John For­tier, ana­lis­ta po­lí­ti­co: “No ve­re­mos a una per­so­na muy di­fe­ren­te, po­co con­tro­ver­ti­da que se que­de de­trás de es­ce­na”

Pulso - - En Portada Angela - F. GUE­RRE­RO

— Aun­que des­ta­có el tono con­ci­lia­dor del dis­cur­so de Do­nald Trump tras ga­nar la elec­ción, John For­tier, di­rec­tor del pro­yec­to de de­mo­cra­cia del Bi­par­ti­san Po­licy Cen­ter, des­car­ta que la per­so­na­li­dad que lo lle­vó a la vic­to­ria va­ya a su­frir un cam­bio ra­di­cal una vez que se ins­ta­le en la Ca­sa Blan­ca.

Des­de Was­hing­ton ase­gu­ró a PUL­SO que, de to­das ma­ne­ras, el Pre­si­den­te elec­to en­fren­ta­rá los lí­mi­tes pro­pios de su car­go y los li­nea­mien­tos que le dé su equi­po.

¿Cree que el Pre­si­den­te Trump se­rá di­fe­ren­te al can­di­da­to?

—Es di­fí­cil que vea­mos un cam­bio ra­di­cal, la gen­te es lo que es. Sien­do pre­si­den­te tie­nes cier­tas li­mi­tan­tes, la po­lí­ti­ca es­tá pri­me­ro.

Se­rá in­tere­san­te ver qué gen­te in­te­gra al go­bierno, por­que él no se­rá ca­paz de ha­cer­lo to­do so­lo, va a ne­ce­si­tar gen­te con ex­pe­rien­cia que lo res­pal­de y eso tam­bién lo va a li­mi­tar. Va a re­ci­bir re­por­tes de in­te­li­gen­cia que le da­rán cier­ta pers­pec­ti­va so­bre la po­lí­ti­ca ge­ne­ral del país.

Pe­ro no creo que nos en­fren­ta­re­mos a una per­so­na muy di­fe­ren­te, po­co con­tro­ver­ti­da que se que­de de­trás de es­ce­na. Él tu­vo éxi­to por­que usó su per­so­na­li­dad pa­ra pre­sio­nar so­bre cier­tos asuntos y se­gui­re­mos vien­do al­go de eso. Esa par­te de su per­so­na­li­dad la se­gui­re­mos vien­do du­ran­te su pre­si­den­cia.

¿Cree que Do­nald Trump va a con­cre­tar sus pro­pues­tas más po­lé­mi­cas?

—Es pro­ba­ble que per­sis­ta en la idea de cons­truir un mu­ro, qui­zá sea al­go más sim­ple, más ba­ra­to y pe­que­ño. Los re­pu­bli­ca­nos en el Con­gre­so es­ta­rán de acuer­do en que se gas­te más di­ne­ro en la se­gu­ri­dad de la fron­te­ra. Sin em­bar­go, po­drían es­tar más es­cép­ti­cos en lo que se re­fie­re a tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio (TLC), así que Trump o lo de­ja pa­sar o se ne­go­cia más con los le­gis­la­do­res.

De­fi­ni­ti­va­men­te es di­fí­cil que ba­rra con los TLC que no le gus­tan, por lo que pro­ba­ble­men­te se mo­ve­rá de ma­ne­ra tal que se no­te su preo­cu­pa­ción en la ma­te­ria. Po­dría re­ne­go­ciar al­gu­nos de ellos, ha­cer al­go por el la­do, en­fa­ti­zar cuán preocu- pa­do es­tá al res­pec­to.

¿En su per­so­na­li­dad es­tu­vo la cla­ve de su triun­fo?

—La ra­zón por la que él se con­vir­tió en el no­mi­na­do re­pu­bli­cano es por­que apun­tó a cier­tas pro­ble­má­ti­cas im­por­tan­te pa­ra la cla­se blan­ca tra­ba­ja­do­ra, es­pe­cial­men­te la in­mi­gra­ción. Ya co­mo no­mi­na­do tam­bién en­fa­ti­zó sus crí­ti­cas al li­bre co­mer­cio, al­go que no se ha­bía vis­to an­tes en un can­di­da­to re­pu­bli­cano. Co­nec­tó es­tos dos te­mas con el sen­ti­mien­to de los tra­ba­ja­do­res blan­cos que han per­di­dos sus tra­ba­jos y es­tán preo­cu­pa­dos de su fu­tu­ro.

