Lo que de­ja la sor­pre­si­va elec­ción en Es­ta­dos Uni­dos

Más allá de las for­mas, Do­nald Trump lo­gró sin­to­ni­zar con una ciu­da­da­nía re­le­van­te del país que se sen­tía ig­no­ra­do por las au­to­ri­da­des.

Pulso - - Opinion -

SE DIO EL RE­SUL­TA­DO que po­cos ha­bían va­ti­ci­na­do. Do­nald Trump, el po­lé­mi­co em­pre­sa­rio, des­len­gua­do per­so­na­je y po­pu­lis­ta can­di­da­to, de­rro­tó a Hi­llary Clin­ton en el ca­mino a la Ca­sa Blan­ca. Un re­pu­bli­cano no tra­di­cio­nal lle­gó a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, el país más re­le­van­te del mun­do.

El te­mor res­pec­to de si el can­di­da­to Trump se­rá el mis­mo que el Pre­si­den­te Trump, te­nía ner­vio­so a los in­ver­sio­nis­tas. Los pre­cios de los ac­ti­vos re­fu­gio subie­ron a me­di­da que se co­no­ció la re­ñi­da con­tien­da elec­to­ral. Mien­tras se con­ta­ban los vo­tos, el pe­so me­xi­cano -a es­ta al­tu­ra el me­jor ter­mó­me­tro de la elec­ción en Es­ta­dos Uni­dos­se des­plo­ma­ba.

¿Por qué tan­to te­mor? Por las pro­me­sas de re­vi­sar los tra­ta­dos de co­mer­cio ex­te­rior, ce­rrar el co­mer­cio pa­ra for­ta­le­cer la in­dus­tria lo­cal, la “du­ra” po­lí­ti­ca an­ti in­mi­gran­tes, en­tre otras de sus ideas de cam­pa­ña.

Del te­mor ini­cial, fi­nal­men­te se pa­só a una ten­sa cal­ma, lue­go de que el dis­cur­so más mo­de­ra­do del man­da­ta­rio elec­to die­ra es­pe­ran­zas de que po­dría cam­biar o mo­de­rar sus pro­me­sas. De to­dos mo­dos, las mo­ne­das la­ti­noa­me­ri­ca­nas fue­ron las más cas­ti­ga­das del día, con el pe­so me­xi­cano ba­jan­do 7,6%, el real -1,76% y el pe­so co­lom­biano un 1,62%. Por el la­do de las ac­cio­nes, en EEUU los prin­ci­pa­les ín­di­ces ter­mi­na­ron en azul, mien­tras que en la re­gión, nue­va­men­te, las pan­ta­llas se ti­ñe­ron de ro­jo.

El fe­nó­meno Trump es una se­ñal re­le­van­te, por­que si bien la for­ma en que im­pu­so las te­má­ti­cas no es la ade­cua­da, se de­be re­co­no­cer que su­po leer ade­cua­da­men­te a una im­por­tan­te par­te de la po­bla­ción que ha­bía es­ta­do des­aten­di­da, des­cui­da­da y que no se sen­tía con­si­de­ra­da. Do­nald Trump sin­to­ni­zó con esa po­bla­ción y rom­pió con la teo­ría de las éli­tes, el po­der tra­di­cio­nal y la po­si­ción dominante que al­gu­nas mi­no­rías ha­bían ins­tau­ra­do. Es­cu­chó a la gen­te ig­no­ra­da, una ba­se du­ra que no es­ta­ba sien­do con­si­de­ra­da. La sin­to­nía fue tal que in­clu­so sus ad­he­ren­tes le per­do­na ron-o no les im­por­ta­ba­nal­gu­nas de sus“lo­cu­ras ”.

Ese es el tras­fon­do de es­ta elec­ción pre­si­den­cial. ¿Ha­brá un an­tes o un des­pués? ¿Mar­ca­rá la for­ma de ha­cer cam­pa­ña? To­do de­pen­de. Si lo­gra ha­cer un buen Go­bierno, pro­ba­ble­men­te sea una fi­gu­ra que pue­da tras­cen­der. Por el con­tra­rio, si no lo­gra ate­rri­zar los “tí­tu­los” de su cam­pa­ña a pro­gra­mas bien di­se­ña­dos e im­ple­men­ta­dos de ma­ne­ra co­rrec­ta, pro­ba­ble­men­te el des­con­ten­to de la ciu­da­da­nía se­rá ma­yor.

Es de­cir, lo que ven­ga ha­cia de­lan­te de­pen­de­rá de có­mo ges­tio­ne es­te pe­río­do. Ten­drá el desafío de sa­ber tra­ba­jar con los fun­cio­na­rios de Go­bierno, así co­mo tam­bién con los miem­bros de su par­ti­do dis­pues­tos en el Con­gre­so.

Si no lo­gra ate­rri­zar los “tí­tu­los” de su cam­pa­ña a pro­gra­mas bien di­se­ña­dos e im­ple­men­ta­dos de ma­ne­ra co­rrec­ta, el des­con­ten­to de la ciu­da­da­nía se­rá ma­yor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.