Cán­cer

Pulso - - Intro - —por JUAN IG­NA­CIO EYZAGUIRRE— In­ge­nie­ro ci­vil PUC y MBA-MPA Har­vard @jiey­za­gui­rre

DO­NALD TRUMP es el epí­to­me del cán­cer que ame­na­za la de­mo­cra­cia mo­der­na. Así ca­li­fi­có Da­vid Brooks, de The New York Ti­mes, al can­di­da­to que, mien­tras es­cri­bo, tie­ne po­si­bi­li­da­des de ha­cer­se de la Pre­si­den­cia de EEUU. El cán­cer al que se re­fie­re Brooks es el des­pre­cio por la po­lí­ti­ca. En­car­na­do en la irrup­ción de “out­si­ders”, en re­tó­ri­cas pre­po­ten­tes, en el atro­pe­llo al debate, en el des­dén por po­lí­ti­cas pú­bli­cas sa­nas y en dis­cur­sos odio­sos. En Chi­le aún no es­ta­mos tan mal. El ro­tun­do fra­ca­so de Ba­che­let 2 de­jó lec­cio­nes. Pues se ex­pli­ca por su re­nun­cia a la ac­ción po­lí­ti­ca. Có­mo no, si la re­tro­ex­ca­va­do­ra no fue más que una vio­len­ta im­po­si­ción que de­rrum­bó cual­quier an­he­lo por ar­mo­ni­zar, aun­que sea de for­ma im­per­fec­ta, la di­ver­si­dad na­cio­nal. Al arran­car, el Go­bierno ol­vi­dó que vi­vi­mos en una co­mu­ni­dad de co­mu­ni­da­des, don­de con­vi­ven múl­ti­ples pers­pec­ti­vas de país. Apren­di­da la lec­ción, la Pre­si­den­ta ex­pli­có a los lí­de­res de No+AFP que un acuer­do na­cio­nal re­quie­re au­nar mu­chas vo­lun­ta­des pa­ra que sea sus­ten­ta­ble. Eso to­ma tiem­po y diá­lo­go. La prác­ti­ca de la po­lí­ti­ca es en­re­da­da, com­ple­ja y nun­ca de­ja a to­dos con­ten­tos. Es el peor sis­te­ma, ex­cep­tuan­do to­dos los de­más, iro­ni­zó Chur­chill. Pe­ro es la me­jor vía que te­ne­mos pa­ra vi­vir jun­tos. Por­que re­co­no­ce la exis­ten­cia si­mul­tá­nea de múl­ti­ples in­tere­ses, an­he­los y opi­nio­nes. Los Lui­ses Me­si­na o Trumps son re­fle­jo del cán­cer que ace­cha a las de­mo­cra­cias mo­der­nas. Son vic­ti­ma­rios que uti­li­zan el in­sul­to fá­cil, la men­ti­ra bur­da y la vio­len­cia pa­ra im­po­ner su vi­sión. Es­tos alle­ga­dos a la po­lí­ti­ca par­ten ha­cien­do pro­me­sas irrea­li­za­bles y, co­se­cha­dos sus vo­tos, en­tor­pe­cen más aún el pro­ce­so de­mo­crá­ti­co. En lu­gar de ne­go­ciar y ce­der pa­ra acor­dar una ru­ta co­mún -la esen­cia de la po­lí­ti­ca-, ter­mi­nan que­bran­do me­sas ne­go­cia­do­ras y blo­quean­do acuer­dos. Cuan­do los elec­to­res de­silu­sio­na­dos pasan la cuen­ta, los dar­dos apun­tan al sis­te­ma. Can­di­da­tos co­mo Pi­ñe­ra y La­gos otor­gan cier­tas ga­ran­tías, pe­ro la irrup­ción de Gui­llier, Os­san­dón y ME-O, quie­nes se jac­tan de “no ser po­lí­ti­cos” y pre­ten­der “que­brar con la vie­ja po­lí­ti­ca” de­be preo­cu­par­nos, pues nues­tra de­mo­cra­cia tam­bién es sus­cep­ti­ble a los cán­ce­res de es­ta épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.