“Es de es­pe­rar que cam­bie su dis­cur­so de cam­pa­ña por uno más pre­si­den­cial”

—“Ima­gi­ne qué po­dría pa­sar si (Trump) em­pie­za a po­ner im­pues­to de 35% a los pro­duc­tos chi­nos. Eso po­dría dar pie a una guerra co­mer­cial. Él ha di­cho mu­chas co­sas que a lo me­jor se di­cen en cam­pa­ña, pe­ro otra co­sa es con gui­ta­rra”, ase­gu­ró el em­pre­sa­rio de

Pulso - - En Portada - Una en­tre­vis­ta de MI­RIAM LEI­VA P.

FUE una sor­pre­sa que ga­na­ra Trump” afir­mó el ex pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de la Pro­duc­ción y del Co­mer­cio (CPC), Her­nán So­mer­vi­lle, quien des­de ha­ce un mes es­tá en Mia­mi, en el es­ta­do de Flo­ri­da, pre­ci­sa­men­te uno de los bas­tio­nes elec­to­ra­les que es­ta­ban en jue­go el mar­tes en la no­che, y don­de el can­di­da­to re­pu­bli­cano se eri­gió co­mo ga­na­dor. Des­de esa ciu­dad, ha si­do tes­ti­go pri­vi­le­gia­do de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

“Has­ta el día mar­tes se da­ba por se­gu­ro que ga­na­ba Clin­ton. No obs­tan­te, los sec­to­res blan­cos de la so­cie­dad ame­ri­ca­na vo­ta­ron ma­si­va­men­te por Trump; los his­pa­nos, por su la­do, au­men­ta­ron ma­si­va­men­te la vo­ta­ción por Clin­ton, pe­ro se es­pe­ra­ba un gran apoyo de los ne­gros que no lle­gó pe­se a la in­ter­pe­la­ción de Oba­ma y su es­po­sa el fin de se­ma­na”, aco­tó el em­pre­sa­rio.

El ex ti­tu­lar de la Aso­cia­ción de Ban­cos in­di­có que, co­mo mu­chos, cre­yó lo que de­cían los mer­ca­dos y las en­cues­tas res­pec­to de un triun­fo de Hi­llary Clin­ton. “Ja­más pen­sé que ga­na­ba Trump, por­que to­das las en­cues­tas y los mer­ca­dos con­fia­ban en la vic­to­ria de ella. Acá hu­bo al­go in­creí­ble que fue una par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na his­tó­ri­ca”.

¿Por qué cree que ga­nó el mag­na­te re­pu­bli­cano?

—Es­te hom­bre co­mo po­lí­ti­co ha de­mos­tra­do ser me­jor que to­dos los po­lí­ti­cos, y el error del Par­ti­do De­mó­cra­ta fue no ha­ber nom­bra­do a otro can­di­da­to por­que ella te­nía te­cho de vi­drio. Trump ha in­ter­pre­ta­do muy bien las in­quie­tu­des de la gran ma­yo­ría de ame­ri­ca­nos que es­tán muy mo­les­tos con la cla­se po­lí­ti­ca de Was­hing­ton, por­que con­si­de­ran que no ha­cen su tra­ba­jo y al igual que en Eu­ro­pa se ob­ser­van con una tre­men­da in­se­gu­ri­dad fren­te a la glo­ba­li­za­ción y la pér­di­da de tra­ba­jo. Pa­ra ser una per­so­na que no te­nía an­te­ce­den­tes po­lí­ti­cos, Trump cap­tó per­fec­ta­men­te bien es­ta an­gus­tia ciu­da­da­na de los sec­to­res me­nos edu­ca­dos y me­dios.

Y eso se no­tó en las vo­ta­cio­nes.

—Cla­ro, Trump ga­nó en los lu­ga­res emi­nen­te­men­te de­mó­cra­tas. Es­toy ha­ce un mes acá y veo TV –lo que no ha­go en Chi­le- y apa­re­cen mu­chas en­tre­vis­tas a la cla­se me­dia ba­ja, ce­san­tes tras tra­ba­jar en em­pre­sas don­de es­tu­vie­ron sus pa­pás y abue­los, y que se tras­la­da­ron fue­ra de EEUU. Ellos vo­ta­ron por el Par­ti­do Re­pu­bli­cano por­que es­te em­pre­sa­rio, no po­lí­ti­co, con una ge­nia­li­dad po­lí­ti­ca ex­tra­or­di­na­ria de­tec­tó me­jor que na­die la tre­men­da mo­les­tia con la cla­se po­lí­ti­ca, que los ciu­da­da­nos con­si­de­ran no ha he­cho su tra­ba­jo.

¿Qué se pue­de es­pe­rar des­pués de es­te pri­mer pa­so de ha­ber ga­na­do?

—Lo pri­me­ro que di­jo Trump en su dis­cur­so de vic­to­ria es que es pre- si­den­te de to­dos los ame­ri­ca­nos, que es lo que se su­po­ne di­ría cual­quie­ra. Es de es­pe­rar que cam­bie su dis­cur­so de cam­pa­ña por uno más pre­si­den­cial y que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano de­ten­ga sus ideas más ex­tre­mas. Asu­mo que esa ton­te­ría de que ha­rá una mu­ra­lla que de­be­rían pa­gar los me­xi­ca­nos no exis­ta, y si lo ha­ce ten­dría que pa­gar­la él.

¿Qué le pa­re­ció la reac­ción de los mer­ca­dos?

