Reuni­fi­car a los re­pu­bli­ca­nos y le­gi­ti­mar su rol: el desafío de Trump

Lo que pa­re­cía im­po­si­ble el pa­sa­do 15 de ju­nio de 2015, se hi­zo reali­dad. Cuan­do a las afue­ras de la To­rre Trump, ubi­ca­da en la ciu­dad de Nue­va York, el em­pre­sa­rio y fi­gu­ra es­ta­dou­ni­den­se más po­lé­mi­co del úl­ti­mo tiem­po, Do­nald Trump, anun­cia­ba su can­di­dat

Pulso - - En Portada - Un re­por­ta­je de CA­TA­LI­NA GÖPEL

TIE­NE QUE con­si­de­rar en pri­mer lu­gar que sus prin­ci­pa­les fun­cio­na­rios pú­bli­cos se­rán su ma­yor desafío”, di­jo el aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, Step­hen Way­ne, agre­gan­do que Do­nald Trump “de­be apren­der lo que pue­de y no pue­de ha­cer co­mo Pre­si­den­te”.

La lle­ga­da al po­der del mag­na­te, que des­de los años ‘80 for­jó un im­pe­rio em­pre­sa­rial orien­ta­do a ru­bros co­mo vi­vien­das, ho­te­les, y ca­si­nos, mar­ca un ver­da­de­ro pun­to de in­fle­xión en la po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos.

Ocho años pa­sa­ron has­ta que la Ca­sa Blan­ca vol­vie­ra a te­ner un pre­si­den­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, des­pués de que la sa­li­da de Geor­ge W. Bush en 2009 mar­ca­ra el ini­cio de la era Oba­ma en ese país.

En es­te sen­ti­do, en­tre sus re­tos de­be­rá en­con­trar la ma­ne­ra de le­gi­ti­mar su rol co­mo man­da­ta­rio an­te una cla­se po­lí­ti­ca e in­te­lec­tual que lo re­cha­zó por com­ple­to du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, in­clu­so des­de su mis­mo sec­tor re­pu­bli­cano. So­bre es­to, Juan Car­los Hi­dal­go, de Ca­to Ins­ti­tu­te, se­ña­ló que Trump tam­bién de­be­rá tra­ba­jar so­bre “una co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal que ha de­ja­do muy cla­ro que lo abo­rre­ce”, sien­do “el pre­si­den­te más im­po­pu­lar de EEUU en la his­to­ria, tan­to a ni­vel do­més­ti­co co­mo ex­terno”.

El em­pre­sa­rio casado con Me­la­nia Trump, ten­drá que pa­sar mu­cho tiem­po cal­man­do a los lí­de­res de mer­ca­dos mun­dia­les y de­be­rá apo­yar la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, que tan­to re­me­ció con pro­me­sas co­mo la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra sur del país.

Se­gún Cal­vin Jill­son, aca­dé­mi­co de cien­cia po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Me­to­dis­ta del Sur de Te­xas, el triun­fo de Trump pro­vie­ne de “una cla­se que ha si­do gol­pea­da du­ra­men­te du­ran­te dé­ca­das por la glo­ba­li­za­ción y el cam­bio tec­no­ló­gi­co”, su­ma­do a que Hi­llary Clin­ton nun­ca pu­do trans­for­mar­se en una lí­der real­men­te pro­me­te­do­ra pa­ra los ame­ri­ca­nos, agre­gó.

Una nue­va era

En los pró­xi­mos cua­tro años, Trump de­be­rá ha­cer fren­te a pro­me­sas co­mo la oposición a la in­mi­gra­ción, el li­bre co­mer­cio y el in­ter­ven­cio­nis­mo mi­li­tar. Su re­cha­zo a tra­ta­dos co­mo el Acuer­do Es­tra­té­gi­co Trans-Pa­cí­fi­co de Aso­cia­ción Eco­nó­mi­ca (TPP), el Nafta e in­clu­so du­ras crí­ti­cas con­tra la OTAN, ca­la­ron pro­fun­da­men­te en el sub­cons­cien­te del or­den mun­dial.

