zo. La éti­ca im­pul­sa la ca­li­dad de la ges­tión por­que me­jo­ra la in­for­ma­ción, ge­ne­ra ma­yor co­no­ci­mien­to, po­si­bi­li­ta una me­jor coor­di­na­ción, per­mi­te eva­luar los ries­gos de for­ma más pre­ci­sa, apues­ta por la ca­li­dad, es un fac­tor de in­no­va­ción al des­cu­brir nue­vas opor­tu­ni­da­des y for­ta­le­ce la repu­tación, que es esen­cial pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la em­pre­sa.

¿Qué ries­gos en­fren­ta una em­pre­sa que no tie­ne li­nea­mien­tos éti­cos cla­ros?

—Uno de los fac­to­res a los que se alu­de ha­bi­tual­men­te es la ges­tión del ries­go. Re­cuer­do que un em­pre­sa­rio de ex­ce­len­te ni­vel, con una de las em­pre­sas más com­pe­ti­ti­vas a ni­vel mun­dial, me di­jo que se in­tere­sa­ba por la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, to­ma­da en sen­ti­do éti­co, so­bre to­do por la ne­ce­si­dad de ges­tio­nar el ries­go. Las ac­tua­cio­nes in­mo­ra­les pue­den su­po­ner mul­tas abul­ta­das, pe­ro tam­bién la de­nun­cia de or­ga­ni­za­cio­nes so­li­da­rias, co­mo In­ter­món Ox­fam, y el boi­cot del pú­bli­co.

En cual­quier ca­so, hay que ha­blar tam­bién en po­si­ti­vo, y la me­jor ga­nan­cia pro­ce­de de con­se­guir la con­fian­za de to­dos los afec­ta­dos por la ac­ti­vi­dad de la em­pre­sa, lo cual per­mi­te ge­ne­rar alia­dos. La coope­ra­ción es cla­ve, co­mo sa­be­mos des­de una pers­pec­ti­va neu­ro­cien­tí­fi­ca y tra­té de mos­trar en Neu­ro­éti­ca y neu­ro­po­lí­ti­ca.

Es in­tere­san­te que al­gu­nos gru­pos pro­pon­gan hoy en día fo­men­tar una ciu­da­da­nía ac­ti­va, que prac­ti­que el boi­cot an­te ac­tua­cio­nes in­mo­ra­les, pe­ro tam­bién el “buy­cot” an­te ac­tua­cio­nes éti­cas: gra­ti­fi­car a las em­pre­sas que ac­túan bien com­pran­do en ellas.

TE­MAS CLA­VE PA­RA EL FU­TU­RO “La erra­di­ca­ción del ham­bre y la po­bre­za ex­tre­ma y la re­duc­ción de las de­sigual­da­des in­jus­tas”

¿Có­mo cam­bió el pa­no­ra­ma so­bre éti­ca em­pre­sa­rial tras el ca­so de Volks­wa­gen?

—Re­for­zó la ne­ce­si­dad de la éti­ca em­pre­sa­rial. Pre­ci­sa­men­te fue un es­cán­da­lo, en es­te ca­so po­lí­ti­coem­pre­sa­rial, el del Wa­ter­ga­te, el que pro­pi­ció el na­ci­mien­to de la éti­ca em­pre­sa­rial que co­no­ce­mos en los se­ten­ta del si­glo XX. Las em­pre­sas ne­ce­si­ta­ban ge­ne­rar con­fian­za y bus­ca­ron el mo­do de fo­men­tar su di­men­sión éti­ca. An­te ca­da nue­vo es­cán­da­lo (En­ron, la cri­sis sub­pri­me, la ca­tás­tro­fe del Pla­za Ra­na de Ban­gla­desh) se in­vo­ca la ne­ce­si­dad de la éti­ca pa­ra evi­tar con­se­cuen­cias tan desas­tro­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.