—Los mer­ca­dos reac­cio­na­ron muy mal, y creo que en de­fi­ni­ti­va no de­be­rían es­tar tan preo­cu­pa­dos por­que lo que ha plan­tea­do Trump y el Par­ti­do Re­pu­bli­cano -que es ba­jar los im­pues­tos y las re­gu­la­cio­nes, de­be­ría ser una bue­na no­ti­cia pa­ra las em­pre­sas. La preo­cu­pa­ción pa­sa por su re­tó­ri­ca de re­ne­go­ciar los Tra­ta­dos de Li­bre Co­mer­cio (TLC) y pa­rar la mi­gra­ción, que es fun­da­men­tal pa­ra los sec­to­res eco­nó­mi- cos, so­bre to­do el agrí­co­la.

¿Y la pri­me­ra par­te po­drá pa­sar fá­cil con­si­de­ran­do que el Se­na­do tam­bién ten­drá ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na?

—En lo in­terno el pro­gra­ma es muy eco­nó­mi­co pro­de­re­cha, hay que ver si po­drá man­te­ner­lo. Lo de la rebaja de im­pues­tos los re­pu­bli­ca­nos lo pa­sa­rán de in­me­dia­to, aun­que no sé si se­rá de 35% a 15% por­que es muy bru­tal, pue­de que se ha­ga de for­ma más gra­dual. Pe­ro por otro la­do hay una gran ma­yo­ría de se­na­do­res que pue­de ver en es­ta me­di­da la ge­ne­ra­ción de un tre­men­do dé­fi­cit fis­cal aun­que él di­ga que pro­mo­ve­rá más cre­ci­mien­to. No hay que ol­vi­dar que Paul Ryan, je­fe de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, es un fe­roz de­fen­sor de los equi­li­brios pre­su­pues­ta­rios. Lo otro que ha­rán in­me­dia­ta­men­te se­rá de­sig­nar al miem­bro que fal­ta de la Cor­te Su­pre­ma, que se­rá un juez muy con­ser­va­dor, de­ro­gar el Oba­ma­ca­re, y des­man­te­lar va­rias re­gu­la­cio­nes (ban­ca­rias) rea­li­za­das por Oba­ma por­que lo con­si­de­ra un so­cia­lis­ta.

¿Y lo de re­vi­sar la in­mi­gra­ción y los TLC, se­rá tan fá­cil de apli­car co­mo los im­pues­tos?

—Du­do que pue­da con­tro­lar la in­mi­gra­ción de ma­ne­ra más efec­ti­va, no creo que pue­da de­por­tar a 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos de un día pa­ra otro. En cuan­to a los TLC, los re­pu­bli­ca­nos han si­do los más par­ti­da­rios de los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio por lo tan­to no se­rá tan fá­cil em­pe­zar a re­vi­sar­los. Ello po­dría sig­ni­fi­car líos con Chi­na y Ja­pón, ade­más que no hay que ol­vi­dar que al su­bir los aran­ce­les a los pro­duc­tos, su­birán los pre­cios in­ter­na­men­te y con ello la in­fla­ción. Trump ha di­cho co­sas ge­ne­ra­les, bas­tan­te pri­mi­ti­vas, al­gu­nas muy an­ti­eco­nó­mi­cas.

¿Hay al­gu­na ex­pec­ta­ti­va de que el TPP se aprue­be fi­nal­men­te, que Oba­ma lo­gre apu­rar­lo en es­tos dos me­ses?

—No. Ima­gi­ne un Con­gre­so al que le que­dan dos me­ses, ¿cree que lo apro­ba­rán sa­bien­do que el pre­si­den­te nom­bra­do es­tá en con­tra? Lo nor­mal es que lo de­jen pa­ra el nue­vo Con­gre­so. Oba­ma di­ce que tra­ta­rá pe­ro no en­tien­do có­mo. La po­si­bi­li­dad de que se ra­ti­fi­que el TPP es ce­ro.

¿Có­mo po­dría afec­tar es­ta re­ne­go­cia­ción de los TLC a Chi­le?

—Más allá de re­vi­sar el Naf­ta, la re­la­ción con Mé­xi­co, no creo que mi­re el ca­so de Chi­le co­mo pri­me­ra prio­ri­dad por­que no es una gran ame­na­za. En ge­ne­ral en to­do el mun­do hay un te­ma an­ti­glo­ba­li­za­ción. Lo ve­mos en Eu­ro­pa. En al­gún mo­men­to los po­lí­ti­cos res­pon­sa­bles ten­drán que en­ten­der que es im­po­si­ble re­tro­ce­der, pe­ro hoy la cla­se po­lí­ti­ca que es bas­tan­te me­dio­cre en to­do el mun­do, no só­lo en Chi­le, reac­cio­na se­gún las pre­sio­nes de los elec­to­res.

¿Cuál es otro pun­to de in­quie­tud apar­te de lo ne­ta­men­te eco­nó­mi­co?

—Se es­pe­ra co­no­cer su equi­po, su mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, por­que de­be­rá en­fren­tar tre­men­dos desafíos ex­ter­nos pa­ra al­guien que no tie­ne nin­gu­na ex­pe­rien­cia, co­mo lo que ocu­rre con Co­rea del Nor­te, con Ru­sia y en Si­ria. Hay que ver su re­la­ción con Chi­na, ima­gi­ne qué po­dría pa­sar si em­pie­za a po­ner im­pues­to de 35% a los pro­duc­tos chi­nos. Eso po­dría dar pie a una guerra co­mer­cial y eso sig­ni­fi­ca de­va­lua­cio­nes de mo­ne­da. Él ha di­cho mu­chas co­sas que a lo me­jor se di­cen en cam­pa­ña, otra co­sa es con gui­ta­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.