Las cla­ves del ca­mino de las mu­je­res ha­cia la al­ta di­rec­ción

Se­gún un es­tu­dio de la Cor­po­ra­ción Red Mu­je­res de Al­ta Di­rec­ción, el pro­gre­so fe­me­nino en el mun­do la­bo­ral se aso­cia a dos fac­to­res: per­sis­ten­cia -aso­cia­do a la in­te­gra­ción tra­ba­jo-fa­mi­lia y a en­tor­nos or­ga­ni­za­cio­na­les con con­di­cio­nes la­bo­ra­les trans­pa­ren

Pulso - - Portada - Un re­por­ta­je de PAULA NAMUR Y.

PE­SE A QUE hoy en Chi­le las mu­je­res re­pre­sen­tan la mi­tad de la po­bla­ción ac­ti­va con un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, esa re­la­ción no se con­di­ce con lo que ocu­rre en el mun­do la­bo­ral, me­nos aun cuan­do se tra­ta de car­gos di­rec­ti­vos o de al­ta ge­ren­cia: las mu­je­res re­pre­sen­tan 30% de los car­gos de al­ta di­rec­ción en el sec­tor pú­bli­co y só­lo 18% en el sec­tor pri­va­do.

Pa­ra lo­grar es­ta­ble­cer las ra­zo­nes y ser un pun­to de par­ti­da pa­ra la dis­cu­sión, la Red Mu­je­res de Al­ta Di­rec­ción ela­bo­ró un es­tu­dio, en­ca­be­za­do por Eri­ca Sal­vaj, aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo, que re­vi­só más de 130 fuen­tes bi­blio­grá­fi­cas so­bre la ma­te­ria. De acuer­do con el in­for­me, el éxi­to pro­fe­sio­nal de las mu­je­res en al­tos car­gos, es­tá aso­cia­do a su ca­pa­ci­dad de per­sis­tir y avan­zar en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

Los fac­to­res que afec­tan la per­sis­ten­cia de las mu­je­res en su vi­da pro­fe­sio­nal es­tán aso­cia­dos a la in­te­gra­ción tra­ba­jo-fa­mi­lia y a en­tor­nos or­ga­ni­za­cio­na­les con con­di­cio­nes la­bo­ra­les trans­pa­ren­tes y desafian­tes. En­tre ellos, es­tá la ca­pa­ci­dad de de­le­gar, ne­go­cia­ción de fle­xi­bi­li­dad ho­ra­ria, ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción, am­bien­te de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo, en­tre otros.

Mien­tras, los fac­to­res que afec­tan el avan­ce de las mu­je­res en su ca­rre­ra se dan tan­to a ni­vel in­di­vi-

dual, co­mo or­ga­ni­za­cio­nal y de po- lí­ti­cas pú­bli­cas. Es­tos in­vo­lu­cran des­de el net­wor­king y el es­ta­tus so­cial, a los mar­cos re­gu­la­to­rios, cuo­tas de par­ti­ci­pa­ción y có­di­gos de go­bierno cor­po­ra­ti­vo so­bre di­ver­si­dad de gé­ne­ro.

Ale­jan­dra Pé­rez, di­rec­to­ra de Cor­po­ra­ción Red Mu­je­res Al­ta Di­rec­ción, ex­pli­ca que so­cial­men­te se asig­na a las mu­je­res el rol de cui­da­do de fa­mi­lia­res, al­go que ha­ce que ellas mis­mas lue­go se au­to­im­pon­gan un te­cho al man­te­ner­se en car­gos cu­yos ho­ra­rios no son tan ex­ten­sos. Por otra par­te es­tán los fac­to­res cul­tu­ra­les y or­ga­ni­za­cio­na­les, co­mo por ejem­plo, que mu­chas em­pre­sas o in­dus­trias son to­da­vía muy mas­cu­li­nas.

La di­rec­to­ra de Re­dMad ex­pli­ca que tan­to el “per­sis­tir” co­mo el “avan­zar” de­ben ir de la mano. “En cier­tas eta­pas de la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y de la vi­da fa­mi­liar -co­mo por ejem­plo, du­ran­te la crian­za de los hi­jos- qui­zás só­lo hay que per­sis­tir y no avan­zar, o el avan­ce es más len­to pe­ro per­sis­tes, evi­tan­do aban­do­nar la ca­rre­ra. Lo peor de to­do es no per­sis­tir, por­que si se aban­do­na, vol­ver es muy di­fí­cil, y si vuel­ves, la bre­cha que se ge­ne­ró es tan gran­de que nun­ca se va a re­cu­pe­rar. Des­pués hay eta­pas en que se po­drá avan­zar más rá­pi­do por­que ya es­tá re­suel­to el te­ma de la per­sis­ten­cia”, des­ta­ca.

Penny Bam­ber, in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­tro de Glo­ba­li­za­ción, Go­ber­nan­za y Com­pe­ti­ti­vi­dad de la Uni­ver­si­dad de Du­ke, coin­ci­de en el diag­nós­ti­co y ex­pli­ca que dos fac­to­res prin­ci­pa­les que in­ci­den en que ha­ya me­nos mu­je­res en las ge­ren­cias son la ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad que se le asig­na so­cial­men­te a las mu­je­res res­pec­to del cui­da­do de los ni­ños, an­cia­nos y en­fer­mos, y por otra par­te, la per­sis­ten­cia, da­do que las mu­je­res, pa­ra lle­gar al mis­mo lu­gar que los hom­bres, de­ben ha­cer­lo “pe­lean­do”. Eso, ade­más de ‘creer­se el cuen­to’. “Ellas mis­mas de­ben creer­se ca­pa­ces de ha­cer el mis­mo tra­ba­jo, por­que las nor­mas so­cia­les es­tán he­chas pa­ra que las mu­je­res to­da­vía no sean tan va­lo­ra­das co­mo los hom­bres. Por eso, creer en sí mis­mas y va­lo­rar sus ha­bi­li­da­des es muy im­por­tan­te”, des­ta­ca Bam­ber.

