Las lec­cio­nes tri­bu­ta­rias apren­di­das

Con in­de­pen­den­cia de quie­nes to­men la pos­ta de em­pren­der nue­vas mo­di­fi­ca­cio­nes en ma­te­ria im­po­si­ti­va, de­be­rán con­si­de­rar que la ta­rea se ve­rá ali­via­da si los aná­li­sis se ha­cen de for­ma téc­ni­ca.

Pulso - - Opinion -

NO HAY pla­zo que no se cum­pla ni im­pues­to que no se pa­gue. A po­cas se­ma­nas del fin de año, el pla­zo pa­ra la apli­ca­ción to­tal de la Re­for­ma Tri­bu­ta­ria es una reali­dad a la vuel­ta de la es­qui­na.

La era del FUT se aca­bó, a lo me­nos por aho­ra. Ya pa­ra­dos al fi­nal del pe­río­do de tran­si­ción que du­ró los úl­ti­mos dos años, de­be­ría­mos po­der re­fle­xio­nar acer­ca de al­gu­nas de las en­se­ñan­zas que nos ha de­ja­do es­ta ex­pe­rien­cia.

Una de las si­tua­cio­nes más cri­ti­ca­das fue lo ace­le­ra­do del pro­ce­so y el po­co tiem­po de re­fle­xión con el que se im­pul­sa­ron las ini­cia­ti­vas. No ca­be du­da que im­ple­men­tar mo­di­fi­ca­cio­nes al sis­te­ma tri­bu­ta­rio no es ni se­rá ja­más una ta­rea fá­cil, me­nos cuan­do se tra­ta de cam­bios es­truc­tu­ra­les. La la­bor es aún más ar­dua y di­fí­cil de sor­tear cuan­do se da en con­tex­tos de ur­gen­cia co­mo el que nos to­có vi­vir y en un am­bien­te al­ta­men­te po­li­ti­za­do (más allá de lo na­tu­ral de es­te ti­po de pro­ce­sos).

Uno de los re­sul­ta­dos de es­ta pre­mu­ra fue la pre­ten­sión ini­cial de ha­cer co­exis­tir dos sis­te­mas con­fu­sos y po­co prác­ti­cos. A par­tir de ello, de for­ma na­tu­ral na­ció la ne­ce­si­dad de rea­li­zar una sim­pli­fi­ca­ción. Hoy con ma­yor o me­nor com­ple­ji­dad nos en­con­tra­mos en la “prác­ti­ca” con dos sis­te­mas pa­ra­le­los, don­de nin­guno de ellos se vis­lum­bra co­mo el ré­gi­men ge­ne­ral úni­co. tra­mi­ta­ción y fren­te a “ta­ma­ña” Re­for­ma Tri­bu­ta­ria.

Co­mo par­te de la tran­si­ción tam­bién que­da­rán ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas, co­mo la re­pa­tria­ción de ca­pi­ta­les. Allí, pe­se a los te­mo­res y des­con­fian­zas ini­cia­les, se de­mos­tró que cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes ac­túan en for­ma se­ria, con pru­den­cia y de ca­ra a en­ten­der al con­tri­bu­yen­te, es po­si­ble con­se­guir éxi­tos más allá de los pro­yec­ta­dos.

En su­ma, fi­na­li­za la tran­si­ción y vie­ne el pe­río­do de mar­cha blan­ca, pe­ro to­do es­te pro­ce­so de­be ha­cer­nos apren­der. En efec­to, den­tro de muy po­co ex­pre­sio­nes que ya em­pie­zan a ser fa­mi­lia­res, ta­les co­mo RAI, RAP, REX y SAC, for­ma­rán par­te del día a día de los con­tri­bu­yen­tes. Sin em­bar­go, más allá de las fór­mu­las y nue­vos re­gis­tros, el lla­ma­do es a no ol­vi­dar las lec­cio­nes apren­di­das.

Con in­de­pen­den­cia de quien to­me la pos­ta de em­pren­der nue­vas mo­di­fi­ca­cio­nes, de­be­rá con­si­de­rar que su co­me­ti­do se ve­rá ali­via­na­do en la me­di­da que los aná­li­sis se den en un am­bien­te téc­ni­co lo más des­po­li­ti­za­do po­si­ble (ob­via­men­te has­ta don­de se pue­da), con el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra la de­bi­da re­fle­xión, lo­gran­do los ma­yo­res con­sen­sos po­si­bles, pri­man­do siem­pre la idea de avan­zar en la cons­truc­ción de un sis­te­ma tri­bu­ta­rio ra­zo­na­ble y mo­derno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.