Trump, que di­ri­gía una de las com­pa­ñías de su pa­dre an­tes de cum­plir 30 años, aho­ra tie­ne en sus ma­nos a la ma­yor po­ten­cia glo­bal con la pro­me­sa de vol­ver a ha­cer­la gran­de. Co­mo per­so­na­je te­le­vi­si­vo, el em­pre­sa­rio ya mos­tra­ba su sin­gu­lar per­so­na­li­dad, evi­den­cian­do un inigua­la­ble des­plan­te fren­te a las cá­ma­ras, mis­ma ac­ti­tud que más de una vez le pa­só la cuen­ta y lo lle­vó a te­ner fuer­tes al­ter­ca­dos con la pren­sa.

Po­lé­mi­co, y acu­sa­do de ser to­do me­nos un po­lí­ti­co por mu­chos, de­be­rá li­diar con una in­fla­ción que ni Oba­ma pu­do re­du­cir a la me­ta del 2% y ten­drá que ver có­mo re­suel­ve el dé­fi­cit fis­cal que ame­na­za con con­ver­tir­se en el prin­ci­pal do­lor de ca­be­za del país.

El 20 de enero de 2017 Trump tam­bién he­re­da­rá una nue­va re­la­ción de EEUU con Amé­ri­ca La­ti­na, con el his­tó­ri­co acer­ca­mien­to a Cu­ba co­mo tras­fon­do, una de las apues­tas que sin du­da tras­cen­de­rá en el le­ga­do de la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma. En di­ciem­bre de 2014 am­bos paí­ses ma­ni­fes­ta­ron su in­te­rés de res­ta­ble­cer la di­plo­ma­cia y avan­zar ha­cia las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les, mar­can­do el pun­ta­pié ini­cial de la re­con­fi­gu­ra­ción de la ima­gen de los es­ta­dou­ni­den­ses en la re­gión. Es aquí don­de ator­men­ta la du­da so­bre el dis­cur­so que man­tu­vo el aho­ra nue­vo Pre­si­den­te de ese país, con un fuer­te re­cha­zo a los me­xi­ca­nos, a quie­nes in­clu­so acu­só de de­lin­cuen­tes y de qui­tar el tra­ba­jo a los ame­ri­ca­nos. Así, la du­da es si se­gui­rá el es­ti­lo del can­di­da­to o to- ma­rá una nue­va pos­tu­ra de man­da­ta­rio.

Lo que vie­ne

Joel Stern, pre­si­den­te de la fir­ma Stern Va­lue Ma­na­ge­ment y pro­fe­sor ad­jun­to de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, quien ha­ce unas se­ma­nas di­jo a PUL­SO que la eco­no­mía y la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se es­ta­rían mu­cho me­jor si Trump ga­na­ba, reite­ró su pos­tu­ra y agre­gó que aho­ra su rol se cen­tra­rá en una ca­rre­ra ha­cia me­nos re­gu­la­cio­nes en la me­di­da de lo po­si­ble y me­nos im­pues­tos. “Él va a traer a la gen­te más ca­pa­ci­ta­da a tra­ba­jar en su go­bierno, co­mo el ex al­cal­de de Nue­va York Ru­dolph Giu­lia­ni”. No hay du­das que con el triun­fo de Trump tan­to pa­ra el Par­ti­do Re­pu­bli­cano co­mo pa­ra la cla­se po­lí­ti­ca de ese país, tras­cen­de­rá en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo, y des­de hoy se re­pen­sa­rán las reac­cio­nes de to­dos aque­llos que en un mi­nu­to le die­ron la es­pal­da, o que guar­da­ron si­len­cio fren­te a su can­di­da­tu­ra, en­tre ellos el mis­mo pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Paul Ryan, quien ase­gu­ró que no po­día apo­yar­lo co­mo can­di­da­to del par­ti­do.

Ocho años pa­sa­ron has­ta que la Ca­sa Blan­ca vol­vie­ra a te­ner un pre­si­den­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Ten­drá que pa­sar mu­cho tiem­po cal­man­do a los lí­de­res de mer­ca­dos mun­dia­les.

Trump he­re­da­rá una nue­va re­la­ción de EEUU con Amé­ri­ca La­ti­na.

Otra de sus po­lé­mi­cas pro­pues­tas fue tri­pli­car el nú­me­ro de ofi­cia­les de de­por­ta­ción y ter­mi­nar con las ciu­da­des san­tua­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.