Ve­ró­ni­ca Pi­ni­lla, nue­va in­cor­po­ra­ción al equi­po de La­gos: “Él no es el del pri­mer go­bierno”

Pulso - - Actualidad&politica - GLADYS PIÉROLA

—La socióloga y vi­ce­pre­si­den­ta del PPD, Ve­ró­ni­ca Pi­ni­lla, ha­ce unos días se con­vir­tió en la úl­ti­ma in­cor­po­ra­ción del in­ci­pien­te equi­po pro­gra­má­ti­co -que ba­jo la coor­di­na­ción de Má­xi­mo Pa­che­co- es­tá tra­ba­jan­do pa­ra la can­di­da­tu­ra de Ri­car­do La­gos. “Es­ta­mos in­tere­sa­dos en ayu­dar que el pró­xi­mo año el Pre­si­den­te La­gos es­té en la pa­pe­le­ta”, ase­gu­ra la ex­per­ta en po­lí­ti­cas so­cia­les. Con su nom­bre, se re­afir­ma el ca­rác­ter más ciu­da­dano, jo­ven y téc­ni­co de los nue­vos con­se­je­ros del ex je­fe de Es­ta­do. Por ello, Pi­ni­lla acla­ra que su tra­ba­jo más que un gui­ño al PPD “es un una res­pon­sa­bi­li­dad co­mo mi­li­tan­te, con­ven­ci­da” del pro­yec­to que quie­re li­de­rar La­gos.

¿Cuál es la prin­ci­pal ba­rre­ra que tie­ne hoy La­gos pa­ra afian­zar su can­di­da­tu­ra?

—El desafío que tie­ne Ri­car­do La­gos y to­dos los can­di­da­tos es co­mo re­ver­ti­mos la apa­tía y la fal­ta de preo­cu­pa­ción por la po­lí­ti­ca y por es­te pro­yec­to de desa­rro­llo. Eso nos pue­de ju­gar en con­tra, no só­lo a la cen­troiz­quier­da, tam­bién a la de­re­cha. La­gos con­ju­ga ele­men­tos que en es­te mo­men­to son sú­per im­por­tan­tes co­mo la ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go. Lo que ne­ce­si­ta­mos hoy es un li­de­raz­go -no de im­po­ner co­sas- que ten­ga una dis­po­si­ción a to­mar de de­ci­sio­nes, las que pue­den ser di­fí­ci­les y en mo­men­to di­fí­ci­les. Las en­cues­tas no pue­den ser la úni­ca fuen­te, me­nos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. Eso es sú­per erra­do, es in­su­fi­cien­te. Es te­ner una mi­ra­da muy es­tre­cha de lo que ne­ce­si­ta­mos ha­cer.

Pe­ro, ¿es su­fi­cien­te?

—Él no es el del pri­mer pe­río­do. Es un ca­pi­tal po­lí­ti­co que hoy tie­ne: una dis­po­si­ción evi­den­te de es­cu­char a la ciu­da­da­nía y los mo­vi­mien­tos so­cia­les. Ha­cer­se una idea al res­pec­to y te­ner su pro­pia in­ter­pre­ta­ción. Aquí las in­ter­pre­ta­cio­nes son sú­per vá­li­das. Có­mo in­ter­pre­tas la so­cie­dad de hoy, có­mo in­ter­pre­tas los mo­vi­mien­tos so­cia­les.

Sin em­bar­go, con­ten­do­res co­mo el se­na­dor Gui­llier, cri­ti­can que re­pre­sen­ta la vie­ja po­lí­ti­ca...