A lo lar­go del tiem­po los re­pu­bli­ca­nos ha­bían me­jo­ra­do su desem­pe­ño en ese gru­po, pe­ro Trump ex­ten­dió ese apoyo sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Por ejem­plo, sin­di­ca­tos in­dus­tria­les que ge­ne­ral­men­te vo­tan por de­mó­cra­tas fue­ron cau­ti­va­dos por Trump. Si mi­ras es­ta­dos co­mo Mí­chi­gan, Vir­gi­nia o Wis­co­sin, él fue ca­paz en lu­ga­res que los re­pu­bli­ca­nos no ha­bían po­di­do ga­nar.

¿Qué ca­pa­ci­dad de con­trol ten­drá el par­ti­do re­pu­bli­cano so­bre el Pre­si-

den­te Trump? —Los par­ti­dos no son fuer­tes en la for­ma en que la gen­te sue­le pen­sar. Do­nald Trump va a ser el lí­der del par­ti­do, por lo que és­te úl­ti­mo no ten­drá me­ca­nis­mos pa­ra for­zar­lo a ha­cer co­sas. Sí creo que tras las elec­cio­nes ten­drá que ne­go­ciar con par­te de la eli­te del par­ti­do.

Do­nald Trump ten­drá ma­yo­ría en el Se­na­do y en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y, por su­pues­to, ha­brá dis­cre­pan­cias, pe­ro tam­bién mu­chos acuer­dos en los que van a po­der tra­ba­jar jun­tos, co­mo en asuntos tri­bu­ta­rios.

¿Quié­nes po­drían con­for­mar su equi­po de go­bierno?

—A lo lar­go de los úl­ti­mos 30 años ha ido ga­nan­do im­por­tan­cia la fi­gu­ra del vi­ce­pre­si­den­te y Do­nald Trump hi­zo una muy bue­na elec­ción con Mi­ke Pen­ce, que co­no­ce me­jor a Was­hing­ton. Es pro­ba­ble que Trump le dé un rol im­por­tan­te.

Otros nom­bres que sue­na es el de Rudy Giu­lia­ni, que po­dría lle­gar co­mo Se­cre­ta­rio de Es­ta­do.

Él es un out­si­der por lo que pro­ba­ble­men­te tam­bién apa­re­ce­rán nom­bres nue­vos, pe­ro - por lo mis­mo - pro­ba­ble­men­te tam­bién ten­drá que in­te­grar a per­so­nas más ex­pe­ri­men­ta­das.

Ade­más de la pre­si­den­cia y el Con­gre­so, lo re­pu­bli­ca­nos po­drán no­mi­nar al pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma, ¿cuá­les son las im­pli­can­cias?

—La de­fi­ni­ción de la Cor­te Su­pre­ma fue un asun­to muy im­por­tan­te en es­ta elec­ción, pe­ro lo cier­to es que la di­rec­ción de la Cor­te hu­bie­ra cam­bia­do mu­cho más con Hi­llary Clin­ton.

¿En qué po­si­ción que­dan los de­mó­cra­tas?

—Es­to los to­mó por sor­pre­sa, no pen­sa­ban que las co­sas se da­rían así. Per­der es du­ro, es­pe­cial­men­te por­que lo hi­cie­ron fren­te a Trump.

El ala de Ber­nie San­ders, la más pro­gre­sis­ta, ga­na­rá im­por­tan­cia y po­dría ve­nir des­de allí el fu­tu­ro no­mi­na­do del par­ti­do. Pro­ba­ble­men­te los de­mó­cra­tas se po­si­cio­na­rán más a la iz­quier­da, preo­cu­pa­dos del po­der de los ban­cos y las cor­po­ra­cio­nes, de la de­sigual­dad. Se mo­ve­rá en un sen­ti­do que mu­chos ac­ti­vis­tas que­rían.

BLAN­COS TRA­BA­JA­DO­RES “Los re­pu­bli­ca­nos ha­bían me­jo­ra­do su desem­pe­ño en ese gru­po, pe­ro Trump ex­ten­dió ese apoyo”. EL MU­RO “Re­pu­bli­ca­nos en el Con­gre­so es­ta­rán de acuer­do en que se gas­te más di­ne­ro en la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za”. SU EQUI­PO “Rudy Giu­lia­ni po­dría lle­gar co­mo Se­cre­ta­rio de Es­ta­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.