Pa­ra ha­cer fren­te al te­ma de la fle­xi­bi­li­dad, Fran­cis­ca Jü­ne­mann, co fun­da­do­ra de Chi­le Mu­je­res, sos­tie­ne que la cla­ve es la adap­ta­bi­li­dad la­bo­ral, que per­mi­te tra­ba­jar con con­di­cio­nes la­bo­ra­les que se adap­ten me­jor a las ne­ce­si­da­des fa­mi­lia­res. “La prin­ci­pal ra­zón de la de­ser­ción o fal­ta de as­cen­so es que los car­gos de al­ta res­pon­sa­bi­li­dad jus­ta­men­te son in­com­pa­ti­bles con las res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res, que en nues­tro país re­caen en las mu­je­res”. La Fun­da­ción Chi­le Mu­je­res pro­po­ne que con la en­tra­da en vi­gen­cia de la re­for­ma la­bo­ral el 1 de abril del pró­xi­mo año, las em­pre­sas apli­quen los pac­tos pa­ra tra­ba­ja­do­res con res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res. “A tra­vés de ellos ha­brá un mar­co le­gal pa­ra la adap­ta­bi­li­dad la­bo­ral. Crea un nue­vo mar­co le­gal de adap­ta­bi­li­dad tan­to es­pa­cial co­mo tem­po­ral. La gra­cia de es­tos pac­tos es que no obs­tan­te es­tar en la re­for­ma la­bo­ral, que­dó co­mo de­re­cho del tra­ba­ja­dor a so­li­ci­tar. Por lo mis­mo, po­dría tam­bién pac­tar­se a tra­vés de con­tra­tos in­di­vi­dua­les, no só­lo co­lec­ti­vos”, afir­ma Jü­ne­mann.

Den­tro de los fac­to­res re­la­cio­na­dos a avan­zar, hay dos en par­ti­cu­lar que ocu­pan a Woo­mUp, una pla­ta­for­ma de net­wor­king y men­to­rías pa­ra mu­je­res pro­fe­sio­na­les. “En Woo­mUp he­mos iden­ti­fi­ca­do que al­gu­nas eje­cu­ti­vas mu­je­res no con­ver­san so­bre sus ca­rre­ras o in­clu­so no men­cio­nan que tie­nen tra­ba­jo en con­ver­sa­cio­nes fue­ra del mun­do la­bo­ral. Ha­ce­mos me­nos net­wor­king por­que los ho­ra­rios son “ma­los” o, por ejem­plo, en los clu­bes de Toby la mu­jer au­to­má­ti­ca­men­te que­da afue­ra. Ahí se ge­ne­ran víncu­los pro­fe­sio­na­les pro­fun­dos que lue­go de­ri­van en ne­go­cios y a los que la mu­jer ac­ce­de me­nos”, ase­gu­ra Gra­cia Dal­ga­la­rran­do, ge­ren­te ge­ne­ral de Woo­mUp. “Tam­bién te­ne­mos me­nos mo­de­los a se­guir. No tu­vi­mos tías, her­ma­nas o pri­mas que ha­yan lle­ga­do a un al­to car­go y en mu­chas in­dus­trias, co­mo los ne­go­cios y fi­nan­zas, exis­ten po­cos re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos”, pun­tua­li­za.

Pa­ra Ma­ría Ele­na Sanz, ge­ren­te de sus­ten­ta­bi­li­dad y re­cur­sos hu­ma­nos de Gru­po CAP y fun­da­do­ra de +Mu­je­res, hay dos fac­to­res des­de los cua­les las em­pre­sas pue­den apor­tar: igual­dad y fle­xi­bi­li­dad. “La igual­dad só­lo pue­de lo­grar­se a tra­vés de en­tor­nos de tra­ba­jo fle­xi­bles, don­de las reunio­nes son efec­ti­vas y en ho­ra­rio ra­zo­na­ble, don­de se pre­mia los re­sul­ta­dos y no la pre­sen­cia, don­de un uso in­te­li­gen­te de la tec­no­lo­gía que hoy te­ne­mos al al­can­ce nos ayu­da a con­se­guir me­jo­ras de efi­cien­cia que in­ci­den en nues­tra ca­li­dad de vi­da pro­fe­sio­nal y per­so­nal”, ase­gu­ra Sanz. “Es­tos en­tor­nos per­so­nal­men­te sos­te­ni­bles son más ami­ga­bles pa­ra la mu­jer pe­ro aca­ban sien­do ami­ga­bles pa­ra to­dos. So­lo de esa ma­ne­ra con­se­gui­re­mos que el te­ma de la igual­dad de gé­ne­ro de­je de ser te­ma”.

Los fac­to­res que afec­tan la per­sis­ten­cia es­tán aso­cia­dos a la in­te­gra­ción tra­ba­jo­fa­mi­lia y a en­tor­nos la­bo­ra­les.

Los fac­to­res que im­pac­tan el avan­ce se dan tan­to a ni­vel in­di­vi­dual co­mo or­ga­ni­za­cio­nal y de po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Pa­ra Ma­ría Ele­na Sanz, de +Mu­je­res, las em­pre­sas pue­den apor­tar des­de la igual­dad y fle­xi­bi­li­dad.

Fran­cis­ca Jü­ne­mann, co fun­da­do­ra de Chi­le Mu­je­res, sos­tie­ne que la cla­ve es la adap­ta­bi­li­dad la­bo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.