—La an­ti­gua y la nue­va po­lí­ti­ca tie­nen que ver con los ci­clos que se han vi­vi­do. Hoy es­ta­mos en­fren­ta­dos a un con­jun­to de desafíos que ha­ce 15 o 20 años no es­tá­ba­mos en­fren­ta­dos. Hoy los chi­le­nos son ciu­da­da­nos que tie­nen otras con­di­cio­nes mu- cho más em­po­de­ra­dos. El Ri­car­do La­gos de an­tes res­pon­día a un es­ce­na­rio, res­pon­día a una Con­cer­ta­ción, res­pon­día a un mar­co po­lí­ti­co com­ple­ta­men­te dis­tin­to al que es­ta­mos vi­vien­do hoy. El desafío es ser ca­pa­ces de cons­truir un pro­gra­ma que dé cuen­ta del nue­vo mo­de­lo hoy. La­gos co­mo op­ción pre­si­den­cial tie­ne que es­cu­char a la po­bla­ción, tie­ne que es­cu­char a to­dos los ac­to­res, tie­ne que ser ca­paz de in­ter­pre­tar las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción. A par­tir de eso, cons­truir co­lec­ti­va­men­te, no in­di­vi­dual­men­te. No nos sir­ve un pro­yec­to que ven­ga só­lo y ex­clu­si­vo de Ri­car­do La­gos. Hu­bo crí­ti­cas a su li­bro, pe­ro eso fue una pues­ta de te­mas en la me­sa pa­ra em­pe­zar a con­ver­sar y hoy, con la fal­ta de re­fle­xión que te­ne­mos en tan­tas co­sas, me pa­re­ce sú­per in­tere­san­te. Me pa­re­ce que es ra­ro es­cu­char a se­na­do­res que hoy son can­di­da­tos, de­cir que no vie­nen de la po­lí­ti­ca, si son se­na­do­res, las per­so­nas vo­ta­ron por ellos, tra­ba­jan y vi­ven en un sis­te­ma po­lí­ti­co.

¿Crees que la gen­te le cree a La­gos que cam­bió?

—Yo le creo. Le van a creer en la me­di­da que él de­mues­tre. Uno de los ele­men­tos pa­ra sa­lir de la si­tua­ción en la que es­ta­mos es que no só­lo te­ne­mos que de­cla­rar bue­nas in­ten­cio­nes, te­ne­mos que ser ca­pa­ces de lle­var a la ac­ción esas in­ten­cio­nes. La­gos tie­ne que de­mos­trar­lo y te­ne­mos que ser ca­pa­ces de con­ver­tir esos de­seos en ac­ción. Por ejem­plo, las de­cla­ra­cio­nes en apoyo al abor­to.

Pe­ro esos te­mas “va­ló­ri­cos” jun­to a al­gu­nas re­for­mas han di­vi­do a la NM, ¿ sus pro­pues­tas se­rán rec­ti­fi­car o pro­fun­di­zar ?

—El ex Pre­si­den­te La­gos lo ha di­cho con cla­ri­dad. Ha in­sis­ti­do en que las ba­ses de las re­for­mas es­tán ins­ta­la­das y que esas re­for­mas te­ne­mos que se­guir tra­ba­jan­do y pro­fun­di­zar­la. No só­lo te­ne­mos que po­ner­le co­ra­zón, tam­bién te­ne­mos que po­ner­le for­ma. Te­ne­mos que ajus­tar­las ob­via­men­te y ha­cer que la so­cie­dad apren­da a vi­vir con las re­for­mas.

¿Si­gue en pie lle­var un can­di­da­to úni­co del PS – PPD?

—Ten­go un tre­men­do res­pe­to por el PS. Ellos tie­nen que re­sol­ver sus con­flic­tos in­ter­nos, tie­nen me­ca­nis­mo pa­ra ha­cer­lo y la pre­si­den­ta del PS ha di­cho que bus­ca­rán la op­ción más de­mo­crá­ti­ca y es­pe­ro que sea así. Des­de mi co­ra­zón PPD, me gus­ta­ría que es­tos dos par­ti­dos que son cer­ca­nos y tie­nen una his­to­ria en co­mún, ten­gan un can­di­da­to úni­co. Si hay co­que­teo en el PS con otro can­di­da­to, es­tá bien no los pue­do juz­gar y es­tán en to­do su de­re­cho, pe­ro lo que tie­ne que pri­mar pa­ra el PS y el PPD fun­da­men­tal­men­te es la ne­ce­si­dad y la con­vic­ción que las ideas de­ben es­tar por de­lan­te.

CAN­DI­DA­TO ÚNI­CO PS-PPD “Me gus­ta­ría que es­tos dos par­ti­dos (...) ten­gan un can­di­da­to úni­co”.

Dis­po­si­ción. Se­gún la in­te­gran­te del equi­po de La­gos, el ex Pre­si­den­te quie­re es­cu­char a la ciu­da­da­nía y los mo­vi­mien­tos so­cia­les. Ac­cio­nes. Pa­ra Pi­ni­lla, La­gos de­be lo­grar con­cre­tar las “bue­nas in­ten­cio­nes” que pro­po­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.